La Contracrónica: el balón desgastado
Foto: Getty

A lo lejos aún murmuraban los sueños. Un par de luces esperanzadas aún se mantenían encendidas en lo alto del estadio, ilusionadas con rescatar algo que —desde hace mucho— parecía imposible. 

Comenzando las acciones, un par de luces más se encendieron, inspiradas por una sonrisa que se engendraba en el centro de un escudo. Pero todo era en vano.

Los sueños de una victoria siempre estaban presentes, y a pesar de que se destruían en cada juego, de entre vestigios se construían nuevamente.

Balbuceos e insinuaciones se pronunciaban de forma constante, pero las luces encendidas fueron muy pocas para iluminarles el camino, y nunca supieron llegar hasta las redes.

No, hoy recordaron que este torneo ya no tenía forma, y que es muy atrevido querer corregir un camino que nunca ha tenido buen rumbo.

'La esperanza es el peor de los males', susurró un balón agonizante, mientras se marchaba directo a la base del metal. 

La sonrisa terminó por apagarse, sumergiendo todos los rastros de caricias y de amoríos que un día forjaste con el balón.  

Ahora todo está en su lugar, todo está en el sitio correcto. El único suplicio se quedará en la afición, que buscará —en la lejanía— la forma de ilusionarse de nuevo. 

VAVEL Logo