Escualos emplumados: entre Tiburones y Águilas

Escualos emplumados: entre Tiburones y Águilas

Previo al América vs Veracruz de la Liga Bancomer, VAVEL México te presenta a diez futbolistas que lucieron ambas playeras.

ArturoArmas
J. Arturo Armas

Veracruz y América son dos equipos con mucha tradición dentro del fútbol mexicano. Su vasta historia dentro de nuestro balompié ha propiciado que varios jugadores hayan vestido ambas playeras, siendo esto más notorio en las últimas dos décadas.

Este miércoles, Tiburones y Águilas se verán las caras en el Estadio Azteca, en un duelo de mucha pasión. Es por eso, que VAVEL México te presenta a 10 jugadores que se desempeñaron en ambas instituciones, algunos de ellos mediáticos, otros cracks inolvidables, pero todos con un toque de nostalgia particular para ambas aficiones.

10. Joel ‘Tiburón’ Sánchez

Nunca estuvo de acuerdo en jugar con el América

Canterano de las Chivas, Joel Sánchez se destacó por ser un férreo central que a la larga se convirtió en uno de los mejores del país, destacando sus actuaciones junto a Claudio Suárez, con quien incluso llegó a la Selección Nacional. Tras ocho años y 156 partidos con el Guadalajara, es enviado a préstamo con el odiado rival: el América. ‘El Tiburón’ nunca estuvo de acuerdo con dicha situación, y permaneció año y medio ligado a los capitalinos aún en contra de su voluntad, jugando 19 partidos.

Tras volver con el equipo de sus amores y jugar durante tres años más con el Rebaño, Sánchez llegó a los Tiburones Rojos en el Clausura 2004. Para su desgracia, el equipo jarocho sostuvo un negro torneo, finalizando como colero general. Dicha situación propició que Joel sólo permaneciera ese torneo en el Puerto, siendo transferido a los recién ascendidos Dorados de Sinaloa; volvería al club en el 2005 y permanecería hasta el 2006, siendo en ocasiones capitán del equipo.

9. Adolfo Ríos

Oriundo de Uruapan, Michoacán, Adolfo Ríos fue un arquero destacado en su tiempo, que como profesional pisó por primera vez una cancha enfundado con los colores de Pumas, equipo con el cual debutó en 1985. Titular durante su estancia con los universitarios, cinco años después, en el 90, Ríos viajó al Puerto Jarocho para defender los colores escualos. Presente durante la época de la tiburomanía, Ríos se convirtió en uno de los ídolos de la afición jarocha, permaneciendo en el equipo aún cuando el fervor por el mismo se desvanecía y los problemas administrativos comenzaban a golpear duramente a los escualos. Fue hasta 1997 que Adolfo dejó al Tiburón para jugar con Necaxa.

Después de  conquistar el torneo de Invierno 1998 con los Rayos, Adolfo Ríos abandonó la institución para en 1999 enrolarse en las filas del América, que llevaba largo tiempo sin poder coronarse. Permaneció con las Águilas hasta su retiro en el año 2004, no sin antes firmar asombrosas actuaciones tanto en Copa Libertadores como en el torneo local, donde fue parte importante para que las Águilas se alzaran con el título del Verano 2002, rompiendo así 13 años de vitrinas cerradas.

8. Antonio Carlos Santos

'El Negro' ganó todo con América

Llegó al América en la temporada 87-88 procedente del Sao Paulo como un auténtico desconocido, y durante su primera etapa como águila permaneció relegado. Esto cambió cuando el brasileño Jorge Viera fue elegido como timonel americanista; su compatriota confió en él y Santos se adueñó del puesto titular. ‘El Negro’ se convirtió en uno de los consentidos de la afición al marcar 16 goles en su primer torneo en México. Su exquisita técnica lo llevó a ser parte fundamental del América que se coronó bicampeón en la 87-88 y 88-89, así como Campeón de Campeones, campeón de la Copa Interamericana y Campeón de la CONCACAF. Lo ganó todo como americanista.

Tras un breve paso por Tigres, Carlos Santos arribó a Veracruz en el año de 1995, y también en el Puerto pudo demostrar su valía. Sus 16 tantos con la casaca escuala guiaron a los porteños hasta una semifinal, su último gran logro de la década hasta finalmente descender. En el Puerto, Antonio Carlos Santos es recordado con gran cariño por la afición, quien lo vio jugar hasta 1997, cuando fichó por un equipo japonés.

