Richard Gasquet jugará su sexta final consecutiva en Montpellier

El ídolo local, Richard Gasquet, apeó al belga David Goffin por 6-4 0-6 y 6-3 y confirmará su presencia en su sexta final seguida en el ATP 250 de Montpellier. Gasquet, que superó un duelo de idas y venidas, tendrá un compatriota como oponente, que saldrá del choque entre Jo-Wilfried Tsonga y Lucas Pouille.

Richard Gasquet jugará su sexta final consecutiva en Montpellier
Richard Gasquet jugará su sexta final consecutiva en Montpellier

Día de semifinales en el ATP 250 de Montpellier. Este Open Sud de France, uno de los múltiples certámenes disputados en tierras galas, presentaba un muy buen cartel y, tras escasas sorpresas, dichas semifinales parecen cumplir con los pronósticos, y con las expectativas. El primer turno en esta jornada de sábado implicaba a dos auténticos pesos pesados del circuito; dos hombres que representan a dos generaciones diferentes, pero con similitudes en su juego, como puede ser su fenomenal revés, eso sí, de diferente ejecución: David Goffin y Richard Gasquet.

David Goffin, número siete del ranking ATP, llegaba a su vecina Francia como el primer cabeza de cartel. El belga, que vio en 2017 su temporada de asentamiento en la parte noble de la clasificación, tratará de prolongar esa buena dinámica a la presente temporada, buscando, aquí en Montpellier, su primera final del año. Goffin, finalista de la Copa de Maestros, ha consolidado su juego basado en la resistencia desde el fondo de pista, y cada día es más completo y eficaz, independientemente de la superficie sobre la que juegue.

Richard Gasquet, por su parte, es el ídolo local del público montpellerino. A sus 31 años, el de Béziers es un tres veces campeón de esta competición, además de dos veces subcampeón. Gasquet, claro ejemplo de la sobriedad y la elegancia francesa, trataría de imponerse en este duelo de reveses, lo que supondría disputar su sexta final aquí. Reto difícil para el número 33 del mundo, que no pudo vencer a Goffin en su único precedente, los cuartos de final del ATP 500 de Tokio 2017, en un choque que el belga solventó en poco más de hora y media; 7-5 y 6-2.

Un inmejorable Gasquet se lleva el primer parcial

La comodidad y la soltura de Richard Gasquet en este torneo es evidente. Tras jugar cinco finales de manera consecutiva, el tenista local ha avanzado hasta estas semifinales casi sin ninguna incidencia; sendas victorias solventes ante Medvedev y Dzumhur, en primera y tercera ronda, respectivamente, y un encuentro complicado ante su compatriota Herbert, en segunda ronda, que se alargó hasta el tercer parcial.

Comienzo de partido muy disputado entre dos tenistas fieles a un estilo, y que no iban a ceder terreno al rival. Pese a ello, era Goffin, en primera instancia, quien parecía ir un pequeño paso por delante, presionando a Gasquet con el resto y haciéndole sufrir para cerrar sus servicios. No obstante, fue el francés el primero en disponer de ocasión de rotura, ya en el quinto juego, que no logró convertir. Sin embargo, ese ansiado break no tardó en demorarse, ya que Gasquet, tras darle la vuelta a un 40-0, se puso por delante en su siguiente turno al resto, abriendo brecha en el marcador con ese 5-3 y confirmando su creciente superioridad.

Goffin, alicaído, no encontraba su juego; decisiones erróneas y malos movimientos protagonizaban su estilo en estos últimos games, concediendo a Richard Gasquet una ventaja que no sería capaz de recuperar. Haciendo daño con su tradicional revés a una mano, el francés cerraría el primer parcial, 6-4, sin dar lugar a ningún género de duda.

Goffin se anota un "rosco" en el segundo set

Indudablemente, David Goffin salió al segundo set con ánimos y energías renovadas, dispuesto a remontar un partido que, en ese momento, tenía muy complicado. Ya en su primer juego al resto, el de Rocourt decidió atacar, llevando al extremo a Gasquet y poniéndole, por primera vez, contra las cuerdas, obteniendo un prematuro break que le permitió adelantarse por 3-0.

Goffin, confiando ciegamente en su profundo drive paralelo, parecía otro con respecto al primer set; su ambición, y sus ganas de cerrar cuanto antes este comprometido segundo asalto, le llevaron a un segundo quiebre consecutivo, adelantándose por 5-0 y viéndose beneficiado por momentos de dudas de Gasquet, que mostraba, ahora, su faceta más errática.

Rotundo, evolutivo y efectivo, David Goffin privó al jugador local, al héroe de la hinchada, de sumar siquiera un solo juego en esta segunda manga. Reconvirtiéndose, y anulando completamente a un desconcertante Gasquet, el de Rocourt firmó un perfecto 6-0 para mandar este interesante choque al tercer set.

Un renacido Richard Gasquet se impone en el tercero

Olvidado ya ese desastroso segundo set, Richard Gasquet pareció reencontrarse consigo mismo en los primeros compases del tercer parcial. El de Béziers, volviendo a ser incisivo con el resto, dio un doble susto, en forma de bola de rotura, en el tercer juego, volviendo a sacar a relucir las evidentes carencias de Goffin a la hora de contrarrestar el poderoso revés cruzado de Gasquet.

Tras una secuencia de juegos dominados ampliamente por el sacador, el partido acabaría dando un vuelco en el séptimo juego cuando, sorprendentemente, Gasquet rompería el servicio de un Goffin que lideraba 40-0, y que desperdició una ventaja más que suficiente. Ya completamente recuperado anímicamente de ese mazazo en forma de "rosco", el galo no miró hacia atrás, certificando el break y poniendo el 5-3. En un clarísimo ejercicio de autoconvicción, Richard Gasquet no necesitó de su saque para sellar la victoria, quebrando por segunda vez en este tercer parcial, en el decisivo noveno juego, para meterse en una nueva final.

6-4, 0-6 y 6-3. Gasquet, irreductible, sigue haciendo historia en el ATP de Montpellier, y es que el de Béziers, que confirmó su victoria en algo menos de dos horas, disputará su sexta final de manera consecutiva en la ciudad francesa. El tenista de 31 años, buscando volver a formar parte de los 25 mejores del mundo, ya espera rival de cara al domingo, que saldrá del duelo fratricida entre Tsonga y Pouille, de manera que este ATP 250 de Montpellier tendrá un campeón francés en su edición de 2018, algo que ha ocurrido en cinco de las últimas siete ediciones.