La deuda de Matosas con León

La deuda de Matosas con León

En la gestión de Gustavo Matosas no todo fue positivo. El escenario internacional fue algo que jamás logró dominar y es su mancha más grande en su historial como técnico.

VictorGarcia
Victor García

La afición de León recordará por mucho tiempo a Gustavo Matosas, de eso no hay duda. El bicampeonato, el ansiado ascenso y la manera en que sus jugadores enfrentaban cada partido, con un carácter y motivación pocas veces visto en el fútbol mexicano es un legado que el charrúa dejó en el bajío.

Pero existen tres momentos clave en su paso con León que hoy impiden nombrarlo el mejor estratega de México. El escenario internacional generó bastante incertidumbre en su paso, a tal grado de que esté mismo fue acercándolo al final de su etapa en León.

Si bien el fracaso en torneos internacionales no influyeron ni la mitad en la decisión de irse, es una mancha que intentará borrar en sus futuros proyectos. Más allá de la manera en que quedó fuera, resaltan más los rivales y los lugares.

PRIMERA LIBERTADORES

León logró en su primer torneo en primera división con Gustavo Matosas calificar a la Copa Libertadores 2013 como México 3, gracias a su excelente rendimiento que lo llevó a ser el tercer mejor equipo del torneo, exceptuando los equipos que participaban en la CONCACAF Liga de Campeones.

En el sorteo quedó emparejado contra Deportes Iquique, un equipo relativamente nuevo en el mapa del futbol sudamericano y que disputaba apenas su tercera Copa Libertadores. La misión lucía sencilla, pues en plantel y en nivel León lucía como favorito.

En la ida, León no pudo aprovechar su condición de local y terminó igualando 1-1, dejando todo para la vuelta, donde tampoco supo manejar la ventaja en el marcador y terminó por cerrar el juego con el mismo resultado.

El final fue dramático, con una tanda de penales que eliminó a los Panzas Verdes, un fracaso no presupuestado pues la directiva y el club habían apostado por el certamen sudamericano. En aquel semestre los Esmeraldas tuvieron un bajo rendimiento.

SEGUNDA OPORTUNIDAD, ILUSIÓN ROTA

León encontró el camino para regresar al certamen sudamericano, ahora pasando directamente a la fase de grupos. Los Esmeraldas fueron colocados en el Grupo 7 con el histórico Flamengo de Brasil y el Emelec de Ecuador, además de un sorpresivo Bolívar.

Tres victorias, un empate y dos derrotas le dieron el pase como segundo lugar, por debajo del Bolívar. Su victoria y partido más importante en aquella edición fue el partido ante Flamengo en tierras brasileñas, donde lograron imponerse por marcador de 2-3 y así dejar fuera a los cariocas del torneo.

El histórico pase ilusionó al cuadro esmeralda que vio como el destino lo colocaba frente al Bolívar en Octavos de Final. De inmediato el equipo de Matosas fue elegido como el favorito.

Y una vez más un mal manejo de su condición de local terminó por condenarlos. En el Estadio León el empate a dos goles le daba a los bolivianos dos tantos de visitante que le permitían jugar con la desesperación de los rivales. En casa, a 3637 metros del nivel del mar, el empate a un gol fue el resultado final, firmando la eliminación de los Panzas Verdes.

OTRO ESCENARIO, MISMO RESULTADO

Su bicampeonato le permitió llegar a la CONCACAF Liga de Campeones, torneo en el que muchos esperaban ver a León refrendar el título, pues los rivales centroamericanos fueron subestimados demasiado.

El Isidro Metapan no fue rival para León, pues lo vencieron en los dos enfrentamientos. Fue Herediano el verdugo, repitiendo la misma dosís que el Deportivo Iquique y el Bolívar.

Con un gran duelo en el Estadio León, el conjunto tico se llevó un punto muy valioso que le permitía definir todo en su casa. León y Herediano disputaron el único boleto a la siguiente fase en tierras costarricenses.

El marcador final, una victoria de 2-1 sobre León, terminó por desatar las críticas, pues por tercera vez consecutiva los Esmeraldas fracasaban en un torneo internacional, ahora al quedar en la fase de grupos de la CONCACAF Liga de Campeones.

Tres fracasos que tendrá que presentar Matosas en el que sea su próximo destino, el cual luce color azulcrema. Si bien se combinaron varios factores en cada uno de sus momentos negativos, como las lesiones, la falta de experiencia y las bajas, no hay duda de que decepcionó, pues mientras en México la Fiera rugía con mucha fuerza, en el exterior apenas podía rasguñar a los rivales. 

VAVEL Logo
    CHAT