Reñido empate deja abierto el destino

Reñido empate deja abierto el destino

Los cementeros no lograron abrir a la defensiva choricera, que tuvo en Talavera a su gran salvador. (Foto: Jam Media).

ivanruizt
José Iván Ruiz Trejo

Los sabios del futbol dictan que un partido cerrado es jugado con tácticas impecables y por eso los espacios se cierran mucho más. Hoy, al ver el partido de ida de la CONCACAF Liga de Campeones entre Cruz Azul y Toluca, entiendes que José Saturnino Cardozo y Luis Fernando Tena saben perfectamente su estilo y que trabajan al cien cada semana en sus entrenamientos. Esto los ha llevado a ser líder y sublíder de la tabla general de la Liga Bancomer MX. Un partido cerrado pero no mal jugado a pesar del empate a cero goles.

La tarde había sido de pesadilla para los capitalinos. Una terrible tormenta con granizos azotó al Distrito Federal y eso hizo que las gradas del Estadio Azul no estuvieran llenas desde un principio. Por ello parecía poco el apoyo hacia Cruz Azul en su cancha, a pesar de que se había anticipado un gran lleno. Pero la culpa no fue de los hinchas, sino del clima que para colmo de males estaba arruinando la cancha para un juego menos accidentado.

El árbitro silbó y Toluca empezó con sus buenos toques, pero los cementeros no se quedaron con los brazos cruzados, trataron de dominar el partido y con sendos disparos de Marco Fabián y Mariano Pavone pudieron abrir el marcador, pero sus disparos siempre iban desviados del marco de Talavera que en ese momento trataba de no quedarse con el balón que llegaba bastante mojado y escurridizo.

Sin embargo, Cruz Azul también sufrió en su defensiva. Los disparos lejanos de Brizuela y Velásquez eran un peligro constante para la portería de Allison, un hombre a quien los reflectores buscaban para compararlo con Jesús Corona, quien no podrá estar en el juego de vuelta por los tres partidos de suspensión que el organismo centroamericano le otorgó después de los incidentes de la semifinal contra Tijuana.

Fabián puede considerarse como el mejor del primer tiempo. Tuvo dos disparos que se fueron bastante cerca, incluso emocionando a la tribuna en uno al chocar por afuera de las redes, engañando visualmente a cierta parte de la tribuna. Acabó el primer tiempo con muchas dudas para ambas escuadras, sabiendo que pudieron tener mejor suerte en el marcador.

Para el segundo tiempo, las modificaciones fueron las principales armas de los equipos. Sobre todo en los cruazulinos, quienes con gente como Christian Gimenez y Achille Emana le dieron otra cara al ataque celeste, una conjunción no vista en mucho tiempo y que hacía temblar a los diablos, quienes nunca se echaron para atrás y contraatacaron. Incluso se quedaron cerca del gol cuando, en un centro de Esquivel, el “Portaviones” Velasquez solo desvió el balón y puso en problemas a Allison, quien apenas rechazó el esférico.

Pasaron los minutos y lo único seguro era que el Toluca se estaba llevando un empate merecido, aunque en los últimos minutos todo pudo cambiar. Una gran combinación entre Emana y Giménez fueron atajados increíblemente por Talavera, quien se convirtió en héroe absoluto para dejar en cero su portería y el partido en sí.

Termina de este modo el primer episodio de esta gran final para saber quién es el mejor en la confederación. Nada está escrito, sobre todo porque Cruz Azul tendría una ventaja con el gol de visitante y Toluca debe de ser muy cuidadoso para dar un golpe letal en el momento preciso. Solo esperemos que la lluvia no vuelva a castigar un partido que podía haber dado un gran espectáculo. 

VAVEL Logo
CHAT