27 de julio de 2017, El día que marcó a muchas generaciones 'verdes'

Opinión. Un día como hoy, pero el año pasado, Atlético Nacional conquistó su segunda Copa Libertadores de la mano de un plantel que se convenció en que se podían cumplir sueños.

27 de julio de 2017, El día que marcó a muchas generaciones 'verdes'
Borja y Berrío, uno de los caudillos continentales. | Foto: Pasión Fútbol

Sin dudas, el 27 de julio a partir del 2016 es una fecha 'dorada' para el hincha de Atlético Nacional. El fruto de un esfuerzo que se fue gestando durante años, la satisfacción de dos y hasta tres generaciones que no pudieron disfrutar o tener conciencia del 31 de mayo de 1989, guardarán como eterno el recuerdo que el calendario les va a hacer rememorar para la eternidad. 

Mi historia, como la de millones de amantes a los colores 'verdes y blancos' tiene similitudes, la ansiedad de los días previos, el saber que en unas pocas horas se lograría cumplir ese 'Sueño continental' que más de uno tenía desde que tenía memoria, desde que le contaban las hazañas de René, la astucia de Andrés, el liderazgo de Alexis o los goles del 'Palomo'. Ver las atajadas de Franco, el tesón de Charales, la magia de Mac y los goles de Miguel Ángel Borja. Uno quería simplemente, que la diosa fortuna le diera esa oportunidad de vivirlo, de sentirlo para tener ese orgullo de poder contarlo. 

Para mi, Atlético Nacional ha sido algo más que un equipo de fútbol, ha sido un vehículo para encontrar mi vocación por el periodismo, contar historias, sentirlas, recordar momentos especiales y tener la capacidad de disfrutar el fútbol desde varias ópticas. 

El ser humano vive desde que nace diferentes ciclos; nace, gatea, camina, comienza a hablar, aprende, a veces cosas interesantes otras no tanto, crece, comparte, sueña, experimenta hasta cuando el cuerpo dice basta. Así he vivido mi vida con el fútbol; patié una pelota, me apropié de unos colores, fui al estadio por primera vez, reí, lloré, compartí, me hice amigos de unos, otros no tanto. Luego pasé a la vereda del que siente al equipo desde adentro, saber que hay más del 'muñequito que ve dentro del rectángulo verde', vivir el día a día, y así, el aprendizaje y el disfrute se equipara con las pasiones, después de todo la vida es de un constante ciclo en el que siempre hay que disfrutar.

De la Copa Libertadores 2016 en las que estuve como hincha, pero que también estuve como periodista, disfruté más allá de los partidos, la intensidad con la que el equipo vivía ese camino, que comenzó desde que obtuvo la Liga en 2015 hasta este día que se conmemora un año de haber cumplido el 'sueño continental'. La reconexión del fervor del hincha, ese que no le importó estar entre semana dejando compromisos por vincularse en ese respaldo que debía tener un equipo colombiano que quería volver a traer esa Copa tan esquiva como apasionante. 

Las luces, el papel picado, los gritos, las sonrisas y hasta los insultos, son parte genuina y fundamental del fútbol. Todo se compone en un elemento: jugadores, pelota e hinchas, sin el uno es difícil que exista el otro. 

Para otros colegas que por seguir teniendo unos colores determinados no se puede cumplir con profesionalismo nuestro oficio, respeto su concepto, pero no se pueden obviar los sentimientos, se pueden canalizarlos, respaldarlos desde una óptica responsable. Créame que así se puede disfrutar mucho más.