Caroline Wozniacki, a octavos como una bala

La actual número uno del mundo, Caroline Wozniacki consigue vencer a la alemana Carina Witthoeft con un resultado de 6-2 6-0. Se enfrentará en octavos de final a la vencedora del encuentro Niculescu-Rybarikova.

Caroline Wozniacki, a octavos como una bala
Caroline Wozniacki (Zimbio.com)

Caroline Wozniacki no ha podido empezar mejor el año. Tras ganar el año pasado el WTAfinals, y conseguir este 2018 la victoria en el Australian Open, la tenista danesa ha vuelto al número uno después de seis años. Llega al torneo de Doha rebosante de confianza, cosa que ha demostrado ante su rival, la tenista alemana Carina Witthoeft, quien se encuentra en el puesto 52 del ranking de la WTA.

La danesa muy segura con su revés a dos manos y, con su mejorado saque, consiguió ganar el primer juego del partido. Wozniacki, muy segura en el campo, conseguía tres break points, muy bien aprovechados, ya que la tenista danesa consiguía romperle el saque a Witthoeft en el minuto siete de encuentro. Sin embargo, esa excesiva confianza en Wozniacki le juega una mala pasada, ya que cometió una serie de errores no forzados, teniendo un total de tres dobles faltas, haciendo que Witthoft le rompa el saque a la tenista danesa, poniendo el 2-1 en el marcador. Reaccionó rápidamente Caroline, ya que le rompió el saque a Carina en el siguiente juego, adelantándose en el marcador 3-1. Aunque la tenista alemana no bajaba los brazos, Wozniacki estaba un nivel por encima, imponiendose en el marcador por un 4-1. Aunque Witthoeft intentaba recortar algo el marcador, Wozniacki no paró y consiguió imponerse en este set por un 6-2.

Es un partido importante para Caroline Wozniacki, la lucha por el número uno sigue viva, ya que si Simona Halep llega a cuartos y se adelanta a Wozniacki, la tenista rumana recuperaría el puesto número uno, que lo perdió contra la tenista danesa en el Australian Open.

En el segundo set, la alemana Carina Witthoeft salió algo más centrada en el partido, creando unos puntos más largos. Sin embargo, Wozniacki consiguió el 2-0, dejando totalmente indefensa a Witthoeft, quien no podía hacer nada frente al juego de la tenista danesa. La natural de Odense, con unas derechas precisas y unos potentes revés a dos manos, consiguió una confianza y seguridad tremenda en su juego y ponía el 3-0 en el marcador. La número uno del mundo, con pasión, fe y un despliegue magnífico de tenis conseguía el 5-0 en el segundo set. El sexto juego del segundo set se vio parado un par de minutos debido a que se metió un gato en la pista. Caroline Wozniacki consiguió un total de tres pelotas de partido, aprovechando la última para cerrar el set con un 6-0, y finalizar así el partido.