Berdych reafirma sus buenas sensaciones

El checo derrotó al alemán Mischa Zverev por 7-5 y 6-3 y está en segunda ronda del ATP de Rotterdam.

Berdych reafirma sus buenas sensaciones
Berdych festeja el triunfo. Foto: Zimbio.

De menos a más. Esa fue la premisa que permitió a Tomás Berdych dejar atrás sus yerros para vencer al siempre peligroso Mischa Zverev por 7-5 y 6-3 y avanzar a la siguiente ronda del abierto de Rotterdam. El checo ahora espera por el vencedor del duelo entre Troicki y Struff.

Berdych, campeón del torneo en el 2014, comenzó el partido por demás errático. El primer game auguraba su destino. Le costó cinco minutos poder mantener el saque ante un Mischa Zverev que amenazaba con plantear su juego lleno de visitas a la red para profundizar la crisis del checo. Si bien no se daría en ese primer juego, ya en el tercero el alemán pudo quebrar el –hasta ese momento- endeble saque de Berdych. Enseguida el alemán confirmaría ese quiebre dejando a su rival en cero y colocándose adelante en el marcador por 3-1.  En el noveno game y luego de una gran devolución ganadora por parte de Mischa, parecía que la cosa se inclinaba en su favor. No pudo mantener el nivel en los próximos puntos, lo que le permitió a Berdych mantener su saque y luego recuperar el quiebre. Dándole al alemán de su propia medicina, el checo comenzó a subir con mayor convicción a la red y logró quedar por primera vez arriba en el score.

Finalmente, el checo se llevaría el primer set por 7-5 en 45 minutos. Los yerros que en el comienzo tuvo Tomas cruzaron la red y quedaron en manos del alemán, que intentaba cerrar los puntos allí arriba con poca fortuna. Con diez winners para el checo y siete para Mischa, fue un set que estuvo marcado por los errores no forzados (18-8 respectivamente). La diferencia estuvo en el momento de los mismos. Berdych pudo ir de menos a más y cambiar de rumbo en el momento indicado, mientras que Mischa no pudo mantener la firmeza de los primeros games y terminó por entregar la manga.

En el segundo set la figura del checo ya estaba consolidada. Impactando con mayor claridad y firmeza la pelota y llegando más afirmado a la red, Berdych conduciría el parcial a su antojo. Un quiebre temprano en el cuarto game le permitiría no padecer los sobresaltos del primer set. Poco a poco su primer servicio se haría eco de sus golpes y podría así posicionarse mejor en cada punto. El alemán intentó revertir la situación aumentando las visitas a la red, pero Berdych no se intimidaría demasiado. Una hora y once minutos fueron suficientes para dejar atrás una primer ronda complicada, frente a un jugador siempre peligroso.

En resumidas cuentas, fue un partido parejo. Con un 69% de primeros saques para el checo y un 63% para el alemán, ninguno de los dos sacó gran provecho de su servicio. La paridad también estuvo en el balanceo entre winners y errores no forzados: 24-13 para Berdych y 25-12 para Zverev. La eficacia en las visitas a la red sí marca una diferencia en favor del ganador del partido: Tomas ganó 10/13 mientras que Mischa –y hablamos de su especialidad- apenas concretó 8/20. La firmeza que fue adoptando el campeón del 2014 sin lugar a dudas fue la llave del triunfo. Ahora solo queda esperar su próximo rival y ver si, al igual que lo hizo en este encuentro, Berdych cumple con su habitual receta de ir en los torneos de menor a mayor y sostener su chapa de candidato.