1 - 0 C. Giménez min 32', 1 - 1 D. López min 62', 2 - 1 C. Giménez min 78' y 2 - 2 P. Barrera al min 107'
El Huracán se vistió de azul y oro
El "Huracán" se vistió de azul y oro (Foto / Agencias)

El Huracán se vistió de azul y oro

Los Pumas de la UNAM consiguieron su sexto título de la mano de un inspirado Pablo Barrera.

Mario_GA
Mario Gómez Aguilar

Sin duda, la noche importante de los Pumas de la UNAM en territorio hidalguense se dio el domingo 31 de mayo del 2009. Fue este día en el que los felinos consiguieron su sexto título de primera división, ante un estadio repleto y con su fiel afición acompañándolos como siempre, a tal punto de que lograron desaparecer a la afición local con sus cantos, gritos y apoyo hacia los del pedregal.

En el partido de ida el resultado fue 1-0 a favor de los locales con una anotación de Dante López. A esta serie llegaban los dos mejores equipos del certamen, los Tuzos llegaban como líderes del torneo, mientras que los Pumas llegaban terceros en la tabla.

En las afueras del estadio se manifestaron amabas aficiones, por una parte los aficionados locales acostumbrados a los recientes éxitos del equipo tenían confianza en su escuadra, poniendo sus esperanzas en jugadores como Calero, Caballero y en el "Chaco" Giménez

La aficion Tuza se hizo presente en la final (Foto / Agencias)

Por su parte, los aficionados felinos llegaban ilusionados tras el resultado obtenido en CU, y en grandes cantidades se hicieron presentes en el estadio Hidalgo.

El partido se desarrolló bajo una lluvia que comenzó a cesar conforme se acercaba el comienzo del juego, pareciera que el escenario se estaba preparando para una tarde memorable. El himno nacional se escuchó en todo el estadio, y fue así como el juego dio comienzo. Lo cual también estallo el duelo en las tribunas, el cual sin lugar a dudas tuvo a los Pumas como ganador indiscutido.

El himno nacional se hizo presente (Foto / Agencias)

El partido arrancó como debe ser una final, llena de emociones y una gran demostración de fútbol por parte de ambos equipos. Pero fue el Pachuca el que tomo las riendas del partido y empujo a los visitantes hacia su propio marco. En una jugada que parecía pasar desapercibida, Efraín Juárez empujó al panameño Blas Pérez en el área y el árbitro del encuentro decretó el penal a favor de los locales. El ambiente en el estadio dio un vuelco importante, y fue el ídolo del momento, el "Chaco" Giménez cobró el penal de manera perfecta para hacer estallar a los aficionados locales tras el empate de la escuadra local.

Giménez celebra el gol de los tuzos (Foto / Agencias)

El partido siguió con la misma tónica, pero poco a poco los dirigidos por Ricardo Ferretti fueron equilibrando el campo y fue así como termino  el primer tiempo, con unos tuzos motivados y unos pumas heridos.

Pachuca gozaba de algarabia (Foto / Agencias)

El segundo tiempo fue el revulsivo que necesitaban los de la UNAM, y apenas empezando el segundo tiempo Palencia recupero un balón que parecía perdido, mando un centro que llego a Dante, pero Marco Pérez llego primero y rebano el balón. El paraguayo no perdió de vista el balón y de media vuelta incrusto el esférico en el fondo de las redes pachuqueñas para volver a darle la ventaja a los Pumas. Lo cual, como es de imaginarse hizo que la afición universitaria gritara de júbilo. El titulo estaba cerca.

Los Pumas celebraron el empate global (Foto / Agencias)

 El partido transcurrió con un ritmo de locura, con llegadas en ambos lados, pero ninguno pudo hacerse daño. Cuando se acercaba el ocaso del encuentro, Palencia cometió una falta en las afueras del área que cobró Giménez para conseguir el empate global. Esto con un poco de colaboración de Bernal.

Giménez anotó el segundo de la tarde (Foto / Agencias)

El ambiente se tornó tenso, el estadio parecía esperar una chispa que encendiera el ambiente y que así comenzara la algarabía de alguno de los bandos. Pero al minuto 89´ sucedió algo que cambiaría el destino del partido, ya que Muñoz Mustafá fue expulsado tras una entrada sobre el argentino Martín Bravo. Este fue un golpe devastador para los locales que con 3o´min más de juego tendrían que enfrentarlos con solo 10 hombres.

Y fue justo al inicio del primer tiempo cuando los Pumas estuvieron cerca de la victoria. Martín Bravo esquivó jugadores y dejo el balón para Dante que tras un rebote y con la portería libre no pudo empujar el balón. Sin embargo, pocos minutos duró la felicidad para los locales ya que Barrera que ingresó como recambio eludió a dos rivales a gran velocidad y sacó un disparo raso que Calero no pudo controlar e incluso incrustó en su propio marco. El estadio estalló, los Pumas estaban a segundos de coronarse por sexta vez.

Todo el plantel felino celebró el gol del campeonato (Foto / Agencias)

Los minutos finales transcurrieron con una extraña sensación de peligro, y en la última jugada del encuentro los Tuzos pudieron empatar tras un cabezazo de Paul Aguilar. Bernal realizo su saque, la afición tuza sufría de impotencia mientras que los seguidores felinos saltando de alegría. El árbitro pitó el final, la proeza se había conseguido, y el hidalgo se teñía de azul y oro. Pumas se adueñó del estadio y los millones de aficionados felinos en todo el país estremecieron al país al grito de un goya.

Los Pumas conquistaron su sexto titulo liguero (Foto:Agencias)
VAVEL Logo
CHAT