¿Qué le pasa a Pumas?

La escuadra auriazul se ha estancado en su forma de juego y ha dejado de ser protagonista, tanto en la LigaMX como en la CopaMX.

¿Qué le pasa a Pumas?
Foto: La afición

Este semestre ha sido de contrastes para Pumas. En las primeras cinco jornadas, los felinos se perfilaban como la escuadra que dominaría el Clausura 2018, pero drásticamente cayeron en una crisis. En la liga entraron en un bache que parece interminable, y en la Copa, su participación ha terminado pues Necaxa ganó dos goles a uno en el Estadio Olímpico.

De la jornada uno a la seis, los auriazules consiguieron 14 de los 15 puntos que tienen; en ese lapso, ganaron cuatro encuentros y empataron dos. Además, anotaron 10 goles y recibieron sólo cinco. Sin embargo, en los cinco partidos restantes, todo cambió: no han ganado ningún partido, sólo se empató uno y perdieron cuatro encuentros. En cuanto a las anotaciones, solamente han anotado tres veces y han recibido 11 tantos.

El plantel felino es bueno, pero corto. El once inicial con el que cuenta David Patiño le compite a cualquier otro en la liga; sin embargo, cuando se trata de recambios, o variantes, las opciones son pocas.

En la portería, a diferencia del torneo pasado, Alfredo Saldívar se ve más sólido, más seguro. La participación en los goles que ha recibido Pumas es casi nula.  Parece que el problema deriva en las otras líneas de los felinos. En un principio, Arribas y compañía se consideraba ser la solución; pero en los últimos partidos se han cometido errores caros. Sólo para ejemplificar, está el encuentro contra Xolos y contra Toluca en los que hubo distracciones que valieron goles y puntos.

El medio campo, liderado por Marcelo Díaz, pues ha jugado el 100 por ciento de los minutos, parece desarticularse de la ofensiva puma. Al principio del torneo, la fórmula del pelotazo a Nicolás Castillo había desaparecido. Con Barrera y Alustiza en el campo, el chileno había encontrado a los cómplices perfectos para hacer daño a los rivales. Sin embargo, como se habló anteriormente, cuando estos hombres no juegan juntos, la productividad disminuye.

Todavía no es tarde para que la escuadra felina logre algo importante. Ya demostraron que es posible ganar y gusta, sólo deben recordar cómo lo hicieron en el principio de la temporada.