Emelec más puntero que nunca.

Con solo su hinchada a favor y el tener conciencia y orgullo, los jugadores de Emelec, junto con su técnico, pudieron darle vuelta a un partido que pintaba mal. Terminaron el primer tiempo con el marcador en contra y un mal augurio por lo demostrado en la cancha.

En el primer tiempo ambos técnicos pararon su habitual esquema: Quinteros con su 4-4-2 clásico; Cozar con un claro 4-5-1. Partido intenso el que se jugaba y los Millonarios llevaban los hilos del partido, no estaban cómodos, pero tenían la pelota y llegaban al área contraria. Tanto que luego de un buen quite de Valencia y un infructuoso tiro al arco, el rebote cae en Mondaini, que no tuvo un buen partido y débilmente dispara al arco y erra la primera de la noche.

Sin duda el Bombillo tuvo varias chances de abrir el marcador, debido a su imperiosa necesidad de obtener el resultado, pero en un contragolpe, el Manta encontró a su defensa desubicada, un Baguí que no tapa su lado, el “Diablo” Lara eleva un centro, que es correctamente cabeceado por el paraguayo Echeverría y termina en las redes. Decretando el 1 a 0 a favor del local y desmoronando los planes de Emelec.

La tónica del partido continuaba igual y el manta tuvo otra oportunidad, luego de estrellarla en el horizontal. De esta manera el primer tiempo acababa y las dudas llenaban la tienda azul de cara al segundo tiempo.

El etapa complementaria empezó con el primer cambio acertado del partido a favor de Quinteros. Ángel Mena entró al cambio por el juvenil, Cristian Alemán, que no hizo un mal partido, pero es el sacrificado por alguien de mayor experiencia. Cuando se pierde se arriesga, era la consigna de Quinteros y lo consiguió. Mena anotó el gol del empate y las líneas de Emelec empezaron a engranar de manera óptima, lo que se tradujo en posesión efectiva del balón y el Manta no supo aprovechar su ventaja.

Lo que define la victoria del Ballet sería el cambio del defensivo, Lastra por Fernando Gaibor. Aportó mucha claridad al medio campo y Pedro Quiñonez pudo dedicarse específicamente a la labor de contención. Emelec llegaba con real peligro sobre el arco que defendía Rolando Ramírez. Una de las llegadas más claras fue luego de un desborde de Valencia que derivó en un pase de la muerte que aferra Mondaini y terminó despilfarrando por encima del arco.

El gol de la victoria llegó del pie del goleador del equipo, Marlon De Jesús. Luego de un tiro libre cobrado de manera magistral por Gaibor, este pega en el caño y entrega rebote, que De Jesús, convierte en gol, anota su y desata la locura en el Jocay y en todos los rincones del Ecuador, donde hay emelecistas que vivieron este electrizante partido.

De esta manera, Emelec se ubica primero del campeonato, como ha sido la tradición en esta etapa. Con 38 puntos y a falta de 3 partidos, los azules tienen todo por delante para olvidar el mal rato y guardar un cupo para la gran final del 2013 y el triple premio que esto significa. El siguiente partido de Emelec será en Cuenca y como nos tiene acostumbrado la parcialidad azul, nos espera un verdadero carnaval.

VAVEL Logo