Como el 'Cuau', ninguno
(Foto: Rodrigo Peña | VAVEL)

En la tierra de los grandes, si, de los grandes espacios en los que se pueden hacer actos delictivos o por lo menos así lo conocen las malas lenguas, llegó al mundo un hombre que no tendría carisma, guapura o una posición económica elevada, pero eso sí, una mentalidad que pocas veces se ve en nuestro barrio, en nuestra zona y en nuestro país, cuirosamente con él aprendimos que la manera de pensar tiene mucho más valor que todo lo anterior mencionado.

Desde pequeño sabía que en su natal Tepito haría de las suyas: la picardía, el uso del lenguaje “barroco” y la gran capacidad con los pies para meter el balón o mandárselo a un compañero para quedar en las redes serían habilidades que la tierra y las piedras tendrían el honor de conocer.

Pasó el tiempo, todo cambiaba menos su amor por el fútbol y ni que decir por los colores azulcremas. Cada quince días, Doña Hortensia Bravo lo llevaba a ver desde las altas gradas al Club América con la fiel ilusión de que algún día pisaría la cancha del Coloso de Santa Úrsula.    

Durante su pubertad con la experiencia nata del barrio, hizo la prueba para entrar a Coapa, sin embargo, no se quedó por lo que más de uno pensaría que su camino seria en la liga Golden de Tepito.

Un domingo mañanero y llanero, un jorobadito le había anotado cuatro goles al Madero Tepito por lo que todo mundo se asombró del talento que ya tenía y que no le daban chance explotar.

Un hombre llamado Ángel González pero conocido como 'Coca' lo llevó de nueva cuenta al lugar donde no había sido aceptado, su picardía, su valentía de ir por todas y sin miedo a perder lo aceptaron en el nido de Leo Bennhacker.

El resto lo fue construyendo desde piso su primera pelota oficialmente en León por ahí de 1992 y desde entonces los números, los cánticos, las imágenes, los recuerdos, las memorias, los reconocimientos comenzaron a construir más que un hombre, una leyenda.

Directo, contundente, sin pelos en la lengua, 'Temo' ha demostrado que se puede cambiar la manera de pensar desde el momento que uno cree que puede hacerlo, sin importar clase social o manera de hacerlo.

Nació en Coapa, mejoró con los Rayos del Necaxa, volvió al América y en su mejor momento aprovechó la oportunidad para estar en su corta estadía tierras ibéricas con el Valladolid dónde el mejor recuerdo que se le tiene es el gol de tiro libre que le hizo al Real Madrid con Iker Casillas como portero titular y que le costó a muchos jugadores la apuesta, pues ellos creían que perderían el juego, y ese tanto lo empató. 

Una fuerte lesión ante Trinidad y Tobago de Encil Elcock en el Estadio Azteca que te retiró temporalmente, regresaste a salvar el barco de la selección que se hundía en aquella tarde de Kingston en el lejano 2001. Genio olvidado en la Era Lavolpe pero que regresó a salvar el barco de nueva cuenta con Javier Aguirre en 2009 y anotar su gol ante Francia en el Mundial de Sudáfrica 2010.

El americanismo lo tiene como hijo prodigo por devolverle el orgullo y el protagonismo en cada descaro que hacía, tuvo la portunidad de disfrutar las mieles de un título en el Apertura 2005 y un subcampeonato en su despedida del nido en el Clausura 2007, en Veracruz lo llevan en el recuerdo cuando aquellas tardes del puerto les regalaba magia con esos Tiburones superlíderes, junto con Kléber Boas y Christián Giménez. Quizo aventurarse a los Estados Unidos e hizo de las tuyas con el Chicago Fire, regresó con los Tiburones y su estadia en el Ascenso MX la disfrutó con Dorados y con la Copa MX, Irapuato y por último con los Lobos Buap antes de dar sus últimas jugadas en el Puebla F.C.

Cómo olvidar tus jugadas de fantasía, la 'cuauteminha' aplicada a los coreanos, la siempre auxiliar 'jorobiña' y hasta con tu trasero mandabas pases efectivos para que fuesen gol, la victoria contra Brasil en la Confederaciones, la tijera contra Bélgica o tu forma de tirar penales. Cómo olvidar tus peleas ante el Sao Caetano, o con el Guadalajara. Todos sabremos el enorme significado de saludar a las madres en el campo como la forma enérgica de mostrar el amor por la camiseta.

Qué mejor manera de retirarse para un deportista que con un título, le ganaste a tu archirrival de toda la vida, el Deportivo Guadalajara y le diste una alegría al Puebla que no vivía desde 1990.

Cuauhtémoc Blanco, como tú no habrá dos, gracias por 23 años de tantas alegrías con las múltiples camisetas que portaste, tengo fe de que volverás a Coapa y demostrarás que en México sólo es cuestión de cambiar el chip por que el talento sí lo hay, porque no importa del lugar que vengas, si no a dónde vas. 'Temo', empezaste en el barrio y estarás en los cielos por el legado que has dejado.

Datos: 

Segundo máximo goleador del Club América con 152 goles

Tercer máximo goleador en la Selección Mexicana de fútbol con 38 goles

Vigésimosegundo máximo goleador de la Liga MX con 147 goles

VAVEL Logo