La fuerza del norte

La MLS le golpea la mesa la la Liga MX. Solamente hay dos equipos grandes en México y la región.

La fuerza del norte
(Foto: Récord)

Y no me refiero precisamente a los equipos regios o al de Tijuana, simplemente a los que pusieron el pecho a las balas y no tienen pretextos para salir adelante. Los equipos de la Major League Soccer (MLS) han puesto un manotazo en la mesa sobre el último campeón mexicano y a la escuadra que llegó ahí por azares del destino.

Es cierto que tienen buenos jugadores internacionales y que han repatriado muchos como Clint Dempsey y Michael Bradley, pero la Liga MX siempre ha visto hacia abajo una liga que va creciendo, al menos comercialmente y tras un partido de liga en su competencia, pudieron echar al conjunto que casi duplica su nómina.

No obstante, hay equipos que tienen historia y jerarquía en la región para no dejarse ganar nada más porque sí. A quienes sí les alcanza el tiempo para darle la vuelta a los marcadores o, en su caso, establecer condiciones desde el inicio. No hay equipos chicos, por lo que el exceso de confianza es el principal motivo de las fallas en las escuadras.

Hasta la ronda anterior, todo era ilusión y esperanza para que exista una final “mexicana” en la Concachampions. Excepto Xolos, parecía todo controlado en los partidos de vuelta para al menos tener tres de cuatro candidatos al Mundial del Clubes. Hoy solamente quedan dos.

Un equipo que no da nada en la Liga local pudo remontar un marcador en contra. Chivas sacó el peso de su playera y no se dejó apantallar por los jugadores de enfrente, hizo lo suyo y mantiene la luz de un Clásico a nivel internacional.

Por su parte, América la tuvo más fácil que el resto de los clubes mexicanos, sin embargo tuvieron que ir a Panamá para refrendar la supremacía y ahora tendrá que medirse ante Toronto, campeón actual de la MLS y que echó a Tigres, para asegurar su boleto a la final.

Con este torneo y la firma de la alianza entre MLS y Liga MX para llevar a cabo partidos de Campeones Cup, lo más probable es que suba el futbol de la región, o que las instituciones mexicanas sigan menospreciando a la MLS hasta que les dé un susto en general.

Préndela así, de volea.