Se acabó la 'Maldición Herrera'
(Foto: Club Universidad)

Se acabó la 'Maldición Herrera'

Incluso con Nico Castillo enfrente, los universitarios sacaron el resultado en su casa y con un marco sin igual.

ivanruizt
JoséIván RuizTrejo
pumas-unamSaldívar, Jáquez, Quintana, Mozo, Domínguez, Escamilla, Iniestra, Barrera (Cabrera, min. 73), Malcorra (Arribas, min. 93), Mora (Rodríguez, min. 87) y González
club-americaMarchesín, Sánchez, Valdéz, Aguilera, Aguilar, Ibärguen, Rodríguez, Álvarez (Martín, min. 80), Ibarra, Martínez (Benedetti, min. 65) y Castillo.
INCIDENCIASPartido correspondiente a la Liga MX, celebrado en el Estadio Olímpico Universitario.

Los ingredientes estaban puestos para ser toda una bomba molotov, pero en realidad, el encuentro entre Pumas de la UNAM y las Águilas del América fue todo lo que se esperaba y sin incidentes. Los universitarios ganaron su primer encuentro frente a Miguel Herrera como técnico azulcrema y, además, volvían a ganarle al acérrimo rival después de cuatro largos años.

Los primeros treinta minutos de juego se pueden resumir en una palabra: nerviosismo. Primero por parte de los locales, quienes se veían mejor parados pero con poca efectividad en el último tercio del campo, porque, a pesar de que González y Mora hacían buenas combinaciones, todo quedaba en manos de Marchesin.

Los visitantes, quienes en un momento tuvieron oportunidades en contragolpe, eran bastante inoperantes en sus llegadas. El pelotazo fue lo que marcó estos minutos con un Castillo sin balones y un Renato Ibarra sin tanta profundidad como se esperaba. El empate estaba en el terreno de juego y en la tribuna también.

Pero el segundo tiempo fue distinto, incluso al iniciar. Al 47’ , Carlos González remata solo frente a Marchesin en un tiro de esquina y pone al frente a los auriazules. Empezaba así un momento glorioso entre afición y el equipo. Aunque los azulcremas no se quedarian tan cruzados de brazos. 

El gran problema que tuvieron los hombres de Herrera fue la claridad de su fútbol. Tanto que, a pesar de llegadas de sus nuevos refuerzos como Castillo o Benedetti, no pudieron hacerle daño a Saldivar. No había tiempo para más y por fin los del Pedregal pudieron tener una pequeña sensación de venganza, aunque faltaría estar en una situación similar a la de hace algunos meses para consumarlo mejor.

La 'Maldición Herrera' se acabó para los unamitas. Miguel pierde después de 14 partidos consecutivos sin perder puntos. Pero como en las primeras veces, siempre hay algo que aprender. Quizá una de esas lecciones sea que el morbo de tener a un jugador sin ritmo no sea tan buena idea como se pensaba desde un inicio. 

Para los de Marioni, es sin duda un respiro. El argentino no ha perdido desde que llegó al plantel y los votos de confianza se han renovado. Mas allá de las declaraciones dichas en los últimos días por diferentes actores, parece ser que el corazón de un equipo siempre saldrá adelante si se tiene un buen capitán en el barco. 

VAVEL Logo