¿A qué va México a Copa América?

Es el torneo de selecciones más antiguo del planeta; junto a la Eurocopa, es el certamen regional más relevante del futbol; Lionel Messi, Sergio Agüero, Neymar, Edinson Cavani, Arturo Vidal y Alexis Sánchez son parte de la 'realeza' futbolística que se dejan el alma en cada pelota, porque saben lo que la Copa América significa. Pero existe una pregunta que asalta la mente: ¿acaso los directivos y el futbol mexicano en general tienen dimensión de lo que esta competencia representa?

La pregunta es válida, especialmente tomando como punto las últimas dos ediciones, porque todo apunta a que se ha desdeñado la posibilidad de competir de tú a tú con los máximos representantes del Continente, dando por sentado que siempre estaremos ahí cada cuatro años, sin importar que en 2011 y 2015 la Selección Mexicana no haya ganado un sólo partido, que apenas se sumen 2 puntos de 18... y ya no hablemos de avanzar a la siguiente ronda, porque pareciera que ubicarte entre los 8 -de 12- que siguen con vida es 'misión imposible'.

Hace 22 años, México recibió la invitación de la CONMEBOL para foguearse en el Cono Sur. Fue Ecuador 1993 la justa que marcó el debut del 'Tricolor' con la que, probablemente, sea la mejor representación nacional en la historia que haya pisado Sudamérica. Dirigidos por Miguel Mejía Barón, los Hugo Sánchez, Jorge Campos, Claudio Suárez, Alberto García Aspe y Luis Roberto Alves 'Zague' pusieron a nuestro país en el mapa futbolístico llegando a la Gran Final de la competición, en la que solamente Gabriel Batistuta pudo privarle a los verdes de poder levantar el cetro como reyes del continente.

Otro subcampeonato llegó en 2001, en Colombia, en donde los dirigidos por Javier Aguirre también acariciaron la gloria. En Bolivia 1997, Paraguay 1999 y Venezuela 2007, 'El Tri' terminó en tercer lugar.

El balance era magnífico, jamás México había quedado eliminado en la fase de grupos; parecía que el balompié azteca entendía la importancia de rozarse con potencias como Brasil y Argentina. Sin embargo, llegó el 2011 y, con él, una de las actuaciones más patéticas de las que se tenga memoria: tres partidos, tres derrotas y un sólo gol anotado, así fue como Luis Fernando Tena y sus muchachos hicieron historia 'de la mala' en Copa América.

Reza una frase que "aquel que no aprende de sus errores está condenado a repetirlos", y eso fue lo que ocurrió al llegar a suelo andino. Intentando dar el beneficio de la duda a quienes deciden en el futbol nacional, se esperaba que entendieran que en este país no existe la calidad de futbolistas para conformar dos representativos nacionales. ¡Vaya! Si potencias como Italia, Holanda, Inglaterra o Brasil difícilmente cuentan con los activos necesarios para armar dos cuadros; pero la cita en Chile 2015 comenzó y lo que hace cuatro años fue una señal de alerta, optó por ser ignorada y se decidió -por prepotencia, mala planeación o indiferencia- acudir con un 'equipo B' a América del Sur. El resultado: un nuevo fracaso.

Empate en la presentación ante la selección más limitada de CONMEBOL como lo es Bolivia, una bocanada de aire ante 'La Roja' con un 3-3 que dejó algunas sensaciones positivas, aunque la igualada se logró más por fallas del rival y del cuerpo arbitral que por méritos propios.

El pase a Cuartos se jugaba contra Ecuador, ese combinado ante el que se juega cada medio año en Estados Unidos para cumplir con el requisito de los partidos irrelevantes para nuestros compatriotas que viven al otro lado del Río Bravo, ese equipo ante el que jamás se había sucumbido en este torneo. ¿Qué pasó? Se perdió 2-1 y, una vez más, se consumó una actuación indigna en Copa América.

El poco o mucho prestigio que el futbol mexicano se había ganado en aquel lugar del planeta con el paso de los años, con base a los resultados dados a lo largo de las ediciones, está siendo destrozado. Lo que Ramón Ramírez comenzó a labrar con aquel gol bajo un diluvio hace 22 años en el Olímpico de Quito para asegurar el pase a la Gran Final; aquel liderato de goleo de Luis Hernández en 1997 que ayudó a subir al podio sudamericano; la noche soñada de Nery Castillo ante Brasil en suelo venezolano hace 8 años... todo eso parece irse directo al abismo gracias a la incompetencia e ineptitud de futbolistas, entrenadores y directivos que parecen no comprender lo que la Copa América es y seguirá siendo.

El primer fracaso en la era de Miguel Herrera como director técnico de la Selección Mexicana de Futbol ha llegado. Como suele ser con 'El Piojo', el culpable siempre toma la forma de un árbitro, un equipo rival o un césped, pero la falla estará jamás está en él ni en la carencia de recursos exhibidos en la época reciente.

Ya va siendo momento de dejar de lado los comerciales, los programas de televisión y los tuits con tintes políticos para ponerse a trabajar en lo que le concierne: la cancha, porque México ha pasado una nueva vergüenza a nivel continental y eso es culpa de los que portan el escudo, ya sea en la playera o en el traje.

VAVEL Logo