Justa clasificación... En todos sentidos
Foto: Club Universidad

Aunque con mérito, los Pumas de la UNAM han quedado a deber en su funcionamiento al empatar sin goles y con global de 1-0 ante los Tuzos del Pachuca quienes exhibieron durante el primer lapso de este encuentro las carencias defensivas de los dirigidos por Andrés Lillini.

Sin público ante la pandemia pero con su afición fuera del estadio, no acatando las medidas de salud pública que ha recomendado la Secretaria de Salud, los universitarios se plantaron con muchas ilusiones de hacer un buen juego en el Olímpico Universitario. Aunque los de Pessolano tenían argumentos, el favoritismo era por completo para los locales.

Pero al pasó de los primeros minutos del partido, toda esa idea inicial se fueron al traste. Pachuca dominó de principio a fin a los del Pedregal, quienes incluso se vieron sorprendidos y atónitos de la falta de precisión en los pases y la poca retención del balón.

Aunque si hay que anotar a un villano en esta historia fue a Víctor Dávila. El atacante chileno tuvo las más claras, incluido estrellar el balón al poste con la portería abierta y otra a bocajarro de Julio González que se fue totalmente para arriba. La mira de los hidalguenses estaba totalmente chueca, y el final del primer lapso solo significó que un equipo lo hacía muy bien y el otro era irreconocible de local.

El segundo tiempo fue una historia totalmente distinta. Los auriazules retomaron lo que habían hecho en 17 jornadas del Guardianes 2020 y fueron al ataque, aunque también resintieron la falta de gol y poca puntería de sus jugadores. Tanto González como Dinenno tenían una falta clara de ritmo y no pudieron llegar con claridad a la puerta de Ustari.

Los minutos y ese buen retomar de los universitarios fueron lo que mataron las esperanzas de Pachuca, que vio como se consumía el tiempo y sus esperanzas de meter los dos goles que necesitaban para entrar a semifinales. 

Insípido empate que también fue justo. Justo en las aspiraciones para calificar de Pumas pero deja dudas para lo que podría ser su favoritismo para alzar el título de este torneo. Pero hay que reconocer que, viendo toda la temporada azul y oro, estar en semifinales es lo que se merece un equipo que ha sido humilde y certero durante este medio año. 

VAVEL Logo