Emelec quiere acabar con la mala racha

Con la convicción de hacer un gran partido, desplegar su juego, a veces anunciado, pero hasta ahora eficaz, llegan los jugadores de Emelec. Con la mentalidad puesta en el partido mas importante de lo que va la temporada. La palabra perder no existe en el vocabulario de estos guerreros, solo quieren ganar, el hambre de victoria siempre presente, estará este domingo corriendo por las venas de la oncena millonaria.

Emelec es un equipo superior a Barcelona, es un hecho que no admite discusión alguna. Por números, porcentajes, por posiciones. Resultará reconfortante si el rendimiento que han obtenido en la cancha y en la tabla, se ve reflejado en la cancha. Lo mejor del futbol y de los clásicos es que nunca son iguales, jamás hay uno parecido a otro y las malas rachas siempre terminan por acabarse.

Hay que ser cuidadoso, no hay clásico fácil, ni antes ni durante. “Lo vemos como una final” y con razón, declara Narváez, quien junto al recuperado José Luis Quiñonez, serán los baluartes en la zaga central eléctrica. La novel pareja de centrales no tienen partidos juntos, pero ambos mezclan experiencia con entusiasmo, en partido que no admite errores y al mínimo desacierto lo pagarán caro.

Hay que ganar la mitad de la cancha. Con Pedro Quiñonez, el capitán, no hay plaza para las dudas, no hay espacios que ceder y cada balón es a muerte, la consigna: “nunca dar un balón por perdido”. Y así tiene que ser, matarse en la cancha, dejar la vida, hacer valer los colores, la camiseta y la historia que defienden cada domingo. Ya sentenció que el domingo es “un partido vital” para las aspiraciones del Ballet, no hay favoritos y quieren sumar los 3 puntos. A por ellos valientes!

Quinteros reconoció y valoró la categoría e importancia de Marlon De Jesús en el juego que el equipo concibe y para el grupo. “Exige a todas las defensas, está haciendo un muy buen trabajo” tiró el técnico argentino sobre su jugador. Y es que existen motivos para confiar en este león que conduce el ataque millonario. Su juventud es su ventaja, pero su fortaleza se radica en otros aspectos, desequilibrar en el cuerpo a cuerpo, el dominio de la pelota y su forma de encarar.

La arma escondida para el Clásico que tiene Emelec, es Marco Caicedo. El talentoso y joven goleador que esperará su oportunidad en la banca, pero con su certeza de que le va bien en los Clásicos que juega. Espera repetir las brillantes contribuciones que tiene ante el ancestral rival, en especial aquel golazo que marcó en 2010.

Se espera un ambiente fantástico en el Monumental, a pesar de la polémica que se armó en torno al valor de las entradas para los fanáticos emelecistas. Se estima que cerca de 8000 guerreros azules se congreguen en el parque de la Kennedy para iniciar la procesión al estadio del Salado, como es su costumbre.

VAVEL Logo