La Fiera exhibe a unos grises Pumas
Fotografía: Liga Bancomer MX

Cuando parecía que José Luis Trejo, con un planteamiento sorpresivo, sacaría una victoria de oro en la cancha del actual bicampeón, sus decisiones terminaron costándole el partido, pues sus jugadores comenzaron replegando bien al rival solo para terminar en su área, defendiendo un gol, cosa que pagaron caro en los últimos minutos.

Con Leandro Augusto y Dante López de inicio y dejando a Sosa y Britos en la banca, Trejo logró su cometido y sorprendió a todos, incluso los rivales, que en los primeros minutos fueron bombardeados por balones de todos lados.

López tuvo la primera con un disparo. León tardó más de diez minutos en generar su primera jugada, luego de desahogar presión, con una gran jugada que Palacios apagó con una espectacular atajada ante el disparo de Hernández que entró solo en una jugada pre fabricada.

Sabah también exigió a Palacios, con otro disparo que el arquero atajó bien. Cuando León comenzaba a tomar confianza llegó un tiro de esquina donde Darío Verón se levantó por encima de todos para rematar sin fuerza, pero para su fortuna el arquero Yarbrough reaccionó muy tarde, viendo pasar el balón lentamente justo a su lado.

El primer tanto llegó al 30’. Palacios a cinco minutos del descanso evitó el empate con grandes reflejos, sacando un remate de Boselli que parecía colarse. El medio tiempo llegó con una mínima ventaja que ilusionaba a Trejo más que a nadie, pero en la segunda parte su terquedad por defender un gol le costó el partido.

Dante López no pudo definir en la última jugada que generó Pumas, al entrar al área y definir justo a la posición de William, quien salió a tiempo para tapar. Poco a poco León fue encerrando a los auriazules hasta que un error de desconcentración cambió el juego.

Marcos Caicedo, recién ingresado, envió un centro sin potencia pero que Fuentes percibió como peligroso. Cuando el zaguero auriazul quiso desviar el balón, lo mandó a su propia portería, decretando el empate a quince minutos del final.

El gol acabó con los visitantes, quienes ahora defendían ese empate, pero al 85’ su sentencia llegó con un remate de Miguel Sabah a servicio de Hernández, con el suficiente efecto para superar a Palacios atrás. El tanto acabó con todo.

Ahora Pumas vivirá una semana llena de presión, independientemente si José Luis Trejo se va o no, pues el rendimiento y los números tienen a la afición harta. En León no se respirará mucha tranquilidad, aunque si la suficiente para viajar a España para enfrentar al Barcelona la próxima semana.

VAVEL Logo