Los goles llegaron al Misael Delgado

El Carabobo FC alejó la mala suerte de cara al arco y ganó 3-1 sobre Atlético Socopó por la quinta jornada del torneo apertura de Venezuela.

Los goles llegaron al Misael Delgado
Foto: Prensa Carabobo FC
Carabobo FC
1 1
Atlético Socopó
Carabobo FC: Morales; Montaña, Rivero, Fuenmayor, Badillo; Cova (Tobar, min. 59), Colina, Fernández (Suárez, min 82), Bello; Ocanto (Mejías, min. 90) y Villalba.
Atlético Socopó: Pérez; Rodríguez, Galezo, Walcott, Ceballos; Carrasquel, Zambrano, Soto (Medina, min. 62), Charani (Simigliani, min. 46); Pino (Castellanos, min. 66) y Murillo.
MARCADOR: 1-0, min. 34, Ocanto. 1-1, min. 55, Murillo. 2-1, min. 84, Fuenmayor. 3-1, min. 88, Tobar.
ÁRBITRO: Jonathan Navas (Guárico). Amonestó: Fernández (min. 21), Pino (min. 30), Galezo (min. 38). Expulsó: Villalba (min. 73)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la quinta jornada del torneo apertura del fútbol venezolano. Jugado en el Polideportivo Misael Delgado de Valencia ante 1800 aficionados.

En Valencia ya se cerraba el carnaval, la mejor fiesta que podía elegirse para cerrar la festividad era el duelo entre el Carabobo FC y Atlético Socopó en el Polideportivo Misael Delgado debido al buen juego armado por el conjunto local que no ha podido reflejarlo en goles, lo que ha generado dudas sobre el cuerpo técnico y podían ser disipadas con buenos movimientos de fútbol de carnaval.

La oncena que dirige el boliviano Julio Cesar Baldivieso salió con todo desde el principio, se hizo dueño de la pelota y sometió a los barineses a defenderse sobre su propio arco. Juan Colina y Maurice Cova manejaban los hilos del granate, todos los balones pasaban por sus pies y siempre salían con la pelota bien jugada, con triangulaciones que desarticulaban al mal parado mediocampo de los verdinegros.

Pero el mal que ha aquejado a la “Vinotinto Regional” continuaba infectándola: la poca efectividad de cara al arco rival. En los primeros 25 minutos el Carabobo tuvo varias oportunidades que desaprovechó de mala forma. Primero fue Villalba, quien solo ante el guardameta no pudo definir por la buena marca de Rodríguez aunque pudo haber definido mejor para curarse de la mala suerte ante el arco.

El primer tiempo transcurrió tal cual un monologo, siempre presentado por el cuadro industrial. Los del “Emperador” se acercaban cada vez más y la ansiedad aumentaba por la falta de tino. Pero para todo hay una primera vez. Al minuto 34 una buena pared entre Montaña y Fernández, terminó en un gran centro del juvenil para la cabeza de Bello, quien la estrelló en el travesaño y dicho rebote le permitió al “Chino” Ocanto abrir la lata goleadora del granate.

Tras el descanso, los 11 jugadores de Giovanny Pérez salieron totalmente cambiados al césped artificial del Misael Delgado. Con mucho coraje los recién ascendidos adelantaron líneas y ahogaron al mediocampo granate para voltear la balanza a su favor en la segunda parte. Con la entrada de Simigliani por Charani ganaron en manejo y el equipo mejoró, hasta empezó a generar ocasiones ante Leo Morales.

Tanta insistencia de los visitantes fue premiada. Zambrano tomó un balón en el borde del área y fue como si se subiera a un esquí para hacer eslalon. Se sacudió un par de rivales y terminó siendo derribado por Badillo tal como si fuese un tronco mal ubicado en la montaña. El ejecutante fue el cafetalero Murillo y no perdonó a Morales para sentenciar el empate al minuto 55.

El equipo vinotinto entró en desesperación. La hinchada “granadicta” se le sumó y en su desesperación inició canticos en contra de Baldivieso. El equipo se consumió en una tónica que para nada le convenía y Socopó se frotaba las manos cuando al minuto 74 el paraguayo Villalba dejaba a su equipo con 10 jugadores por un golpe sin balón que le propinó al defensor Walcott.

El Granate se hizo de nuevo con el balón y el dominio, a pesar del hombre menos, pero no tenía nada de claridad para acercarse el arco rival con peligro. Sin embargo, el “Emperador” demostró una importante lectura y le dio entrada a dos hombres que cambiarían el partido, Tobar y Suaréz. Justo en la primera pelota que tocó, “El Mono” ganó un córner del cual saldría el gol de Alejandro Fuemayor al minuto 84.

Tommy Tobar celebra su gol en el juego de su debut / Foto: Prensa Carabobo FC

Con este gol los locales recibieron un envión anímico tremendo y Socopó lo sintió porque no logró recuperarse del mismo. A dos minutos para que se cumplieran los 90 reglamentarios, Bello sacó en corto un saque de esquina para Suárez y este sacó un lindo centro para que el colombiano Tobar la mandara a guardar y darle la victoria a la “Vinotinto Regional”.