7. Kléber Boas

Tras grandes temporadas con el Atlético Paranaense de su país, Kléber Boas llegó en el Clausura 2003 a los Tigres, acompañado de un buen cartel. Durante su estancia, se destacó por su gran potencia, pero además su indisciplina, situación que lo fue alejando de los norteños, hasta que en el Apertura 2004 fichó con los Tiburones Rojos. Ya en Veracruz, Kléber se hizo amigo de Cuauhtémoc Blanco, con quien se complementó de buena manera para llevar a los jarochos al superliderato de la competencia, pero saliendo rápidamente de la Liguilla. Tras ese gran torneo, el ‘Cuauh’ lo recomendó para ser su acompañante en el América…

Ya con la playera amarilla, Boas se destapó en su primer torneo con 14 goles, incluyendo fase regular y Liguilla, ayudando a las Águilas a obtener el título del Clausura 2005. El siguiente torneo fue igual de bueno para el carioca, terminó como líder de goleo y el equipo finalizó en primer lugar, siendo Kléber unos de los consentidos, gracias a su gran tino, aunque de repente, también tenía grandes yerros. Se fue de Coapa en 2006 para jugar con Necaxa.

6. Braulio Luna

Debutó con los Pumas de la UNAM, siendo un joven destacado y convocado para disputar el Mundial de Francia 98. Se llegó a rumorar que la Lazio de Italia estaría interesada en el mediocampista, pero finalmente fichó con el América tras la justa mundialista. Ya como azulcrema, sus actuaciones fueron de más a menos, alcanzando su pico durante la Copa Libertadores del 2000, torneo donde ayudó al Ame a llegar hasta las semifinales. Pero de a poco, la indisciplina fue mermando su carrera como Águila, siendo separado del plantel y finalmente traspasado al Necaxa en 2002.

Tras dos años como Rayo, Luna llegó a Veracruz para formar parte del último gran equipo escualo, alcanzando el superliderato del Apertura 2004. Formó una gran sociedad en el mediocampo junto a Walter Jiménez; tras ese gran éxito, su nivel fue bajando junto con el equipo y terminó por abandonar la institución en 2006 hacia San Luis. Pero Braulio volvería con los escualos en 2012, para liderar al equipo en su travesía por el Ascenso MX, sin éxito alguno.

5. Chistian ‘Chaco’ Giménez

'Chaco' Giménez inició su carrera con Boca Juniors, teniendo participación con aquel equipo que derrotó a Cruz Azul en la final de la Copa Libertadores 2001. Tras pasar por Unión e Independiente, ‘Chaco’ firma en 2004 con Veracruz, para también formar parte del Tiburón superlíder que rompió la liga, ganándose el cariño de la afición, que aún lo aplaude cuando juega en el Puerto. Su calidad también la valió para que Blanco lo recomendara en las Águilas, fichando para el Apertura 2005.

Pero su suerte cambiaría con el América, donde no lograría explotar su potencial, a pesar de coronarse Campeón de Campones y campeón de CONCACAF. La afición del América y la directiva no le tuvieron mayor paciencia, y tras sólo dos torneos, salió de las Águilas en calidad de desahuciado… todo volvería a la normalidad en Pachuca, pero esa es otra historia.

4. Luis ‘Matador’ Hernández

Tuvo un paso corto y discreto tanto por Águilas como por Tiburones, siendo jugador de ambos ya en el ocaso de su carrera. Lejos estaban los tiempos en que maravilló al fútbol mexicano con Necaxa e hizo soñar a todo un país con sus cuatro goles enfundado con la casaca nacional durante el Mundial de Francia 98.

Con el América jugó 43 partidos, completando sólo 20. Por otro lado, en Veracruz fue acogido con calidez, al ser oriundo de Poza Rica, en la parte norte del Estado; con los escualos disputó 18 partidos, anotando cinco tantos.

3. Ángel Reyna

La indisciplina de Reyna a mermado su carrera

Canterano del América, tuvo su debut con las águilas en 2004, sin más oportunidades. Tras un largo paso por los equipos de la compañía, San Luis y Necaxa, volvió a Coapa en el Clausura 2009, y de a poco se fue ganando un puesto en el cuadro titular, sobre todo tras la baja de Salvador Cabañas. Su gran clase y olfato goleador le permitieron coronarse campeón de goleo en el Clausura 2011 con 13 anotaciones. Pero su polémico carácter provocó que la directiva lo traspasara a Rayados de Monterrey.

Con los regiomontanos también lució su técnica individual, pero de nueva cuenta sus escándalos extra cancha terminaron por deteriorar su situación con el equipo, siendo prestado a Pachuca y finalmente vendido a los Tiburones Rojos para el Apertura 2013. Tuvo un inicio espectacular con los escualos, siendo el goleador del equipo, hasta que las lesiones y la indisciplina terminaron por finiquitar su carrera con los escualos al finalizar el Clausura 2014, siendo vendido a Chivas.  

2. Miguel Layún

Una historia que en el futuro será un clásico del fútbol mexicano en cuanto a superación y trabajo. Al contrario de Ángel Reyna, Miguel Layún no nació crack. Debutó con los Tiburones Rojos en 2007, la campaña en la que Veracruz terminaría por descender. Durante el Clausura 2008, Miguel Layún conoció a Antonio Mohamed, quien tras los malos resultados fue destituido del timón escualo, para que su lugar fuera tomado por Miguel ‘Piojo’ Herrera, siendo este el primer contacto entre ambos. Layún presentaba gran velocidad por banda izquierda, y se notaba su facilidad para el desequilibrio, más no era nada especial; pero contaba con pasaporte comunitario en Europa, situación que tras el descenso de Veracruz, lo ayudó a probar suerte en el Atalanta italiano, siendo el primer jugador mexicano en debutar en Serie A, sin éxito alguno.

