El mago Richard
Los jugadores celebran tras el agónico segundo tanto de Richard Dorrego.

El mago Richard

Nacional derrotó en Tercera División a Racing 2-1 en la tarde del martes en el Parque Roberto por la novena etapa del Torneo Clausura.

damian-de-los-santos
Damián de los Santos

El conjunto tricolor consiguió una trabajosa victoria que lo mantiene con puntaje ideal en la primera ubicación del certamen. El equipo local batalló y tuvo buenos pasajes en la primera mitad, pero en el complemento se retrasó en el campo y perdió el control del partido.

El equipo dirigido por Rudy Rodríguez formó con Gabriel Araújo; Alejandro Cavanna, Caué Fernandes, Nicolás Olivera, Maximiliano Moreira; Nicolás Cordero, Julián Gottesman (Pablo Nocetti), Hugo Dorrego (Richard Dorrego), Luciano Ísola (Marcio Benítez); Ayrton Boné e Ignacio Nadal.

El primer tiempo fue más luchado que jugado. Racing abrió el marcador en el minuto 27 y controló a Nacional de buena forma.

El elenco tricolor se aproximó luego del tanto del local mediante un cabezazo de Ísola que contuvo el portero y a través de un par de tiros libres al borde del área que fueron desaprovechados por Gottesman y Moreira.

El conjunto cervecero se impuso en la mitad del campo haciendo pesar la superioridad física de sus hombres y distribuyó bien el balón cuando lo tuvo.

Fue una tarde cargada de polémicas. Sobre el cierre de la primera mitad Nicolás Olivera fue a disputar el balón con un delantero rival y éste cayó dentro del área. El árbitro del encuentro nada dijo y el juego siguió pese a las protestas de la parcialidad local.

El complemento fue totalmente diferente a la primera parte. Nacional salió decidido a dar vuelta el marcador desde el primer minuto y lo logró en el último.

En el minuto 4 Cavanna trepó por la banda derecha y lanzó un envió que fue conectado en la izquierda por Hugo Dorrego al borde del área chica, pero el portero de Racing en una notable intervención mandó el balón al tiro de esquina.

El conjunto cervecero se replegó y Nacional jugó en campo rival en ese lapso del cotejo pero no logró traducir su dominio en jugadas de riesgo sino hasta el último cuarto de hora del encuentro.

Richard Dorrego suplantó a su hermano Hugo y le cambió la cara al conjunto de Rudy Rodríguez, dándole dinámica y sorpresa al equipo. El propio número 11 tricolor ejecutó un tiro libre desde la izquierda en un centro-tiro al arco que no fue conectado por rivales ni compañeros y que se coló junto al vertical izquierdo del portero. En el minuto 28 de la parte complementaria se igualaban las acciones.

Tras un contragolpe Cordero en una incursión personal no logró definir y se perdió una clara oportunidad. En la recarga, tras un balón jugado en largo, el asistente marcó un offside muy fino que cortó un avance que dejaba de cara al gol a un atacante de Racing. El equipo local trató de jugar balones a espaldas de Fernandes y Olivera intentando ganar en velocidad, pero no estuvo preciso a la hora de efectuar el último pase.

El partido se tornó intenso y emotivo. Los cerveceros reaccionaron tras el empate y complicaron a la defensa tricolor. Sin embargo Nacional insistía e intentaba llegar por bajo hacia el arco adversario.

En el minuto 90, cuando moría el cotejo, los tricolores salieron de contragolpe por derecha y Boné encaró en velocidad, y cuando se disponía a mandar el centro Nadal fue sujetado claramente de la camiseta y se dejó caer, en un penal evidente y evitable. Richard Dorrego se encargó de ejecutarlo y de marcar su segundo tanto en el encuentro.

Dos minutos más tarde, Cordero —quien probó sin suerte en varias ocasiones rematar desde media distancia— sacó un lejano disparo que dio de lleno en el horizontal.

Cuando el partido moría Nadal fue a disputar un balón por arriba y se topó con un brazo en alto de un jugador de Racing. El árbitro no dudó y dejó con diez hombres al conjunto local, lo cual molestó sobremanera a los hinchas cerveceros. Además, por si esto fuera poco, enseguida decretó dos expulsiones más: la primera por una doble y airada protesta —dos amarillas al mismo jugador en la misma acción— y la segunda por exceso verbal. Esto dejó a los locales con ocho hombres, provocó una prolongada serie de insultos de algunos parciales hacia la terna arbitral y desvirtuó lo poco que restaba de partido.

Racing en un tiro libre desesperadamente y con todos sus hombres —inclusive el golero— fue a buscar el tanto del empate al área rival. La defensa rechazó el balón y el asistente marcó un inexistente fuera de juego de Nadal, quien iniciaba el contragolpe y asistía a Dorrego, quien convertía el tanto, pero la jugada ya había sido invalidada.

Luego, en otra salida en velocidad que sumó a cuatro ofensores en el ataque, Nadal remató contra el caño derecho del portero, quien tras gran esfuerzo logró desviar el balón. El tiro de esquina fue ejecutado por el propio número nueve, quien vio a Cordero ingresar sin marca por el medio del área y lo asistió, pero el remate de éste se fue por encima del horizontal.

La habilidad de Richard Dorrego, el incesante trabajo por las bandas —Ísola, Boné—, la buena distribución de la pelota por el centro —Gottesman, Dorrego, Cordero— y el gran trabajo de espaldas al arco de Nadal sentaron las bases de la victoria tricolor.

Nacional respiró profundamente luego del pitazo final, cosechando su novena victoria consecutiva. Venció a uno de los escoltas pero no tiene descanso, porque el próximo domingo a la hora 15.30 en el Estadio Centenario se medirá con Rentistas, otro duro rival que no le pierde la pisada en la Tabla Anual.

VAVEL Logo
CHAT