Luis García: El que vino desde Barcelona para traernos alegría

Luís Javier García Sanz nació en Badalona, Barcelona el 24 de Junio de 1978. Desde pequeño, sus grandes cualidades con el balón eran sobresalientes, por lo que formó parte de la academia de futbol de FC Barcelona, donde fue uno de los talentos más notables en su época, sobre todo por sus actuaciones en el Barcelona B.

Debido a que en ese entonces, el equipo dirigido por Louis van Gaal estaba repleto de grandes estrellas como Luis Figo, Luis Enrique y Boudewijn Zenden el joven canterano vio sus oportunidades bastante limitadas en tierras catalanas, por lo que decidió partir en préstamo al Real Valladolid para gozar de sus primeros minutos en primera división.

Su aventura en el Estadio Municipal José Zorilla no inició con el pie derecho, ya que en su debut en el primer equipo, fueron derrotados 0-1 por el Club Deportivo Numacia el 22 de Agosto de 1999. El español no logró un verdadero impacto con los pucelanos, por lo que partió en préstamo a la segunda división con el Club Deportivo Toledo, donde logró anotar 4 goles en los 17 partidos que disputó.

Para la siguiente temporada, Luis fue cedido al Club Deportivo Tenerife, club en el que se encontró por primera vez con el entrenador Rafael Benítez. En su segunda temporada en segunda división, García disputó 41 partidos y anotó 16 goles, volviéndose piza clave del equipo de Benitez que consiguió el ascenso a La Liga.

En la temporada 2001-2002, García regresó en préstamo al Real Valladolid, esta vez siendo un jugador constante y aportando 7 goles en 25 encuentros, apoyando a que los albivioletas terminaran en doceava posición.

Sus buenas actuaciones en primera división lo llevaron a que el Atlético de Madrid le pusiera el ojo encima, fichándolo por 3.6 millones de euros, con una cláusula de recompra que el club catalán decidió poner sobre su canterano para evitar que este formara parte de otro equipo si en verdad resultaba ser un gran talento.

Después de una temporada exitosa con los colchoneros, donde rompió las redes de La Liga en 9 ocasiones, Barcelona activó la cláusula de recompra y el jugador regresó con los culés por 1.4 millones de euros. En la temporada 2003-2004, García tuvo su temporada menos prolífica frente al marco rival y logró solo 4 goles, aún así fue parte clave para que su equipo consiguiera el segundo puesto en la liga española.

Rafael Benítez consiguió el título de La Liga en esa temporada con el Valencia, por lo que, gracias a sus grandes logros en equipos españoles, el club inglés Liverpool contrató sus servicios para ser la cabeza de un proyecto de largo plazo en el que el objetivo clave era conseguir el primer título de Premier League para el equipo del Merseyside.

Como parte de ese nuevo sueño, Benítez decidió fichar a varios españoles, por lo que en el verano del 2004, Luís García llegó a territorio inglés para firmar con Liverpool y asi dar los primeros pasos para convertirse en una leyenda de Anfield.

Su primera temporada con los reds no pudo ser mejor. García anotó un gol legítimo que fue anulado en la derrota de los scousers contra Bolton Wanderers y anotó 8 goles en toda la temporada, siendo el primero de estos ante West Bromwich Albion en Anfield. En la legendaria campaña de los Reds en la UEFA Champions League de esa temporada, Luis anotó los goles de la victoria contra Juventus y Chelsea en las fases de eliminación del torneo, siendo clave en la obtención del título que Liverpool ganó en Estambul ante AC Milan en la que muchos consideran la mejor final de la historia.

En las siguientes temporadas, García no tuvo la gran forma con la que contó en su primer año en Anfield, aún así el camisa 10 se convirtió en uno de los favoritos de la afición de Liverpool, quienes lo incluyeron en el puesto 43 en la lista llamada “100 Players Who Shook The Kop, donde los aficionados listaron a los mejores jugadores del club inglés. El español también fue acreedor a una canción de The Kop, la cual se canta aún en varias ocasiones debido a que el canterano de Barcelona, en verdad dejo una marca muy profunda y positiva en el corazón de Anfield.

Con los Reds, Luís García gozó del mejor periodo de su carrera, ya que además de conseguir su medalla de la Champions League en el 2005 y llegar a otra final de la competencia en el 2007, fue campeón de la FA Cup, del FA Community Shield y de la Súper Copa de Europa.

Rafael Benítez decidió en la temporada 07-08 que el tiempo de García en el club inglés se había acabado y venderlo al Atlético de Madrid para poder tener fondos suficientes para el fichaje de Fernando Torres. García anotó únicamente en 2 ocasiones en las 2 temporadas que paso en Madrid, siendo la mayoría de las veces usado como un substituto.

En la siguiente temporada, García decidió hacer maletas y pasar a ser jugador del Racing de Santander, donde tampoco logró ser protagonista, por lo que Luis pensó que era hora de dejar su país y comenzar su aventura en otras partes del globo.

El catalán firmó un contrato de un año con el club griego Panathinaikos FC, donde únicamente 14 partidos y anotó 2 goles, dejando un buen sabor de boca en los aficionados griegos.

