El día que el Diablo vivió el infierno azulcrema

Parecía un domingo normal de Liga Mexicana, la jornada 6 estaba por finalizar y como último festín se jugaría un partido con dos equipos históricos de la competencia, América vs Toluca. Un encuentro que para muchos quizás no sea un clásico, pero sin duda cuando chocan estos dos trenes, el espectáculo en el terreno de juego es seguro.

El día que el Diablo vivió el infierno azulcrema
Salvador Cabañas disfruto el baile azulcrema, fue la última vez que jugaría contra el Toluca.

El domingo 30 de agosto del 2009 será un día que no olvidaran los aficionados de los diablos rojos del Toluca, así como también los aficionados azulcremas que se dieron cita a las 16:00 horas en el estadio azteca. 

Para este partido, América llegaba con 10 puntos de 15 posibles, mientras el conjunto escarlata, con 12, por lo que este partido decidiría quién se quedaba con la parte más alta de la tabla general. 

En cuanto a duelos directos, las Águilas venían de 6 duelos directos sin poder vencer al Toluca, producto de 3 empates y 3 derrotas. Algo que provoco un hambre insaciable por querer devorarse desde el primer minuto a los dirigidos por José Manuel de la Torre. 

El partido

Las Águilas se levantaron con el pie derecho, era un equipo irreconocible, parecía que las dudas que había dejado en sus primeros 5 encuentros ante rivales de media tabla pasarían a un lado. 

Toluca, mientras tanto, fue un equipo que no apareció en los 90 minutos que se disputaron de partido, los resultados por goleada y con autoridad, mostrando un gran futbol en todas sus líneas ante Santos y Pumas, así como haberle ganado de visitante a los gallos blancos y meterle 4 goles a Chivas dirían que el favorito para llevarse este duelo, seria el cuadro mexiquense.

 El 'Chepo' no podia creer lo que estaba viviendo.

Pero quizás, estos momentos tan desiguales que vivía cada club, fueron factores para que, a la hora del partido, solo existiera un equipo.

América, no escatimo en llegadas, y puso orden de principio a fin, tanto que al minuto 2, el eterno mediocampista e ídolo de multitudes, Pável Pardo ya había movido el marcador. El “bebe” como lo apodaban, vio a un Hernán Cristante fuera de su área y saco un disparo de larga distancia que entró pegado al poste izquierdo de su meta, el Azteca grito gol muy temprano. 

Toluca, trataría de contrarrestar la cachetada que el conjunto de ‘Chucho’ Ramírez les dio con el gol de Pardo, pero los de Coapa, los asfixiaron hasta dejarlos noqueados.

El ‘paleta’ Esqueda, estaba en estado de gracia, y se hizo presente en el marcador, tan solo 19’ minutos después del primer gol el conjunto azulcrema agregaría otro tanto al electrónico por parte Enrique, a pase de un ‘Rolfi’ Montenegro que salió en su mejor versión, por si fuera poco, 5’ minutos más tarde, Montenegro le cedería una pelota clara de gol a Salvador Cabañas quién la metió y sepulto las ganas del diablo por querer regresar al partido. 

Al minuto 36’, los aficionados rojos, vieron más abultada la humillada, en esta ocasión por un autogol que el mediocampista Martín Romagnoli estamparía en su marco, tras una jugada del Chileno Jean Beausejour. 

Toluca no solo estaba siendo humillado, masacrado y borrado del partido, estaba sufriendo una de las peores derrotas en los primeros lapsos de toda su historia, pero las Águilas, no estaban bastas de lo pasaba, solo pensaban en seguir marcando goles, algo que Ángel Reyna tenia muy claro, y en la ultima jugada del primer tiempo armo una jugada que acabó en un centro preciso para que Salvador Cabañas volviera a festejar con los afortunados que se dieron cita en el recinto.

Ángel Reyna era fundamenta en el cuadro de 'Chucho' 

El segundo tiempo, las caras de los dos equipos parecían otras, mientras que América fue más mesurado, y las ganas de querer seguir aplastando disminuyeron, los Diablos Rojos lucharían por tratar de “disimular” un poco el resultado tan extenso, el premio al ímpetu choricero vendría hasta los 69’ minutos de tiempo corrido, cuando Héctor Mancilla, el referente de la delantera y campeón goleador, desvió un balón que Guillermo Ochoa no pudo controlar por la mala posición en la que se encontraba. 

El ADN toluqueño por años ha sido el no perder la fe y seguir luchando hasta el final, algo que el equipo del ‘Chepo’ tenia muy marcado, los Diablos, siguieron con la misma mecánica y minutos después un penal provocado por Martínez, el cual ejecutó Mancilla con perfección los acercaría ligeramente.

Pero los errores defensivos, volvieron a sepultar sus aspiraciones, algo que América no dejo pasar para matar el partido por completo. ‘Rolfi’ coronaria su gran tarde con un golazo de media cancha, y lo haría el jugador del partido.

El 7-2 final, vendría desde la banca, cuando un Andrés Chitiva que vivía sus últimos momentos de gloria dentro del fútbol profesional, marcaría después de deshacerse de su marca y sacar un fogonazo letal, el cuento había acabado. 

Antecendetes

Históricamente, los duelos entre azulcremas y escarlatas habían sido de muchos goles, y antes de este encuentro, el marcador más abultado entre estos dos clubes había sido en el 2003, cuando un Toluca comandado por Cardozo y compañía, humillaron a unas Águilas que ni las manos metieron, el marcador final seria 6-0, pero lo que se vivió hace ya 9 años, cambiaría las estadísticas de ambos clubes. Cardozo fue un verdugo de los azulcremas.

Tanto, Águilas como Diablos, ya habían vivido en carne propia lo que es meter y recibir 7 o más goles. En 1994 el América de Leo Beenhakker le marcó 8 a los Gallos Blancos, en su contraparte el Toluca en 1988 recibió una paliza de local ante la Jaiba Brava del Tampico madero por 7-2.

Actualmente no se ha podido repetir un resultado como tal, pero los partidos entre las dos instituciones han sido tan vibrantes como el que se vivió en aquella jornada 6 del Apertura 2009. 

En la fecha 15 del actual torneo se vivirá un capitulo más entre Águilas y Diablos, en el estadio Azteca, lugar donde hace 9 años los Diablos vivieron otro tipo de infierno, el infierno azulcrema.