¡Un museo lleno de historia!

¿Quién no se ha sentido orgulloso de ponerse la piel de su equipo favorito cuando juega un partido definitivo, o se ‘muere de rabia’ cuando su equipo se encuentra en un momento difícil durante un encuentro?

¡Un museo lleno de historia!
Los guantes de arquero y algunas camisetas de basquet también forman parte de su extensa colección. Fotografía: Luis Mena

William Vilca es uno de ellos, un fanático del fútbol que vive este deporte con tanta pasión, que lo ha llevado a ser uno de los más grandes coleccionistas de camisetas en el Ecuador. Tiene cerca de 300 camisetas de diferentes equipos nacionales e internacionales  y selecciones de fútbol. Es un hobby que empezó en el año de 1994, cuando trabajaba en Marathon Sports y decidió adquirir su primera indumentaria. “Es un buzo muy especial para mí, gasté todo mi sueldo, fue una locura”, comentó William a este diario. 

Vilca describe su pasatiempo como un capricho. “Todo lo que veo en la televisión, en las canchas, lo quiero tener”. Para ser coleccionista se requiere de un esfuerzo bárbaro por la complejidad que conlleva adquirir nuevas camisetas: "he podido acceder a algunas camisetas por medio de familiares de jugadores, amigos, utilería, intercambios internacionales y también las he comprado". En este medio se necesita de mucha inversión y persistencia.

Una de las temáticas acerca de esta colección son las vestimentas de arquero. Es un apasionado de la portería y por ello ha logrado obtener camisetas de arqueros históricos del mundo. Entre ellos de: Chilavert, Cevallos, Navarro Montoya, Abbondanzieri, Campos, Burgos, Tavarelli, entre otros. Una de las características que las hace especial a esta colección es que son camisetas cien por ciento originales y auténticas utilizadas por varios jugadores. Es su sello de calidad.

La camiseta más costosa que forma parte de su colección es la de José Luis Chilavert, arquero histórico de la selección paraguaya. Recuerda que en el año 2008 - 2009, "Super Willy", así se autodenomina, intercambió tres buzos de José Francisco Cevallos para obtener la de José Luis Chilavert, “es una joya de camiseta, cuesta alrededor de mil dólares”, concluyó.

Es hincha del Club Deportivo Nacional, por esta razón ha coleccionado las indumentarias de los “puros criollos” desde la década de los 90 hasta la actualidad. William no se considera el primer coleccionista del país, debido a que en el año 2002, Eduardo Smith logró tener alrededor de 350 camisetas, con la ventaja que él fue un ex jugador profesional, mientras que Vilca a base de inversión, esfuerzo y constancia ha logrado construir esta colección.

Ahora William se siente satisfecho con todas las camisetas que ha llegado  a conseguir, por lo que ha decidido poner en marcha un proyecto que es la creación de un museo para que la gente pueda conocer la historia del fútbol por medio ellas.  

“Decidí realizar este museo porque he llegado a un límite, tengo alrededor de 300 camisetas y quiero exponerlas al público”. Una de las aspiraciones de William Vilca es llegar a ser conocido a nivel nacional y sobre todo que los aficionados al fútbol de todas las edades conozcan de la historia del balompié ecuatoriano y mundial.  

"Super Willy" a parte de ser un coleccionista de camisetas, es electricista industrial y doméstico. Por ende su presupuesto es limitado para realizar este museo. Es por ello que solicita apoyo a entidades públicas y privadas para que formen parte de esta iniciativa, que sin duda será enriquecedora para la historia del fútbol ecuatoriano.