14 de Abril día internacional de Calero, digo del Portero

La posición más ingrata en el Futbol sin duda es la del arquero, puedes tener una tarde gloriosa sacando a diestra y siniestra balones, pero un error y la gente olvida todo. Estar bajo los tres palos no es para cualquiera, por eso tal vez el portero designado es el gordito del grupo, pocos con sangre necesaria para tener los guantes, pocos como Miguel Calero “El cóndor” colombiano.

14 de Abril día internacional de Calero, digo del Portero
Fotografía cortesía de DC United Photography.

El cuatro de noviembre del 2012, quedó marcado en la historia del fútbol mexicano. Fue el día que hace poco más de cinco años, Miguel Calero, histórico arquero de los Tuzos del Pachuca, perdió la vida a los 41 años de edad por trombosis, enfermedad que lo obligó a retirarse un año antes, y de la cual se quejó por muchos años.

Miguel Calero nació hace 41 años en Ginebra, Valle del Cauca. Su carrera de 22 años en el profesionalismo se inició desde muy temprana edad, cuando se vinculó a las filas de las divisiones menores del Deportivo Cali de su natal Colombia. Sin embargo, debido a las pocas posibilidades de subir al equipo grande, buscó otros horizontes y a los 16 años hizo parte de la plantilla del desaparecido Sporting de Barranquilla. 

En el club de la Arenosa debutó oficialmente el 18 de abril de 1990, allí obtendría el apodo que lo acompañaría por el resto de su carrera, uno de tantos, el 'Show'. El mote se lo ganó gracias al 1,90 de estatura y a un físico envidiable para cualquier guardameta y más que todo por su estilo debajo de los cuatro palos que contenía un sinfín de voladas, sin importar la peligrosidad de los disparos. 

De ahí en adelante empezó el recorrido de Calero por las canchas colombianas, su retorno al deportivo Cali lo catapultó a la selección que participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona en el lejano 1992 comiendo banca. Algo a lo que se acostumbró durante toda su carrera en la selección,  a pesar de ser un indiscutible en su club, Calero hizo parte de una generación de grandes arqueros como Eduardo Niño, René Higuita, Óscar Córdoba y Farid Mondragón; hasta 1999 en la copa América donde por fin fue titular,
en ese torneo tuvo uno de los partidos más recordados con la selección en el que atajó dos penales al argentino Martín Palermo. 

Para el año 2000, la proyección de Calero a nivel internacional fue evidente y para el Atlético Nacional fue imposible retenerlo por lo que fue vendido al Pachuca, con los 'tuzos', acumuló 394 partidos jugados en ocho años de permanencia, en los que obtuvo tres ligas (2003, 2006 y 2007) y un campeonato de invierno en el 2001. En el ese mismo año también obtuvo el título de la Copa América con la selección Colombia, aunque sólo participó como titular en uno de los encuentros debido al buen momento por el que pasaba Óscar Córdoba. 

Con el Pachuca a nivel internacional se hizo con los trofeos de la Copa de Campeones de la Concacaf en el 2002, 2007 y 2008, la Copa Sudamericana en el 2006 (siendo la primera vez en que un equipo no suramericano obtenía un título continental), y la Concacaf Liga Campeones en el 2010. 

Sin embargo, en septiembre del 2007 tuvo su primer percance en materia de salud cuando sufrió una trombosis venosa en su brazo izquierdo debido a una antigua operación. La recuperación de dicha intervención lo mantuvo alejado de las canchas cerca de seis meses. 

Años más tarde se refirió a ese momento como "el partido más importante de su vida". "Pude sobreponerme a una trombosis, pude superar una infección ósea y a una infección en la articulación del codo izquierdo; esos tres partidos fueron los más importantes de mi vida, los jugué y afortunadamente los gané". 

Luego de su recuperación Calero hizo parte de la selección Colombia que participó en Copa América del mismo año, pero debido a la pésima actuación del equipo Calero anunció su retiro del combinado nacional con el que disputó 72 partidos 48 de ellos como titular. 

Al año siguiente anunció su retiro del fútbol profesional, decisión que dejó con la boca abierta a todos al retirarse definitivamente de la actividad profesional el 22 de octubre del 2011. Luego de esto se convirtió en preparador de arqueros del Pachuca. 

Sumando todos sus partidos disputados tanto en Colombia como en México Calero sumó 937 encuentros con los equipos Sporting (1987-1992), Deportivo Cali (1992-1997), Atlético Nacional (1998-2000) y el Pachuca de México (2000 - 2011). Durante su carrera anotó tres goles: uno al Pereira en 1995, al Medellín en 1997; ambos jugando para el Cali, y el tercero fue con el Pachuca en el 2002. 

Desde el pasado 26 de noviembre Calero se encontraba hospitalizado luego de sufrir una trombosis cerebral que lo mantuvo luchando por su vida más de ocho días hasta su deceso este 4 de diciembre

Atrás quedaron los sueños que manifestó el día de su retiro cuando habló de un posible retorno a Colombia para trabajar con Nacional, Cali o la selección Colombia. Ese mismo día pronunció unas palabras casi proféticas: "Llegué tuzo, crecí tuzo, me voy tuzo y seguramente moriré tuzo". "Ha llegado el momento de decir adiós, todo lo que hice, lo hice pensando en Pachuca, me voy feliz. Aquí construí una gran familia; si volviera a nacer, me llamaría Miguel Calero, sería portero y defendería los colores del Pachuca". 

Sin duda un cafetalero que adoraba comer pastes, que ganó montones de títulos pero que se le recuerda más por haberse ganado a los Hidalguenses y el respeto de todo un país, una leyenda que sin duda será recordado por generaciones y generaciones de mexicanos que recordarán aquel portero con gorra que era extraordinario portero pero mejor persona.