La Pizarra de Dudamel: El comienzo

El estratega criollo comienza una etapa de transición generacional en la selección absoluta pero, el cambio debe trascender más que una simple elección de individuos.

La Pizarra de Dudamel: El comienzo
FOTO: FVF

Corría el minuto 93 del partido, Venezuela se mantenía por delante en el marcador y parecía resurgir después de la catástrofe de las primeras jornadas,  pero luego de una anotación de Ruidiaz para colocar el 2-2 definitivo en el marcador,  las alarmas no dejaron de sonar en el entorno de la selección de Noel “Chita” Sanvicente,  quien parecía estar alejándose cada vez más de su puesto como seleccionador nacional.

La derrota contra Chile en Barinas fue la gota que derramó el vaso y, el actual entrenador del Caracas FC, dejaría el cargo de entrenador de la selección absoluta vacante para que un valiente, entendiendo que sería el responsable de terminar un proceso eliminatorio fracasado, se hiciera cargo. Las miradas recayeron en Rafael Dudamel que,  363 días después de aquel fatídico empate contra Perú en Lima, parece estar formando la selección criollo que el liderará en el camino al Mundial de Qatar 2022,  donde comenzará su verdadero proceso como seleccionador nacional con la responsabilidad de clasificar.

En el Estadio Nacional de Lima, Sanvicente ya mostraba ciertos indicios de que era necesario un cambio generacional en la selección nacional desde que Juan Arango le dejó la cinta de capitán a Tomás Rincón. Con la convocatoria de jugadores como Mikel Villanueva, Juan Pablo Añor, Yeferson Soteldo, Carlos Cermeño, Adalberto Peñaranda, Víctor García y Jhon Murillo,  el promedio de edad de aquella convocatoria bajaba considerablemente a la de los partidos anteriores,  pero el equipo seguía mostrando un sistema de juego discontinuo y poco fiable tácticamente.

Hoy, repito 363 días después, Dudamel realizó una “renovación” parecida a la de Sanvicente,  pero con la responsabilidad de no solo cambiar de intérpretes, sino de estilo y comenzar a constituir el sistema de juego que deberá tener continuidad en el proceso camino al Mundial de 2022.  Esa es la verdadera renovación que necesita el balompié criollo.

FOTO: ÚN
FOTO: ÚN

¿Wuilker Fariñez o José Contreras?

Es imposible excluir la elección del arquero como parte de la construcción de un esquema de juego. La influencia del guardameta, teniendo en cuenta si cuenta con la capacidad de jugar con los pies de manera efectiva o no, es vital para detectar como quiere empezar la construcción de jugadas el equipo y así poder elegir a los interpretes acordes a ese estilo que se quiere implementar.

 Un ejemplo visible seria en el que aparecería como acompañante de Tomás Rincón en la primera línea de volantes, si Dudamel mantiene el 4-4-2 que utilizó en la absoluta y en la Sub20. Si la intención es construir con el guardameta saliendo con pases cortos,  la inclusión de Arquímedes Figuera o Renzo Zambrano es vital debido a sus capacidades de jugar en corto para asociarse con sus compañeros pero, si el propósito es ganar las segundas jugadas generadas por un pelotazo,  Yangel Herrera surge como principal arma por su habilidad reactiva y su velocidad.

Ojo, no es que Yangel no tenga la capacidad de asociarse con sus compañeros sino que el surge como un volante con mayores habilidades en la conducción de la pelota para romper líneas y llegar con mayor velocidad al campo rival. Pero una cosa no quita la otra.

De todo eso surge la elección del guardameta,  no solo de quien tenga mayores habilidades bajo los tres palos porque no es necesario ser un genio para detectar que tanto Contreras como Fariñez,  hasta el mismo Graterol, tienen habilidades de sobra para suplir la ausencia de Dani Hernández.

