Cruz Azul, finalista 

Cruz Azul, finalista 

La Máquina buscará su novena estrella el próximo domingo.

johan-corona
Johan Corona
Cruz AzulCorona; Aldrete, Lichnovsky, Aguilar, Domínguez; Marcone, Salas; Hernández (Madueña, min. 87), Alvarado (Baca, min. 75), Méndez; Caraglio (Cauteruccio, min. 81).
Rayados de MonterreyBarovero; Medina; Sánchez; Basanta; Montes (Madrigal, min. 64), Vangioni (Gallardo, min. 58); Pizarro (Pabón, min. 36), Ortiz, Rodríguez, Hurtado; Funes Mori.
MARCADOR1-0, min. 54,Caraglio.
ÁRBITROFernando Guerrero
INCIDENCIASPartido correspondiente a los cuartos de final de vuelta del Apertura 2018 entre Cruz Azul y Rayados de Monterrey ante aproximadamente 39 mil personas

Regresaron. Después de cinco años y medio, el conjunto celeste volverá a disputar una final de liga. Una nueva oportunidad para conseguir la ansiada novena estrella. Aquella que se ha negado desde hace 21 años.

En un partido complicado y cerrado ante Rayados de Monterrey, Cruz Azul venció por la mínima a su rival con anotación de Milton Caraglio y así avanzar a la final del torneo. El marcador global fue de 1-1, pero la posición en la tabla fue el factor que dio el pase a los cementeros.

Los dirigidos por Diego Alonso se defendieron adecuadamente. Los de Pedro Caixinha movieron el balón de un lado a otro pero no encontraron la forma de hacer daño al arco rival. Ligeros avisos pero nada que preocupe a la visita.

Rodolfo Pizarro tuvo que salir por una lesión. Y en la parte final del primer tiempo, Cruz Azul tuvo la oportunidad de haber buscado para abrir el marcador. Penal para los locales que Milton Caraglio mandó por arriba de la portería. 0-0 y solo un tiempo más por jugarse.

Con la intensidad y la idea de necesitar al menos una anotación, La Máquina siguió insistiendo. Y llegó el gol. Disparo de Aldrete que Barovero recargó pero dejó a la deriva. Caraglio tuvo su revancha y definición cruzado. Ante el desconcierto y la plenitud al festejar, apareció el VAR y así también el superlíder se fue adelante en el marcador.

Era el gol que necesitaban. Y fue el único del juego. Sin embargo, los alumnos de Caixinha supieron manejar el partido. Monterrey vio pasar el tiempo y no pudo anotar. Vio pasar el pase a la final.

Se acabó el partido y los cementeros se abrazaron, gritaron, corrieron y celebraron. Fue una fiesta. Una alegría que podría encontrar su punto más alto el próximo domingo en la final. 

VAVEL Logo