El amor en tiempos de Champions

Todos los duelos son interesantes, aunque existan diferencias abismales entre el Basilea contra Manchester City, y otros apretadísimos como el de este 14 de febrero entre el Real Madrid contra París Saint-Germain.

El amor en tiempos de Champions

Confieso, sin la menor duda, que el regreso de la UEFA Champions League, o Liga de Campeones como usted guste, es el torneo que espero con mayor impaciencia para que se reanude después del famoso parón invernal.

Todos los duelos son interesantes, aunque existan diferencias abismales entre el Basilea contra Manchester City, y otros apretadísimos como el de este 14 de febrero entre el Real Madrid contra París Saint-Germain.

Y es precisamente ese juego el que se roba la atención en general. La crisis que enfrenta actualmente el equipo merengue ha cuestionado permanentemente la continuidad de Zinedine Zidane. Por menos de una actuación como la actual en la Liga echaron de la Casa Blanca a Rafael Benítez. No es necesario recordarlo mucho, porque los logros inmediatos del francés en el banquillo lograron eclipsar el fracaso liguero, pero que hoy en día son insuficientes para bajar la tensión que se vive en el vestuario, en la grada y la directiva.

No es necesario llegar a la jornada 38 para saber que el Barcelona tiene ganado un campeonato liguero más. Será únicamente la Liga de Campeones, donde es el rey, el único resquicio por el cual Zidane podría quedarse en el banquillo. No hay margen de error.

Por su parte, el conjunto parisino tiene una asignatura pendiente en lo deportivo: ganar el trofeo más prestigiado en Europa a nivel de clubes. La megacompra de Neymar Junior, quien también suena para vestirse de blanco después del Mundial, pone el último gran esfuerzo de los millonarios dueños para hacerse de un lugar también en el mundial de clubes.

Ya trajeron a Zlatan Ibrahimovic y no se pudo lograr la meta. Eso sí, ganan Ligas como el Bayern en Alemania, pero les falta convencer a la hora buena. Recuerden en gran regreso del Barcelona que los eliminó en los galos hace casi un año en esta misma instancia, dejando un amargo sabor de boca en la Ciudad Luz.

Mbappé, Cavani, Neymar, Di María, Rabiot, Verrati, Lo Celso, Draxler, Dani Alves, Silva, Kurzawa, entre otros más, son los nombres que tienen el compromiso de justificar sus altos salarios en un futbol que se ha inflado vorazmente y convertirse entre instituciones con gran respaldo financiero y los productores de esos jugadores.

Botepronto

Altibajos en el Veracruz pero la esperanza muere al último.

Préndela así, de volea.