0-1, min. 27, Jaime Moreno (de jugada)
Robo a mano armada
El árbitro boliviano, saliendo escoltado por la custodia policial. Foto: Tenfield.

Robo a mano armada

Venezuela derrotó por 0-1 a un Uruguay que realizó diez variantes respecto del partido con Chile en el Domingo Burgueño Miguel de Maldonado. La nota del partido la dio el boliviano Mansilla, que anuló un gol totalmente lícito en el minuto 90 a Agustín Ale. La celeste, de todas formas, ganó el Grupo B.

franco-saxlund
Franco Saxlund

La Celeste llegaba a este partido invicta, con nueve puntos de nueve, nueve goles a favor y tan solo uno en contra, tras las victorias ante Colombia, Brasil y Chile.

La posición de Uruguay hacía que, con el primer puesto del grupo casi asegurado y ante una Venezuela que ni siquiera había marcado un gol en lo que iba del torneo, daba lugar a que saliera con diez variantes, además de los varios suspendidos que poseía por acumular amarillas.

Un equipo que lógicamente, no estaba aceitado ni mucho menos, permitió a Venezuela en un error defensivo conjunto entre Agustín Ale, Mauricio Lemos y el portero Thiago Cardozo, que salió en falso. Y a río revuelto, ganancia de pescador, Jaime Moreno aprovechó en velocidad y marcó el primer gol vinotinto en el torneo. Luego de ello y como es normal, los caribeños atinaron a defenderse todo el partido, para llevarse al menos el premio consuelo de haberle ganado al que hasta acá era el único invicto del torneo.

Uruguay jugó mal, pero intentaba con todo ir hacia la igualdad, y una grosera falta de Luis Jiménez sobre Facundo Boné, acabó con la expulsion del mediocentro venezolano. Luego de ello, Castro y Acosta ingresaron en lugar de Sequeira y el propio Boné, para generar mayor poder ofensivo, y unos minutos después ingresó Jaime Báez, en lugar de Diego Fagúndez.

Y llegó el bochorno en Maldonado. Minuto 90+3, Venezuela ganaba y jugaba con diez hombres, Agustín Ale convierte, el árbitro boliviano Alejandro Mansilla lo valida, luego conversa con el línea, a quien se le habían ido arriba siete u ocho jugadores venezolanos (que debieron ser expulsados), Mansilla ratifica el gol y posteriormente en una tercera conversación con el ecuatoriano Vera lo dio por anulado, un gol totalmente lícito y que de ninguna manera debió tener ese final, posteriormente a eso, el meta Escorcia sacó la falta y finalizó el partido. Una vergüenza que acabó con los jueces saliendo del campo de juego con custodia policial.

Ahora, la celeste deberá pensar en el hexagonal final y en Brasil, que será el primer rival en el Estadio Centenario, este lunes a las 22:15.

VAVEL Logo