Decepciones, pintadas de escualos
(Fotografía: Agencias)

Decepciones, pintadas de escualos

Carlos Ochoa y Líber Quiñones ambos jugadores quedaron a deber el anterior torneo, en esté buscarán recobrar fuerzas.

claudio-perez
Claudio Perez

Si bien podemos notar que no fue el mejor torneo de los escualos, existieron elementos que dejaron a deber mucho a la afición jarocha. El próximo torneo no se puede repetir, si no, prácticamente estarían condenados a pisar de nueva cuenta el Ascenso Mx.      

Ver la lista de transferibles y ver que la encabezan ambos jugadores, no es una sorpresa en el puerto. En caso de quedarse el próximo torneo tendrá que hacer algo más que jugar Copa Mx.    

Carlos Ochoa: “El genio que no  frotó su lámpara”

Apatzingán, Michoacán es el lugar que vio nacer al delantero escualo. Su participación en estos seis meses con el conjunto de los del puerto ha dejado mucho que decir al sólo anotar una vez. 

Con 36 años de edad, eso no es impedimento para poder mostrar su calidad. La trayectoria de Ochoa en el futbol mexicano, es la siguiente. Necaxa, Tigres, Jaguares de Chiapas, Monterrey, Tapatío, Guadalajara, Santos y Monarcas Morelia. 

Son 103 goles los anotados por Ochoa, a lo largo de su carrera. Su mejor torneo lo tuvo en el 2003-2004 con el conjunto de Querétaro al marcar 18 goles, por lo cual el olfato goleador del jugador es nato. 

La Copa Mx, suele servir de escalón de confianza para muchos jugadores para alzar nivel, pero esto no sucedió con el ariete, pues sólo pudo disputar 3 encuentros no logrando muchas oportunidades por lo cual también se fue en ceros ese torneo.  

Para que la cuña apriete, si bien solo consiguió una anotación en este torneo, nadie podría dudar que fue una de las más importantes en el certamen para Veracruz pues fue el gol con el que se abriera el marcador para el 1-1 contra Atlas en lucha por la porcentual. 

Líber Quiñones: “La efectividad, mató su permanencia”

Sin fin, son los jugadores extranjeros que llegan con buen cartel al futbol mexicano y que de pronto como por arte de magia desaparecen futbolísticamente hablando, este caso no fue la excepción.

Originario en Montevideo, Uruguay el ariete venia con una presentación destacable al balompié mexicano, el jugador venia de ser campeón en el futbol uruguayo con el Danubio en el cual se quedó cerca de ser el máximo goleador de la liga pero le faltaron tres anotaciones.  

 Ya hablando en tierras jarochas, el delantero se mostró contento durante su presentación y se declaró a la disposición del técnico, agregando que quería aportar su experiencia para que el equipo pueda darles una satisfacción a los aficionados.

El pase internacional del jugador se complicaba, pues no veía la fecha de llegada. Cuando por fin llegó, parecía que las malas noticias no lo dejaban, puesto que sólo había disputado 92 minutos ambos juegos destinado como titular, cuando ocurrió una lesión que de principio requeriría de dos semanas de recuperación. 

El primer torneo disputado con los escualos tuvo la oportunidad de participar en 10 encuentros, los resultados del gol llegarían de inmediato con la anotación en la jornada 2 contra el conjunto de Atlante, posteriormente volvería anotar contra Tijuana y contra Pachuca todos estos goles disputados como local en el Estadio Luis Pirata Fuente.  

En la Copa Mx sumando los dos torneos tuvo una participación de 541 minutos, donde no fue capaz de conseguir ninguna anotación alargando la sequia goleadora en el plantel jarocho.   

Con 467 minutos disputados, en el reciente torneo culminado, Quiñones vio como poco a poco la pólvora se le iba mojando al grado de estar consciente que integraría la lista de transferibles para el siguiente torneo.    

VAVEL Logo
CHAT