Layún anotó el penalti del triunfo en la final ante Cruz Azul

Tras un año en el olvido en Bergamo, Layún fue fichado por el América para el Bicentenario 2010. Con poco nivel, y por ende, pocas oportunidades de regularidad, Miguel era muy cuestionado por los aficionados, quienes exigían su salida. Pero en 2012 llegó al equipo un viejo conocido: Miguel Herrera. El ‘Piojo’ recordaba las aptitudes mostradas por Layún en Veracruz, dándole poco a poco confianza, provocando la histeria del público, quien no dejaba de mofarse de la poca suerte del lateral. Pero Layún lo tomó con buena cara e hizo del #TodoEsCulpaDeLayún su estandarte; trabajo y sacrificio fueron la base sobre la cual el veracruzano comenzó a cimentar su camino al éxito, siendo parte fundamental del América campeón en el Clausura 2013 y convocado para el Mundial de Brasil 2014. Actualmente ostenta la capitanía de las águilas y es el goleador, por lo que no es de extrañar que ya se maneje su regreso al fútbol europeo.

1. Cuauhtémoc Blanco

Hablar de Cuauhtémoc Blanco, es hablar del último gran ídolo del americanismo, de la tiburomanía y del fútbol mexicano. Oriundo del DF, el Cuauh inició su carrera con sus amadas Águilas, con las que debutó en diciembre del 92, jugando muy poco en sus primeras dos temporadas. Todo cambió bajo el mando de Leo Beenhakker, quien notó sus cualidades y lo convirtió en titular, ayudándolo tanto deportiva como económicamente, al abogar por él ante la directiva. Finalmente, el timonel Leo Solari prescinde de sus servicios en el 97, recalando a préstamo en Necaxa. Tras el año a préstamo, Carlos Reinoso lo regresó a Coapa, ubicándolo como centro delantero, donde Blanco viviría sus mejores etapas como artillero, anotando 16 tantos en la misma cantidad de encuentros durante el Invierno 98. Los años siguientes continuó liderando al equipo, siendo el símbolo del americanismo tanto dentro como fuera de la cancha; odiado por muchos, amado por más, su calidad era indiscutible. Con una impresionante actuación en Copa Libertadores, Blanco emigró en el 2000 a la Liga Española, para jugar con el Valladolid. Lastimosamente, una entrada artera del trinitario Ancil Elcock durante un partido de Selección, terminó por arruinar su sueño europeo. Tras ese año, Blanco volvió al America, y de nuevo bajo el mando de Beenhakker, con quien recuperó su nivel y volvió a destacar en Copa Libertadores, hasta aquel incidente de pelea campal ante el Sao Caetano, que le provocó una multa ejemplar por parte de CONMEBOL y ser traspasado a Veracruz.

Blanco es uno de los tres ídolos de Veracruz

Con sólo un torneo en Veracruz, Apertura 2004, Cuauhtémoc Blanco fue elevado por la afición al estrato de ídolo, que comparte con los legendarios Jorga Comas y Luis ‘Pirata’ Fuente. Su garra, calidad y valentía fueron la punta de lanza que guió a Veracruz a ganar ocho partidos en fila, llevándolo hasta el superliderato, puesto que no ocupaba desde la década de los 50’s, colocando al equipo escualo de nueva cuenta entre los primeros planos del fútbol nacional. Poco importaba a la gente sus arranques, que incluso eran celebrados, pues el chilango respondía en la cancha con mucho corazón, suficiente para ganarse la eterna gratitud del pueblo jarocho.

Cuauh se coronó en 2005 con América

Pero volvería al América para el Clausura 2005 para ser por primera vez campeón de Liga en México bajo las órdenes de Mario Carrillo, siendo el anotador de dos goles en la final ante Tecos. Tiempo después llegaría al club Salvador Cabañas, con quien conformó una nueva y letal dupla ofensiva que arribó hasta la final del Clausura 2007, donde anotaría un tanto de tiro libre ante Pachuca, el cual no evitó que los Tuzos se alzaran con el título. Ese sería el último gol de Blanco como americanista, quien fichó por el Chicago Fire de la MLS. Tras dos años con los americanos, Blanco volvió a jugar en Veracruz, pero esta ocasión en la Liga de Ascenso, en vista de prepararse de buena forma para el Mundial de Sudáfrica 2010; la edad y el pobre nivel del equipo no ayudaron a sobresalir al Ídolo de Tepito, quien pasó sin pena ni gloria su segunda etapa como esucalo, pero eso sí, siempre cobijado por la afición, quien a la fecha aún luce playeras con su nombre.

 

VAVEL Logo
    CHAT