Luis García abandonó su continente en el 2011, cuando llegó a nuestro país y ficho para el conjunto de La Franja. Con el conjunto camotero, García demostró que pese a su edad aún tenía mucho que dar, siendo parte del 11 inicial de Puebla en esa temporada y anotando 7 goles en la Liga Mexicana que lo volvieron uno de los favoritos en el Estadio Cuauhtémoc.

Poco les duro el lujo a los aficionados de La Franja, ya que ‘Lucho’ determinó que era hora de cambiar de aires y decidió fichar para el Club Universidad Nacional, en un periodo de fichajes donde la directiva universitaria decidió invertirle bien a la plantilla y traer hombres de peso como Emmanuel Villa y Martín Romagnoli.

García debutó con Pumas el 21 de julio del 2012 al entrar de cambio por Alfonso Nieto en el segundo tiempo ante Atlas, donde los universitarios únicamente lograron llevarse un punto del Estadio Jalisco. Esta temporada resultó decepcionante tanto para el español como para los aficionados, ya que los mandatos de Joaquín del Olmo y Mario Carillo fueron un completo fracaso en el que los grandes fichajes hechos por la directiva, prácticamente no contaron con actividad en el torneo.

Para el Clausura 2013, los auriazules contaron con Antonio Torres Servín como su nuevo entrenador, por lo que García y Romagnoli, a diferencia de Villa, decidieron permanecer con los felinos y ganarse un lugar en el 11 inicial en el club universitario.

Romagnoli contó con mucha más suerte que el español al ganarse un puesto titular desde las primeras jornadas, mientras que su compañero sufría de una baja de juego debido a las molestias musculares que había sufrido en los últimos años. Servín se limitó a usar a García en juegos de copa donde demostró su clase y marcó la diferencia en varios partidos.

En las últimas jornadas del torneo, parecería que el dorsal 14 por fin se ganó la confianza de su entrenador al participar activamente en los partidos e inclusive ser titular en el partido de Cuartos de Final contra América.

Por ahora, Luis García no ha comentado mucho sobre su futuro, argumentando que por ahora tiene un contrato que quiere cumplir con la escuadra del Pedregal. Con la confianza mostrada por Servín en las últimas semanas y con la posible salida de Martín Bravo del equipo felino, es muy probable que por fin García cumpla su objetivo de ser titular con los de C.U. y apoye para la construcción del equipo ofensivo que el timonel felino busca.

Selección Nacional

Luis García debutó con su Selección Nacional el 26 de Marzo de 2006 en un amistoso contra China, gracias a las impresionantes actuaciones que había tenido bajo Rafa Benitez en Liverpool. Su primer gol competitivo con la Roja se dio en un partido de clasificación para el mundial de 2006 ante Eslovaquia, juego en el cual García consiguió un hat-trick.

García fue convocado para el equipo español que jugó el mundial de Alemania 2006. Usando el dorsal 11 y acompañado de otras estrellas del futbol español como Xabi Alonso, Carles Puyol, David Villa y Xavi Hernández, García Sanz debutó en la victoria que tuvo el equipo español ante Ucrania, partido memorable donde los ibéricos se impusieron 4-0. El en ese entonces jugador del Liverpool también fue titular en la victoria 3-1 ante Túnez y descansó en la victoria española ante Arabia Saudita.

La Roja paso como líder invicto de su grupo a los dieciseisavos de final donde fueron derrotados 3-1 por la selección de Francia comandada por Zinedine Zidane. En ese partido, que se llevó a cabo en AWD-Arena en Hannover, Luis García entró desde la banca, pero no logró ayudar a su selección.

Características de juego

Luis García, quien desde pequeño moldeo su juego para emular a su ídolo Michael Laudrup, es un futbolista cuya táctica es su mejor cualidad, en sus mejores años parecería que prácticamente el balón se encontraba pegado a sus pies y esto, sumado a su inteligencia futbolística, permite que García se desempeñe en cualquier posición ofensiva, aportando al equipo al anotar goles o dar ese pase clave que logre romper la defensa rival.

García puede presumir de tener un tiro potente y preciso con sus dos piernas, además de una espectacular capacidad para definir con la cabeza que lo vuelven una verdadera amenaza para cualquier cancerbero contra el que se enfrente.

Es claro que los años han desgastado las piernas del español y que este ya no cuenta con la velocidad con la que consiguió tantas anotaciones clave en sus días en Europa, pero él no ha olvidado su otra grande característica: el trabajo duro. García es un futbolista que rara vez se rinde y que siempre intentará luchar por el balón y por poner a su equipo adelante en el marcador, sin importar si le quedan energías o no.

Luís García se ha caracterizado a lo largo de los años por ser un jugador comprometido con los equipos en los que se desempeña, dando siempre lo mejor de sí y convirtiéndose en favorito de la afición sin importar si juega como titular o no. Sin duda alguna, este español nacido en Barcelona es uno de los jugadores de mayor jerarquía en la Liga MX y tiene muchísimo que aportarle a la liga con su calidad deportiva y profesionalismo, por lo que más de uno espera que la siguiente temporada pueda tener un sitio regular con el Club Universidad Nacional, para que asi ‘Lucho’ decida sentar cabeza de una buena vez y terminar su carrera en nuestro país.

Luis García, he drinks Sangria!
He came from Barça to bring us joy!
He's five foot seven, he's football heaven
So please don't take our Luis away!

VAVEL Logo