Simplemente, acostumbrándose a ganar

El Atlético de San Luis cosechó un nuevo triunfo, vencieron a los Venados de Mérida en la jornada tres del Ascenso MX.

Simplemente, acostumbrándose a ganar
Foto: Venados FC
Atlético de San Luis
1 0
Venados
Atlético de San Luis : Felipe Rodríguez, Matías Catalán, Pedro Álvarez, Unai Bilbao, Enrique López, Marcos Astina, Jorge Sánchez, Noe Maya, Fernando Madrigal, Nicolás Ibáñez e Ían González.
Venados: Armando Navarrete, Alejandro Berber, Braian Molina, José Robles, Gabriel Báez, Aldo Polo, Valkenedy da Silva, Leandro Navarro, Franco Faría, Víctor Guajardo y Víctor Lojero.
ÁRBITRO: Mario Vargas Mata (central), Marco Antonio Bisguerra Mendiola y Daniel Sánchez Huerta (abanderados) y Daniel Chávez Léon (asistente).

El Atlético de San Luis recibió en la jornada tres del Ascenso MX a los Venados de Mérida, los potosinos sabían que la encomienda era cosechar un nuevo triunfo, mientras que los de Mérida tenían la necesidad de sumar ante los ojos de diez mil doscientos cuarenta y cinco aficionados presentes en el Alfonso Lastras.

Los primeros veinte minutos del partido fueron sin emociones pero dominado más el balón por los dirigidos por Alfonso Sosa, intentando los de Venados robar alguna pelota que les permitiera acercarse.

Fue hasta el veinticinco cuando Ian González remató solo frente a Navarrete, jugada en la que de último momento el arquero alcanzó a desviar con el pie, evitando la caída de su marco.

Cuatro minutos después, fue el turno de Nicolás Ibáñez, quien luego de un tiro de esquina no alcanzó a definir se cabeza, por lo que el balón quedó a escasos centímetros de incrustrarse en la meta visitante.

Al treinta y cuatro fue de nuevo el Atlético de San Luis el encargado de llegar al fondo de la cancha, una vez más Nicolás Ibáñez tuvo para definir la primera de la noche, estrellando su remate de cabeza en el poste de la meta de Mérida.

El cronómetro marcó cuarenta y cuatro cuando a lo lejos Astina sacó un potente disparo a lo lejos que pasó muy cerca de la meta de los de Mérida, mientras que ya para finalizar la primera parte, Madrigal llegó con fuerza y mandó la pelota apenas arriba de la cabaña visitante para así irse al descanso. 

Inició la parte complementaria y los de potosinos salieron con la idea de aumentar el ataque, dedicándose los primeros quince minutos a llegar una y otra vez pero sin poder abrir el marcador, siendo después el turno de Jorge Sánchez para abrir el marcador muy a la distancia, pasando la esférica apenas unos centímetros por un lado de la cabaña de Navarrete.

Fue hasta el sesenta y siete cuando Ibáñez entró al área y recibió falta para que el nazareno decretara la pena máxima, siendo el mismo Nicolás Ibáñez el encargado de cobrar y anotar el penal al sesenta y nueve, abriendo así el marcador de la noche.

Los dirigidos por Marioni comenzaron a desesperarse y al setenta y siete, Jesús Arellano cometió una fuerte falta sobre Jorge Sánchez, quien quedó tendido en el pasto y los de Venados se quedaron con uno menos en el campo.

La desesperación no cedió y en el ochenta y dos, Mario Abrante recibió una patada en el rostro, misma que ya no fue sancionada.

Se cumplió el tiempo reglamentario y el árbitro decidió agregar cuatro más, mismo al que volvió a añadir otro por el tiempo perdido, decretando el triunfo potosino, con lo que los pupilos de Alfonso Sosa se colocan como líderes momentáneos.