Vuelo cardiaco a Semifinales
(Foto: Agencias)

Si ver un clásico capitalino en fase regular resulta algunas veces una delicia, el partido que ofrecieron América y Pumas la tarde de este sábado en la cancha del Estadio Azteca fue algo que le queda muy grande a ese vocablo, algo increíblemente mayor.

El partido resultaba prometedor desde el inicio del partido, con las Águilas volcadas al frente buscando de inmediato deshacerse de la desventaja con la cual llegaban del partido de media semana, pero también, había otro factor que prometía mucho y que desde entonces se hacía presente con sus atajadas: Alfredo Saldívar.

El conjunto local arrancó de manera muy intensa, intentando constantemente romper el cero en la portería puma, provocando amonestaciones a jugadores rivales y algún tinte de desesperación entre 'la Rebel'. Sin embargo, ese buen juego que mostraron 'los cremas' sólo permaneció durante poco más de 20 minutos, pues Pumas comenzó a emparejar las acciones y, por consecuente, aumentar la intensidad de partido y así tornarlo en un duelo de ida y vuelta.

Los dos equipos propusieron un partido de los que pocas veces se ven en México, ofensivo por ambas partes y demasiado espectacular en cada acción disputada. En el primer lapso, Pumas mantuvo un cierto dominio sobre su contrincante, haciéndolo notar en cada aproximación al área de Moisés, quien también destacaba por sus salvadas.

A pesar de tener una notable hegemonía de partido, los del Pedregal no pudieron ver fructificado su esfuerzo gracias a dos factores: el primero, la falta de contundencia por parte de jugadores como Sosa, López y el propio Herrera, y el segundo, y no menos importante, por la buena actuación que había ofrecido el guardameta local.

Al inicio del segundo tiempo, Mohamed había dado ingreso a uno de sus hombres que tuvo muy pocos minutos a lo largo de la campaña, Gonzálo Díaz, en algo que llamó por demás la atención, por lo anteriormente mencionado y además, por la aparente falta de confianza.

Al igual que en la primera mitad, el arranque de la parte complementaria fue espectacular y muy interesante, pues los universitaron continuaron perdonando a su rival, que sorprendentemente, estaba moribundo en su propia casa y, escuchando el 'Goya, Goya' a todo lo que daba.

Antonio Mohamed cambió de alguna manera su estrategia, abriendo al antes ingresado, Gonzálo Díaz a la banda, con lo cual, consiguió inclinar la balanza de manera ligera al centro, por los grandes desbordes que éste empezaba a mostrar, aunado al peligro que provocaban jugadores como Oribe Peralta y Miguel Layún.

El tiempo transcurría y al América cada vez se le notaba más deseperado, por que se sabía que con ese resultado estaban eliminados, pero la situación cambió al 75', cuando luego de un ataque que terminó en tiro de esquina, Paolo Goltz se levantó sólo en el área para rematar un centro desde el córner al fondo de la cabaña que hasta ahí, se había mantenido limpia.

La euforia se desató y todo indicaba y estaba puesto para que la escuadra de Coapa se lanzara al ataque alegremente, como al inicio del partido, pero lamentablemente, los hombres dirigidos por 'el Turco' se echaron para atrás, tratando de aguantar el marcador, incluso, sumando gente como 'el Topo' Valenzuela a la zona defensiva para matar las esperanzas auriazules que ni con centros largos y mucho menos, intentos de contragolpe, pudieron quedar vivas al pitazo final.

La actitud que mostraron 'los azulcremas' decepcionó ligeramente por el extraordinario espectáculo que se había exhibido antes y, al igual que esto, la manera en que se avanza a Semifinales también es criticable o cuestionable, por ser un equipo grande de nuestro país, y ahora, de manera oficial, se puede anunciar que el Club América es el primer semifinalista del Apertura 2014, aunque haya avanzado por el reglamento de mejor posición.

VAVEL Logo