FOTO: FVF
FOTO: FVF

Sin Vizcarrondo y Rosales, pero regresa un Ángel

Con la ausencia del central del Nantes francés, parece ser inminente que Wilker Ángel y José M. Velásquez serán los titulares en la zaga central. Al igual que en los laterales donde Alexander González y Rolf Feltsher parecen ser inamovibles pero, sigue haciendo ruido el momento actual de Roberto Rosales dentro la Vinotinto.

Hace un año, si era necesario conformar una columna vertebral para construir el once titular de la selección, el nombre de Roberto Rosales era uno de los primeros que se le vendría a la mente a cualquier persona junto a los de Rincón, Salomón Rondón y Josef Martínez. Hoy, es un nombre hasta descartable dentro de una convocatoria de 28 jugadores por detrás de Alexander González y Víctor García. Fútbol dinámica de lo impensado como dijo Panzeri.

FOTO: FPF
FOTO: FPF

El acompañante de Rincón

El ascenso de Yangel Herrera como uno de los estandartes a futuro de la selección nacional parece catapultarlo hacía el equipo que comenzará ante Perú en el Monumental de Maturín, pero la aparición de nombres como Renzo Zambrano, de muy buen desempeño la doble fecha pasada, y de Arquímedes Figuera en la convocatoria genera una competencia interna brutal para ver quién será el acompañante de Rincón en el doble pívot.

La intención del equipo es lo que determinará cuál de los tres nombres antes nombrados será titular en el encuentro ante el conjunto de Ricardo Gareca. Hoy, es una incógnita para los que no están en el entorno del equipo.

Uno por dentro y otro por fuera

Dudamel se ha caracterizado por jugar con dos volantes por las bandas. Uno con la capacidad de centralizarse para combinarse con los volantes defensivos y con el segundo delantero,  y otro con el linaje natural de un volante por la banda con mucho desborde y desequilibrio en el 1 contra 1.  Con la ausencia de Añor (Asociativo) y la poca continuidad de Peñaranda en el Málaga,  parece que ambos puestos están vacantes.

La lesión de Kouffati,  parece abrirle las puertas a Alejandro Guerra o Rómulo Otero para ser ese volante que parta por la banda pero que termine asociándose con sus compañeros para generar superioridad numérica en los sectores del campo donde Venezuela pueda hacer más daño. Por el otro lado, Soteldo, quien puede cumplir ambas funciones, parece ser el elegido para cumplir la faceta de ese jugador desequilibrante en los duelos individuales. John Murillo y Darwin Machis son otras opciones con esa característica.

En la delantera, pese a algún evento desafortunado, la titularidad de Salomón Rondón y Josef Martínez es casi un hecho. Su liderazgo dentro del plantel es vital para comenzar a llevar a esa generación de jóvenes que comienzan a ganarse un lugar en la selección absoluta. Colectivamente ambos le entregan al equipo diferentes maneras de atacar y esa versatilidad para hacerle daño a la defensa rival con los movimientos de desmarques que emplean.

FOTO: FVF
FOTO: FVF

Perú se juega sus últimas cartas.

En distintos medios Incas resaltan que esta doble fecha de eliminatorias es vital para no convertir la clasificación al Mundial de Rusia en una utopía. De la mano del estratega argentino Ricardo Gareca y el ariete Paolo Guerrero, el conjunto peruano le ha dado continuidad a un proceso de renovación dándole mayor cabida a jugadores que hacen vida en el balompié de ese país (11) y dejando por fuera a jugadores como Farfán  y Zambrano.

FOTO: FPF
FOTO: FPF

El mayor peligro de los Incas surge en la segunda línea de volantes con la aparición de Chrsitian Cueva como enlace entre los volantes y Guerrero, junto a Andres Carrillo que con su velocidad y su habilidad  en el desborde es el principal peligro para los defensores si se complementa con los movimientos para desmarcarse de Paolo Guerrero.

La posición de Venezuela en la tabla, no le quite interés a esta dobla jornada de eliminatorias,  donde los criollos comenzaran un camino largo que terminará en el 2021 donde esperamos que el equipo tenga una identidad futbolística, la clasificación será una de las consecuencias de los antes nombrado. 

Probables Alineaciones: