Chivas: una comparación entre los dos últimos títulos del Rebaño
Foto: Luis Aguirre | VAVEL

Hoy se cumplen tres años del último título obtenido por un equipo tapatío. El 28 de mayo de 2017, las Chivas Rayadas del Guadalajara se impusieron por global de 4 - 3 a los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León para proclamarse campeones del Torneo Clausura.

En esa final, Alan Pulido y Rodolfo Pizarro pusieron 2 - 0 por delante al Rebaño en su visita a San Nicolás de los Garza, pero los felinos consiguieron el empate gracias a dos goles de André-Pierre Gignac sobre el final del encuentro. No obstante, ya en Guadalajara, otro tanto de Pulido y uno más de José Juan Vázquez volvieron a adelantar a los locales. El descuento de Ismael Sosa no fue suficiente para evitar que las Chivas consiguieran su estrella número 12.

Aquel campeonato significó el final de una sequía de más de 10 años para el conjunto rojiblanco, pues su último título lo había obtenido en el Apertura 2006. En esa época, el Guadalajara era la base de la Selección Nacional, por lo que, a pesar de una no muy buena temporada regular, era natural que el equipo pudiera pelear por la gloria en Liguilla.

Es cierto que el fútbol ha evolucionado mucho en los últimos 10 años y que las comparaciones suelen ser injustas. Sin embargo, resulta interesante ver las diferencias y similitudes que hay en un equipo a lo largo de una década, y cómo sus componentes individuales se juntaron para formar un cuadro campeón en dos épocas diferentes. Las Chivas del Apertura 2006 y las del Clausura 2017 tuvieron detalles distintos pero suficientes para darles un par de campeonatos, y aquí nos dedicamos a analizarlos.

El entrenador

Cuando el Guadalajara quedó campeón del Apertura 2006, su banquillo contaba con la presencia de un entrenador novato pero bastante conocido en el fútbol mexicano y en el propio club: José Manuel de la Torre.

Antes de convertirse en director técnico, el 'Chepo' había debutado como futbolista en el Rebaño Sagrado en 1982, y defendió la camiseta del equipo durante ocho años en dos etapas distintas. De la Torre colgó los tacos en 1999, año a partir del cual comenzó a prepararse como auxiliar de varios entrenadores del máximo rival: el Club América.

Pero la gran oportunidad le llegó al 'Chepo' durante el Clausura 2006, cuando las Chivas lo contrataron para dirigir al primer equipo tras la destitución de Hans Westerhof. En su torneo de debut, el tapatío pudo conducir al equipo a la Liguilla y eliminar a los Jaguares de Chiapas, aunque terminó cayendo ante Pachuca en semifinales.

La entidad jalisciense decidió continuar con de la Torre para el siguiente ciclo, y su confianza terminó por rendir frutos. A pesar de su octava posición en la tabla, el Guadalajara superó todos sus obstáculos en Liguilla hasta coronarse frente al Toluca de Américo Gallego.

El 'Chepo' continuó con el club hasta el Apertura 2007, cuando fue despedido por falta de resultados. El entrenador volvió a dirigir a las Chivas en el Apertura 2014, pero no obtuvo buenos dividendos y volvió a ser destituido tras un año en el cargo.

José Manuel 'Chepo' de la Torre / Foto: Emmanuel Marez | VAVEL
José Manuel 'Chepo' de la Torre / Foto: Emmanuel Marez | VAVEL

Por otra parte, el equipo campeón del Clausura 2017 era dirigido por otro entrenador joven pero que ya se estaba convirtiendo en un nombre que llamaba la atención: Matías Almeyda.

Tras finalizar una gran carrera como futbolista, que incluso lo llevó a jugar en España e Italia, el 'Pelado' tomó las riendas del banquillo de River Plate en el peor momento de la historia del club. Almeyda llegó al equipo millonario con la misión de regresarlo a primera división, lo cual consiguió al proclamarse campeón de la Primera B Nacional en su temporada 2011 - 2012, tan sólo un año después de que River perdiera la categoría.

Después de salir de River Plate, el argentino pasó por Banfield, club con el que también obtuvo el campeonato de la Primera B, y llegó a Chivas durante el Apertura 2015 con el objetivo de sacar al equipo de la zona de descenso. Pocos meses después, el 4 de noviembre, Almeyda ganaría su primer título con el Guadalajara tras derrotar al León por marcador de 0 - 1 en la final de la Copa MX.

En julio del año siguiente, Matías continuaría entregando éxitos a la afición rojiblanca al derrotar a los Tiburones Rojos del Veracruz en la Supercopa MX 2015 - 2016. Después, en el Clausura 2017 y con el equipo más aliviado en el tema porcentual, el 'Pelado' volvió a ganar el torneo de Copa al derrotar por 3 - 1 a Monarcas Morelia en la final el día 19 de abril. Este nuevo título sólo era presagio de algo aun más grande.

Más tarde durante esa misma temporada, el equipo de Almeyda llegó a la final del torneo de Liga ante los Tigres de Ricardo Ferretti. Después de empatar a dos goles en Nuevo León, las Chivas ganaron el partido de vuelta en casa por marcador de 2 - 1, el día 28 de mayo. De esta manera, el Club Deportivo Guadalajara no sólo campeonaba en Liga después de más de 10 años, sino que se convertía en el primer ganador del 'doblete' desde que Necaxa lo hizo en la temporada 1994 - 1995.

El 25 de abril de 2018, las Chivas de Matías Almeyda obtuvieron la Liga de Campeones de la CONCACAF después de ganarle la final al Toronto FC en la tanda de penales. A pesar de todo su palmarés con la entidad tapatía, el 'Pelado' dejó el cargo en junio del mismo año debido a diferencias con la directiva.

Matías Almeyda / Foto: Fabián Meza | VAVEL
Matías Almeyda / Foto: Fabián Meza | VAVEL

La fase regular

El Apertura 2006 no fue una tarea fácil para el Guadalajara. El equipo del 'Chepo' de la Torre comenzó el certamen cayendo por 1 - 0 ante el Toluca, y no encontró regularidad durante el resto del campeonato. De hecho, la clasificación del Rebaño se dio hasta la última jornada de la temporada regular, cuando derrotaron por la mínima a los Jaguares en casa.

Con marca de siete partidos ganados, cinco empatados y cinco perdidos, las Chivas sumaron 26 puntos, mismos que las ubicaron en la tercera posición de su grupo y octava general. Estos números fueron suficientes para que los rojiblancos pudieran jugar el entonces acostumbrado repechaje.

Durante ese torneo, el punto fuerte del Guadalajara fue el ataque. Con un total de 27 tantos, las Chivas empataron con Cruz Azul, Toluca y Monterrey como la segunda mejor ofensiva del campeonato, siendo Pachuca el único equipo que consiguió más anotaciones (32). Además, con 10 dianas para el chiverío, Omar Bravo fue el subcampeón de goleo, tan sólo detrás de Bruno Marioni y sus 11 goles anotados como Diablo Rojo.

Los números no fueron muy diferentes en el Clausura 2017, aunque hay que decir que este equipo tuvo bastante más suerte en la clasificación final.

Matías Almeyda y sus pupilos arrancaron el segundo semestre del año derrotando por 2 - 1 a los Pumas en tierras tapatías. A lo largo del torneo, las Chivas no desplegaron un fútbol muy espectacular, pero sí efectivo para ir sumando puntos. De hecho, el conjunto rojiblanco incluso ocupó la primera posición de la tabla entre las jornadas 9 y 11.

En una fase regular bastante pareja y tras cosechar siete victorias, seis empates y cuatro derrotas, el Club Deportivo Guadalajara empató con Monterrey y Toluca en cantidad de puntos (27). Gracias a su diferencia de goles de +3, el equipo del 'Pelado' terminó el Clausura en el tercer puesto general, más que suficiente para clasificarse a los cuartos de final.

La Liguilla

Debido a lo ocurrido durante la primera fase de cada torneo, las Chivas afrontaron las eliminatorias de manera muy distinta en el Apertura 2006 y en el Clausura 2007. Mientras que en el primero tuvieron que remar contra corriente y cerrar todas las llaves fuera de casa, en el segundo pudieron sacar ventaja de su posición en la tabla.

Como ya se mencionó anteriormente, en el 2006 se tenía que jugar un repechaje previo a la Liguilla, ya que el campeonato mexicano se disputaba bajo un formato de tres grupos de seis equipos cada uno. Al finalizar tercero de su sector, el Rebaño Sagrado tuvo que disputar una fase previa contra el Veracruz, equipo al que superó sin problemas por global de 6 - 1.

En cuartos de final, el Guadalajara se enfrentó al mejor equipo del torneo: el Cruz Azul de Isaac Mizrahi. Para sorpresa de muchos, las Chivas Rayadas se llevaron la victoria en casa por 2 - 0, y cerraron la eliminatoria con un empate a dos goles en el Estadio Azul, partido en el que Ramón Morales se convertiría en la figura gracias a su doblete.

Para el equipo tapatío, las semifinales de aquel Apertura 2006 tienen el valor agregado de que el rival fue nadie menos que el América. En otra edición del Clásico Nacional, el cuadro de José Manuel de la Torre ganó por 2 - 0 en el Estadio Jalisco con tantos de Morales y Bravo. La vuelta en el Azteca terminó empatada sin goles, de modo que el Guadalajara obtuvo su pase a la final contra el Toluca.

En contraste, la fase final del último equipo campeón de Chivas fue bastante criticada por muchos, pues se considera que el equipo sacó mucho provecho del reglamento y de las ventajas que le otorgó su posición en la tabla.

Para la ronda de cuartos, la escuadra de Matías Almeyda enfrentó a otro de sus grandes rivales: el Atlas de Guadalajara. El partido de ida, disputado en el Jalisco, terminó con victoria de 1 - 0 para los Zorros gracias a un penal convertido por Matías Alustiza. No obstante, en la vuelta, una anotación de Orbelín Pineda empató el global a 1 - 1, y las Chivas avanzaron debido al criterio de mejor posición en la tabla.

Ya en semifinales, el equipo rojiblanco se midió a los Diablos Rojos de Hernán Cristante, que acabaron la fase regular en el cuarto puesto. En esta llave, ambos partidos culminaron con empate a un gol por bando, por lo que, nuevamente, el Club Deportivo Guadalajara avanzó a la final por haber obtenido un peldaño más alto en la clasificación. El último obstáculo para el título sería encarnado por los Tigres de la UANL.

Foto: Luis Aguirre | VAVEL
Foto: Luis Aguirre | VAVEL

El último rival

Si algo tienen en común la final del Apertura 2006 y la del Clausura 2017 es que Chivas no partía como favorito en ninguna de las dos. En la primera, el equipo tapatío tendría que cerrar en la casa de un sólido y enrachado Toluca, mientras que el título más reciente se lo disputaba ante los poderosos Tigres, el equipo más dominante de la década.

En 2006, a pesar de haber sido el cuarto lugar de la tabla general, el formato de grupos obligó a los Diablos Rojos a jugar un repechaje en el que superó a Jaguares. Después, los del Estado de México se impusieron a Rayados en cuartos de final y a Pachuca en Semifinales. En todas estas llaves, el marcador global fue de 2 - 1.

Ya en la final, el Guadalajara, motivado por haber eliminado al líder de la competencia y a su acérrimo rival, se topó con un cuadro bien dirigido, fuerte en todas sus líneas y que había tenido actuaciones más que convincentes a lo largo de sus seis partidos eliminatorios.

El partido de ida culminó en empate a un gol con anotaciones de los máximos arietes del torneo regular. Omar Bravo adelantó a las Chivas al minuto 44', pero Bruno Marioni marcó el de la igualada al 75'. Sin ventaja para nadie en el Estadio Jalisco, todo parecía indicar que el equipo choricero se coronaría en el Nemesio Díez.

La vuelta comenzó como era de esperarse: Marioni puso al frente a los dirigidos por Américo Gallego a penas a los 18 minutos de partido. Al finalizar el primer tiempo, parecía que el Toluca se encaminaba a la obtención de su décima Liga, pero goles de Francisco Javier 'el Maza' Rodríguez y de Adolfo Bautista le dieron otro giro a la historia.

Así, con aquella imagen del 'Bofo' levantando los ojos al cielo y llevándose las manos al rostro, Oswaldo Sánchez levantó el campeonato de Primera División número 11 para las Chivas, máxima cantidad en aquella época.

Diez años y medio más tarde, el resultado fue un tanto menos sorpresivo, pero no por ello menos emocionante. Los rojiblancos tenían que hacer frente a unos Tigres que venían de golear 6 - 1 a Monterrey en cuartos y 4 - 0 al líder Tijuana en semifinales.

Cuando la ida iba a disputarse en el 'Volcán', la mayoría esperaba que la 'U' sacara provecho de su condición de local para llevarse la ventaja a Jalisco. Sin embargo, Alan Pulido al minuto 23' y Rodolfo Pizarro al 42' enmudecieron a la afición felina a domicilio. Parecía que el Rebaño se iba a llevar un gran resultado a casa, pero el francés André-Pierre Gignac devolvió a su equipo a la eliminatoria al emparejar los cartones con tantos al 85' y al 88'.

Con este empate, las Chivas tenían cierta ventaja al cerrar en su cancha, pero, para ese punto, todo el mundo sabía de lo que el 'Tuca' Ferretti y sus futbolistas eran capaces. Además, Gignac recién había dado una muestra más de su facultad goleadora en momentos difíciles.

A pesar del buen momento de Tigres y de las dudas dejadas por el chiverío, los locales comenzaron el partido decisivo con buen pie, ya que su ariete, el ex Tigre Alan Pulido, les devolvió la ventaja al minuto 17'. El 'Gallo' Vázquez marcó el segundo al 71', desatando la locura en el Estadio Chivas.

Ismael Sosa descontó para la Autónoma de Nuevo León a dos minutos del final, lo que le dio vida de nuevo a los felinos. La polémica se hizo presente en el tiempo de descuento debido a un posible penal sobre el propio Sosa, pero Luis Enrique Santánder no sancionó y el Club Deportivo Guadalajara se consagró campeón del fútbol mexicano por decimosegunda ocasión en su historia.

Los porteros

Después de haber hablado sobre las temporadas y los técnicos que condujeron a las Chivas a sus dos últimos títulos de Liga, es momento de recordar los planteles que tuvo el equipo en cada ocasión, empezando por los guardametas.

En 2006, el Guadalajara contaba con la seguridad de Oswaldo Sánchez, arquero que acababa de disputar el Mundial de Alemania y que, a la postre, terminaría convirtiéndose en uno de los mejores mexicanos en ocupar esa posición. En aquella temporada, Sánchez tuvo una buena actuación, pues disputó todos los partidos de la fase regular y recibió 17 goles, sexta menor cantidad en la Liga.

Además de tranquilidad en el arco, 'San Oswaldo' le aportó un gran liderazgo al equipo. No por nada fue el capitán durante todo el certamen, así como el encargado de levantar el trofeo. Después de conseguir el título, Sánchez se marchó con rumbo a Santos Laguna, club con el que obtuvo otros dos campeonatos de Liga y uno más de Copa.

Para el Clausura 2017, las Chivas ya llevaban un par de años teniendo entre sus filas a Rodolfo Cota, un portero bueno pero que no había podido estabilizarse en el Pachuca ni en el Puebla. El Guadalajara fue un auténtico salvavidas para el arquero, que tuvo sus mayores conquistas en este club.

Sin tener un nivel tan destacado como el de Oswaldo Sánchez, Cota fue pieza clave para que su equipo sumara varios de los 27 puntos logrados en el Clausura. En la Liguilla, el originario de Mazatlán tuvo actuaciones sólidas que culminaron en la coronación de la escuadra rojiblanca. Rodolfo Cota partió caminos con las Chias en el Apertura 2018, torneo desde el cual defiende la portería del Club León.

La línea defensiva

Si tenemos en cuenta que, en aquel entonces, el Guadalajara era la base de la Selección Mexicana, no es de sorprender que el cuadro luciera muy competitivo en todas sus líneas, incluyendo la defensa, durante el Apertura 2006.

Para los dos partidos de la gran final, el 'Chepo' de la Torre alineó a un par de centrales duros pero eficaces: Francisco Javier Rodríguez y Héctor Reynoso. Además de defender bien con el balón en movimiento, los casi dos metros de estatura del 'Maza', resultaban un muy buen recurso a balón parado, tanto en ataque como en defensa.

Por las bandas, el equipo tenía seguridad y profundidad gracias a los laterales Diego Martínez y Jonny Magallón.

En el campeonato del Clausura 2017, el 'Pelado' Almeyda contaba con una defensa que combinaba juventud con experiencia. Los futbolistas más recurrentes en las alineaciones del argentino eran Oswaldo Alanís, Jair Pereira, Miguel Ponce, Edwin Hernández, Jesús 'el Chapo' Sánchez, Hedgardo Marín y Carlos Salcido, el capitán, que rolaba entre la última línea y la contención.

El caso de Salcido es muy especial, porque fue transferido al PSV Eindhoven de Holanda a mesiados del año 2006, justo antes de que arrancara el torneo que terminaría ganando el Guadalajara. 11 años después, este histórico del fútbol mexicano pudo hacer realidad uno de sus sueños: ganar un campeonato de Liga con sus Chivas.

Carlos Salcido con el trofeo de la Liga de Campeones de la CONCACAF / Foto: Fabián Meza | VAVEL
Carlos Salcido con el trofeo de la Liga de Campeones de la CONCACAF / Foto: Fabián Meza | VAVEL

El medio campo

En la zona media, el Rebaño del Apertura 2006 también estaba conformado por hombres que terminarían por convertirse en referentes del equipo. Entre los nombres más destacados en la contención se encontraban Manuel Sol, Gonzalo Pineda y Patricio Araujo, campeón mundial con la Selección sub-17 en 2005. Si bien el 'Pato' nunca despuntó como se esperaba, pudo consolidarse como un jugador importante para el equipo rojiblanco durante 10 años.

Pero donde resaltaba el medio campo tapatío era en sus volantes ofensivos. En esa posición, los indiscutibles eran Alberto 'Venado' Medina y Ramón Morales. Ambos jugadores brillaban por su capacidad de regatear, de asistir y de marcar goles. Hasta el día de hoy, 'Ramoncito' y el 'Venado' son recordados como dos de los mejores jugadores que han portado la camiseta de rayas rojas y blancas.

Para la consecución del Clausura 2017, el Guadalajara también poseía un medio campo bastante ofensivo, con hombres como Orbelín Pineda, Isaác Brizuela y Néstor Calderón. Los encargados de romper los ataques rivales eran Michael Pérez y José Juan Vázquez, pero incluso el propio 'Gallo' solía terminar los partidos jugando detrás de los delanteros.

Cierto es que el estilo de juego de Matías Almeyda se enfocaba mucho más en la defensa que en el ataque, pero, aun así, los oponentes del chiverío no podían dormirse en sus laureles, porque el equipo tapatío contaba con jugadores más que capaces de vulnerar la zaga enemiga.

El eje de ataque

Cuando las Chivas obtuvieron el título del Apertura 2006, su delantera estaba más que definida. Dos de las mayores amenazas para las defensas de todo el país eran Adolfo Bautista y Omar Bravo. Este último ha jugado para el Guadalajara en tres etapas distintas y, actualmente, con 160 dianas, es el máximo goleador en la historia de la institución.

Los delanteros titulares estaban respaldados por el joven Sergio Santana, pero, a pesar de su potencial, el zacatecano no vio tantos minutos debido a la presencia goleadora de Bravo, Bautista, Medina y Morales.

En el Clausura 2017, Chivas no contaba con individualidades ofensivas de tanto peso como las que tuvo una década antes, pero sí tenía un conjunto de arietes que podían marcar la diferencia en cualquier partido.

Los delanteros más utilizados por el 'Pelado' en aquel torneo fueron Alan Pulido, Rodolfo Pizarro, Eduardo 'Chofis' López, Ángel Zaldívar y Carlos Fierro. Si bien Pulido y Pizarro eran prácticamente inamovibles, Almeyda tenía una buena profundidad en su banquillo de la cual echar mano, y esta capacidad de repartir anotaciones le resultó tan bien que su equipo alcanzó el logro máximo del fútbol mexicano: el campeonato de Liga.

De nuevo, es cierto que el fútbol ha evolucionado mucho en los últimos 10 años y que las comparaciones suelen ser injustas. Sin embargo, es precisamente en las comparaciones de este tipo, las no contemporáneas, en donde pueden encontrarse muchas de las características que hacen grande a un equipo.

Las Chivas Rayadas del Guadalajara han tenido más de un pasaje oscuro en sus 114 años de historia. No obstante, un club de esta magnitud siempre ha sabido sobreponerse a cualquier adversidad. Y lo ha hecho como tienen que hacerlo los grandes: ganando campeonatos.

VAVEL Logo