Dos trofeos, un camino
Foto: Agencias

Dos trofeos, un camino

Tomás Boy vive el dilema de elegir cuál entre los dos torneos que su equipo disputa, o apuntar por ambos, sin embargo, ¿para qué le alcanza su equipo?

EquisSoyPepe
José Francisco Diaz

El plan encabezado por el técnico Rojinegro, Tomás Boy, y avalado por la directiva del Atlas, que consta en separar el plantel en dos, dejando ocho jugadores del cuadro titular regular (que jugó el miércoles en Brasil) en el país de Chile para evitar el desgaste de viajar a México, disputar la liga local el sábado, y regresar a tierras sudamericanas para jugar la Copa Libertadores el miércoles, resulta una estrategia en primera instancia innovadora, pues nunca un equipo del fútbol mexicano había tomado tal decisión para disputar dos torneos; en segundo lugar, es un método inteligente si la idea es descansar a los jugadores, pues seis de los ocho elementos que se quedaron en el país chileno, pasan de 30 años de edad, por lo que el desgaste sería mayor si realizaran el viaje de ida y vuelta.

Sin embargo, Boy Espinoza dijo: “no sé si es necedad mía, pero quiero los dos torneos”, y para alguien que busca ambos certámenes, el plan resulta ineficiente, pues el sábado la escuadra atlista solamente jugó con cuatro de los titulares regulares desde un inicio, los demás se repartían entre suplentes y debutantes, ante el cuarto mejor equipo de la Liga y único invicto de la competencia (Veracruz); el resultado fue 3 a 0 a favor de los jarochos.

Los planteles pueden tener hasta 30 jugadores, la directiva del Atlas tuvo toda la pretemporada para planear un equipo competitivo que peleé por las dos competencias, tal como lo desea su técnico, no obstante “sólo 15 jugadores (de 30 posibles) para el cuadro titular”, dispone Tomás Boy, así lo dijo en rueda de prensa después del juego contra Veracruz, lo que demuestra la falta de planeación por parte de la directiva y lo corto del plantel, si no en cantidad, al menos sí en calidad para afrontar dos competencias. Aunado a ello, está la arriesgada apuesta de Boy, que aún sabiendo del plantel con el que cuenta, decide dividirlo.

Hay dos alternativas para el estratega rojinegro: elegir a qué torneo apostar todas las fichas, o dosificar equitativamente el cuerpo del equipo para cada copa, y ver hasta dónde le alcanza, aunque claro, bien dice aquel refrán inspirado en la cita bíblica del evangelio de Lucas (16:13), “nadie puede servir a dos señores, porque con alguno queda mal”.

VAVEL Logo
CHAT