De la agonía al éxtasis, Nacional semifinalista de la Liga Águila 2017-I

Análisis. Atlético Nacional fue como los caballos pura sangre en una carrera hípica; comenzó rezagado, fue tomando impulso y pasó de largo la línea de meta como el clasificado a semifinales, ante un Jaguares que 'mató al tigre y se asustó con el cuero'. Noche de emociones en el Atanasio Girardot.

De la agonía al éxtasis, Nacional semifinalista de la Liga Águila 2017-I
Con goles de Arley Rodríguez y Dayro Moreno, Nacional ganó 3-2 a Jaguares y ahora está en semifinales. | Foto: AS

Uno de los grandes pecados desde que 'el tiempo es tiempo' en Atlético Nacional,  es el exceso de confianza que en algunos partidos, sus jugadores 'cubiertos' por una victoria holgada en una serie de ida y vuelta los duerme, les hace cometer errores que luego terminan pagando con sufridas clasificaciones o dolorosas eliminaciones. 

Por suerte de los cerca de 22.000 aficionados que se acercaron al 'coloso de la 74', ocurrió lo primero. A pesar que padecieron 62 minutos del encuentro. 

En el inicio, Reinaldo Rueda salió con Juan Pablo Nieto como extremo en lugar de Arley Rodríguez, y Aldo Leao Ramírez ocupando el lugar del pereirano. Unos cambios que no dieron frutos, pero que el estratega vallecaucano le sirvieron para echar mano de Arley Rodríguez y Mateus Uribe, elementos que le dieron el cambio de mentalidad y la remontada. 

Hubert Bodhert aprendió de sus errores y con un equipo filoso, veloz y letal, aprovechó las falencias en el sector derecho mediante el sincelejano Ray Vanegas para desequilibrar el marcador en pocos minutos con dos goles y saldar la serie global 3-3. 

Para la etapa complementaria, Nacional se sacó ese dominio 'celeste' que tanto lo afectó en el primer tiempo. La charla en el entretiempo de Rueda sirvió y el equipo 'verde' despertó. Macnelly volvió a ser preciso, Rodin Quiñones a ganar su banda y Nieto ayudaba en la marca cuando se necesitaba, un cambio sustancial en el local. 

La incursión de Rodríguez fue un punto de inflexión a favor de Nacional, el sanandresano le imprimió dinámica, peligro y sorpresa. Un disparo que pasó cerca del arco 'felino', advertía lo que más tarde ocurriría. 

Una gran jugada colectiva en el minuto 67, derivó en un desborde de Quiñones para que Dayro Moreno descontara en el marcador. El 1-2 metía al 'verde' en la conversación, además de volver a tomar la clasificación en el global. 

Dos minutos más tarde, Reinaldo realiza el segundo cambio que terminaría de transformar el partido. Salía Rodin Quiñones para darle paso a Mateus Uribe,  en un movimiento inexplicable en la tribuna pero positivo para el equipo. Uribe como un 'falso punta' volvía a imprimir ese equilibrio en el medio y agresividad para que Moreno siguiera inquietando el área rival. 

Producto de la insistencia en el sector izquierdo 'jaguar', un tiro de esquina cobrado con sensibilidad por Macnelly Torres sirvió para que Rodríguez impactara de cabeza la pelota al fondo de la red. 2-2 en el marcador, júbilo 'verdolaga' en la tribuna y la energía suficiente para asegurar la clasificación. 

Sobre el ocaso del partido, una jugada notable de Uribe nuevamente por el sector izquierdo visitante, derivó en un disparo que no pudo controlar el golero Mosquera. Posteriormente, y como un pescador de área, Moreno marcó su segundo gol en el partido y el 3-2 definitivo. 

Sonrisas, optimismo, alegría de los presentes en el 'coloso de la 74' bajaron a la cancha. Los 'huevos' que se pedían, el equipo lo marcó con buen fútbol y goles. 

Millonarios o Bucaramanga, el destino se encargará de un nuevo escollo para los dirigidos por Rueda, quienes deberán surcar otra etapa del camino en busca de bordarle la estrella 16 al 'verde paisa'.