El funesto torneo de Atlas en penúltimo lugar
Foto: José Acosta / VAVEL

El equipo de Atlas no camina y no parece encontrar el rumbo en el Clausura 2020. Los Rojinegros ya sufrieron un cambio de entrenador en el banquillo, Leandro Cufré dejó el cargo y Rafael Puente del Río entró al quite, pero pareciera que esa no era la solución, lo que agudiza aún más la situación del equipo. Actualmente los Zorros son penúltimos en la tabla general al tener sólo dos triunfos de siete encuentros disputados.

Los resultados de este plantel en el presente torneo partieron del factor anímico, es decir, el estado de ánimo del equipo actuó como protagonista para que el equipo a la postre tuviera un resultado favorable o adverso en la pizarra. Por lo que, se puede intuir que las situaciones negativas generadas en el juego, incidieron en gran medida al actuar del equipo, afectando posteriormente y teniendo como resultado una nula generación de jugadas, no tener conexión de pases o la escasa definición frente al marco.

En resumen, el trabajo mental para guardar calma, manejar ímpetu o no decaer en el transcurso del compromiso ha sido una losa pesada para los Zorros, misma que empezó con Cufré en este campeonato y que con Rafael Puente acrecentó, agravando la actualidad. El primer triunfo de Atlas en el torneo ante Cruz Azul surgió de un rebote que favoreció a Ignacio Jeraldino aunado a la expulsión de Orbelín Pineda.

Sin embargo, las carencias para generar fútbol comenzaron a ser notorias en el siguiente compromiso del equipo frente a Puebla, donde el gol en contra mermó a los entonces dirigidos por Leandro Cufré; la expulsión de Pablo González de los Camoteros sólo generó más desesperación en el actuar rojinegro. Por otra parte, los errores tanto defensivos como ofensivos golpearon anímicamente a los Zorros, de esta manera se concretó la segunda derrota del torneo, esta vez en casa de Tigres.

Aun así, Atlas logró derrotar en los últimos minutos a Tijuana ya sin el estratega argentino en el banquillo debido a su cese a media semana después de que el equipo fuese eliminado de la Copa MX en penales por Toluca. Omar Flores se hizo cargo del equipo durante dicho compromiso y supo sacar provecho de la superioridad numérica luego de que los fronterizos se quedaran con uno menos por la tarjeta roja a Aldo Cruz.

La llegada de Rafael Puente generó diversos comentarios entre la fanaticada atlista, y en sus palabras de presentación, el actual entrenador de los Zorros afirmó que el equipo jugaría acorde a la exigencia de la institución: "un juego valiente, agresivo, intenso, que nunca claudica y que si le toca morir, lo haga con la frente en alto". No obstante, en los tres juegos dirigidos por Puente del Río, el equipo ha quedado lejos de ser las palabras del estratega; la actuación vista de sus pupilos llega a ser gris y muere con más pena que gloria.

Su debut frente a Monarcas comenzó con el pie izquierdo; pese al gol en desventaja, los Rojinegros no cayeron en desánimo y lograron igualar las condiciones, empero, el penal fallado por Ignacio Jeraldino terminó por dictar mucho por lo que fue el resto del juego, donde Morelia sacó provecho para triunfar tres por uno. Dicha situación, aunque polémica, se volvería a repetir la semana siguiente, un gol anulado al equipo de Puente los golpeó en el ánimo, Atlas dejó de ser agresivo y propositivo y a la postre América se haría con la victoria de dos por cero.

Quizá la actuación más gris del equipo pudo verse la jornada anterior cuando cayeron en casa frente a Pachuca. El equipo apareció en el primer tiempo generando espacios, pero la imprecisión y el nulo remate a puerta sentenciaron al Atlas que se vino abajo con los dos goles de Franco Jara; la expulsión de Javier Abella finiquitó la condición de los Zorros, muriendo de nada y terminando el partido con las líneas defensivas replegadas en el fondo tratando de combatir los embates de los Tuzos.

El siguiente compromiso de los Rojinegros será en la Comarca Lagunera, visitarán el TSM para medirse ante Santos. Posteriormente se realizará una edición más del Clásico Tapatío. Con medio torneo próximo a acercarse, a Rafael Puente le queda mucho camino por construir, pero los resultados adversos parecieran que pronto están terminando con la paciencia hacia éste. Su futuro puede que dependa mucho de los dos siguientes juegos, pero sobre todo frente al Guadalajara.

VAVEL Logo