El emperador siempre estuvo desnudo

Osorio se va como los demás técnicos que estuvieron antes que él. ¿Porqué nadie vio lo que no funcionaba desde antes?

El emperador siempre estuvo desnudo
Osorio se irá con más fama que gloria. (Foto: Imago7)

El gran cuento de "El traje nuevo del emperador" de Hans Christian Andersen puede darle una buena lección a este proceso que, al parecer, está terminando en la Selección Mexicana. "El emperador está desnudo" decían los niños del relato, pero el gobernante terminó el desfile con el único orgullo que le quedaba: su prestigio. Mientras tanto, los pícaros se llevaban los cofres de oro y gozosos de haber engañado al pueblo y dejando a los pobladores como tontos por no contradecir sus palabras y los 'hilos invisibles'.

Juan Carlos Osorio tiene una lengua de oro, que puede hipnotizar al más obtuso y hacer creer que puede cambiar lo que parece estar mal. Pero cuando los números no te cuadran y te trajeron para 'mejorar' actuaciones pasadas y darle otro estilo a México, entendemos que el saldo para nada es a favor.

Lo que si pudo crear el colombiano en esta etapa es su propio prestigio. Llego a crear una nueva forma de 'hablar de fútbol' con los expertos y llenar el ojo a una federación que nunca pudo tragarse su ego cuando el momento se veía más oscuro (Si señores, ese 7-0 ante Chile). Ahora tiene más ofertas en la bolsa y el cuidado de los medios de su país, quienes creen que acá lo 'criticamos y ofendimos demasiado'. ¿Quién puede ganar más que eso sin tener un título en toda su etapa como seleccionador?

La posición de nuestra selección empeoró dos lugares en Rusia 2018. El déficit de goles es mayor que en mundiales pasados y se tuvieron el mismo número de derrotas que en Alemania 2006... Con un proceso muy similar a cargo de Ricardo Antonio La Volpe. Si nos apresuramos en los procesos, la culpa se carga a esa posibilidad y si lo tomamos con calma, hay algo que tampoco cuadra y todo se va al caño en el cuarto partido.

Osorio puso cosas interesantes en la mesa, pero se contradecía en los peores momento. Cuando el análisis era meticuloso, más se fallaba en los resultados. Cuando la esperanza estaba más baja, teníamos resultados decorosos. Rotaciones y falta de un estilo concreto no dejan más que filosofías que se las lleva el viento. Kant, Hegel y Nietzche murieron hace mucho tiempo como para seguir analizando si el balón puede ser más esférico.

La Selección Mexicana, al igual que el 'Emperador', siempre estuvo desnuda. Parecía que los 'hilos invisibles' se harían reales por un momento, pero fue justo lo contrario. Pero hay que entender profundamente la idiosincrasia mexicana para saltar la barrera mental. Es muy fácil decir que 'hacen falta jugadores en equipos más importantes', mientras que Rusia o Suecia, con pocos elementos en esas grandes ligas, se quedaron una semana más en la competición más importante de este deporte.