Barcelona obtiene su primera victoria en un  partido polémico en el Gonzalo Pozo Ripalda

Una finta realizada por Esteban Solari en el penal sancionado a favor de Sociedad Deportiva Aucas provocó la polémica en el partido, debido a que el árbitro anuló la jugada en base al reglamento

Barcelona obtiene su primera victoria en un  partido polémico en el Gonzalo Pozo Ripalda
Samuel Haro, árbitro del partido entre Barcelona Sporting Club y Sociedad Deportiva Aucas, anulando el penal cobrado por Esteban Solari. Foto: Diego Pallero.
Aucas
1 2
Barcelona
Aucas: S. Blázquez; J. Hurtado, M. Bonjour, C. Hurtado, J. Montezuma; A. Bolaños, J. De la Cruz, Preciado, J. Bonneto; J. Vivar, E. Solari.
Barcelona: M. Banguera; P. Velasco, D. Aimar, A. Ordoñez, M. Pineida; G. Marques, M. Oyola, E. Esterilla, W. Vera, D. Díaz, J. Álvez.
MARCADOR: 0-1, min. 47, Vivar. 1-1, min. 66, Vera. 2-1, min 91, Díaz.

En el "choque de ídolos" Barcelona Sporting Club se llevó los 3 puntos como visitante tras remontar el marcador a su favor. Vivar adelantó a Sociedad Deportiva Aucas a los 48 minutos con un disparo de zurda cruzado que Banguera no pudo controlar. La figura del partido fue el "Kitu" Díaz, que con una fabulosa jugada individual en el minuto 67, asistió a Vera para así lograr el empate. Gol que motivó a Barcelona y a Damián Díaz para conseguir la victoria. El 1-2 favorable al equipo de Almada llegó en el minuto 91 del tiempo extra, y significó un triunfo más para Barcelona jugando en la sierra, región donde más se le complica ganar al equipo canario.

El cotejo trajo la polémica de la semana al anularse el penal ejecutado por Esteban Solari, quien realizó una finta antirreglamentaria al momento de patear hacia la portería defendida por Máximo Banguera. Esto provocó que el árbitro Samuel Haro amoneste con tarjeta amarilla al jugador y determine tiro libre indirecto a favor de Barcelona. Acciones como esta se encuentran reguladas en la nueva modificación del reglamento de la International Football Association Board (IFAB), lo que ampara la decisión de Haro, tras reclamos de la hinchada oriental.