Libertador
Imagen: Tenfield.

Libertador

Racing derrotó 2-0 a Sud América el domingo por la tarde en el Parque Roberto por la cuarta etapa del Torneo Apertura.

damian-de-los-santos
Damián de los Santos

Tras la partida de Santiago Ostolaza, la dirección técnica del conjunto albiverde fue asumida por Darío Larrosa. El nuevo entrenador realizó algunos ajustes en defensa que dieron los réditos esperados: ubicó a Lacoste en la zaga y cambió a los laterales, colocando a Trindade por izquierda y a Romero por derecha, mientras que en la zona media reemplazó a Ezquerra —quien era una de las figuras del equipo— por Dudok, dándole así libertad a Nicolini en la zona central.

Líber Quiñones no había tenido un buen comienzo de torneo, pero en esta oportunidad se destapó y se despachó con dos golazos, siendo el jugador más destacado del partido. 

El conjunto de Vivaldo, que venía de obtener una gran victoria en el Estadio Luis Franzini frente a Defensor Sporting, no realizó un buen trabajo ni contó con la fortuna necesaria como para poder rescatar algún punto en su visita a Sayago.

El encuentro fue trabado en su primera media hora y no tuvo grandes emociones. Apenas puede destacarse un cabezazo de Barrientos en el minuto 30 que fue rechazado por la defensa rival. Romero trepó por derecha e intentó asociarse con Zabala, pero el elenco local seguía siendo impreciso en ofensiva, al igual que lo había sido en el inicio de este Torneo Apertura. Sud América realizó una discreta primera parte.

En el minuto 39 se abrió el marcador. Líber Quiñones ejecutó un perfecto tiro libre desde el borde del área que se coló junto al vertical derecho del arquero visitante, quien quedó clavado al piso del Parque Roberto. Con este tanto, el delantero se convirtió en el máximo goleador de la historia de Racing, al superar la marca de 60 goles ostentada por Osvaldo Vega

Cuatro minutos después, un blooper del portero buzón permitiría la segunda conquista de la tarde. Zabala presionó a Irazún, quien zafó de la marca yéndose lejos del arco con un elegante sombrero, pero luego el golero despejó débilmente y dejó el balón en pies de Quiñones, quien desde fuera del área pinchó la pelota por sobre los defensores y estiró la ventaja de su equipo.

Nicolini, quien pasó a cumplir un rol de elaboración de juego al no estar Ezquerra en cancha, fue el motor del elenco local. Colaboró en cada acción de defensa y ataque y distribuyó el balón con sabiduría.

Para el inicio del complemento, el técnico Vivaldo colocó a Aldave en lugar de Royón. El ex delantero de Rocha recibió la pelota dentro del área y de espaldas al arco en el minuto 9 y fue chocado por Torres desde atrás, en una acción evitable. El árbitro Ostojich, en polémica decisión, marcó un penal que fue ejecutado y desviado por el argentino Ángel Luna, cuya clase apenas apareció en cuentagotas en la tarde del sábado. El tiro dio de lleno en el horizontal.

El partido bajó su telón cinco minutos después. Perujo perdió el balón en ofensiva y fue con vehemencia a recuperarlo, cortando a Barrientos, quien se escapaba por izquierda. El árbitro del encuentro castigó con excesiva dureza al lateral del elenco buzón, mostrándole la tarjeta roja por una falta que no ameritaba una sanción de tal entidad.

Luego de quedarse con diez hombres, el conjunto visitante estuvo lejos de lograr el descuento. La acción más peligrosa la protagonizó Barboza en el minuto 24, quien probó con un remate de media distancia que fue rechazado por Contreras. El elenco albiverde, por su parte, pudo ampliar la ventaja en más de una oportunidad. Líber Quiñones estuvo muy cerca en dos ocasiones diferentes de aumentar su cosecha personal.

Sud América se marchó del Parque Roberto con más dudas que certezas. Parece extrañar sobremanera al delantero Maureen Franco, quien se fue del elenco buzón a mitad de año y actualmente milita en el Beijing Institute of Technology de China. Facundo Rodríguez y Gonzalo Vega, dos buenos valores en ataque, permanecieron en el banco de suplentes.

Larrosa parece haber encontrado una buena fórmula. Racing fue sólido en defensa, fundamentalmente en el sector central, donde tanto Lacoste y Torres en la línea final como Nicolini y Dudok en el mediocampo cortaron el juego del aversario con presencia y pierna fuerte. El equipo se desdobló de buena forma y con velocidad por las dos bandas, con un excelente trabajo de los laterales Trindade y Romero. En ofensiva Barrientos no lució, pero Quiñones estuvo con la pólvora seca y no perdonó. 

El equipo de Sayago debía volver a la senda del triunfo antes de adentrarse en una seguidilla peligrosa: lo esperan River Plate, Peñarol y Danubio en las próximas fechas.

VAVEL Logo
CHAT