Nacional podría ser el primer club en ganar el doblete continental

Si vence a Chapecoense, el club de Reinaldo Rueda lograría la hazaña sin precedentes de conquistar la Copa Libertadores y la Sudamericana en un mismo año.

Nacional podría ser el primer club en ganar el doblete continental
Fotografía: AFP

El pasado jueves, Atlético Nacional empató sin goles ante Cerro Porteño y aseguró su cupo en la final de la Copa Sudamericana. Esta será su segunda final continental en 2016, después de haber conquistado la Copa Libertadores de América ante Independiente del Valle. 

Disputar los dos títulos más importantes del continente a nivel de clubes es algo que solo Boca Juniors en 2004 había logrado hasta el momento. Ese año, el Xeneize perdió la final de la Libertadores ante Once Caldas y luego conquistó la Copa Sudamericana contra Bolívar.

Así las cosas, ningún equipo en el continente se ha hecho con el doblete, una oportunidad única para Atlético Nacional de escribir otra página en el libro de historias del fútbol en Sudamérica.

Sí hay dos clubes que ganaron los dos torneos de la Conmebol de forma consecutiva, pero en años distintos. River Plate, bajo la dirección técnica de Marcelo Gallardo, levantó la Sudamericana en 2014 -justamente ante el Verdolaga-, y al año siguiente se hizo con la Libertadores.

De igual forma que el Millonario, la Liga de Quito logró la Libertadores de 2008  y la Sudamericana de 2009, ambos trofeos derrotando en la final al Fluminense de Brasil.

Además, los dirigidos por Reinaldo Rueda podrían ser los octavos en tener ambos trofeos en sus vitrinas, así como Boca Juniors con seis Libertadores y dos títulos de Sudamericana, Liga de Quito, que tiene una Libertadores y una Sudamericana, River Plate (tres Libertadores y una Sudamericana), San Lorenzo (una Libertadores y una Sudamericana), el Inter de Porto Alegre (dos Libertadores y una Sudamericana), el Independiente de Avellaneda (siete Libertadores y una Sudamericana) y el Sao Paulo (tres Libertadores y una Sudamericana).

Esta es la tercera oportunidad para Nacional de hacerse con 'la otra mitad de la gloria', después de las finales perdidas ante San Lorenzo y River Plate.