El Gladiador Azteca

Va para allá nuestro mejor guerrero para conquistar el resto de Europa.

El Gladiador Azteca
Getty

Mucho más que meritorio tan solo que un equipo como la AS Roma se fije en un defensa mexicano como Héctor Moreno. Agrégale un escalón cuando pregunta por el costo de su traspaso y un sinfín de halagos añadidos si se considera que el fichaje es uno de los más importantes durante esta temporada de verano en Europa.

El canterano de Pumas parece que todo lo ha hecho bien en el Viejo Continente, su llegada al AZ Alkmaar para ser campeón en Holanda, la estancia en el Espanyol de Barcelona para mantenerse vigente y probar la mejor liga del mundo, y su estancia en Eindhoven donde, arropado por Andrés Guardado y Phillip Cocu, dio muestras de que Holanda le queda chico y su segundo campeonato casero lo respaldaban. Hoy se fue a la mejor escuela de defensas del mundo.

O al menos esa es la imagen que tiene el planeta futbolero sobre Italia. Allá te haces viejo entre caños y hachazos unos contra otros. Entre el achique tiempista para salir en línea o el colmillo largo de esperar la pelota en tu zona. En la “Bota” se vale alzar los codos y soplar la oreja para sacar de quicio al contrario. Se puede, con la barba y las canas que dan los años, imponerse al árbitro en el terreno de juego y volverte el símbolo de un equipo, aunque la posición no sea del máximo goleador del conjunto.

Se dice que es el lugar ideal para aprender a defender, pero ya no está Cafú para heredar su legado en La Loba. Que las experiencias formativas para quien juega en la última línea del equipo lo haría estar ahí de paso, para avanzar a un club de mayor abolengo, pero a los 29 años de Moreno parece que alcanzó a su techo. Nos gustaría, por supuesto, que hubiese sido como el próximo Rafael Márquez, pero así como no ha debutado quien le quite el lugar a Hugo Sánchez como el mejor definidor de nuestro país; tampoco ha salido a la cancha quien tenga el relevo natural del que militó en el Hellas Verona en la recta final de su carrera.

Sí, nuestro guerrero azteca se suma a las fuerzas de los gladiadores romanos. De los descendientes de un Rómulo y Remo alimentados por una Loba que se apiadó de ellos hasta ser rescatados por una pareja.

El hijo de Huitzilopochtli cruza el mar Atlántico y se instala en la Legión del imperio más importante en la Europa antigua. Va para allá nuestro mejor representante defensor del tesoro asignado. Va para allá nuestro mejor guerrero para conquistar el resto de Europa.

Botepronto

Aunque seguramente seguirá ligado al conjunto gialloroso, que experiencia de vida habría sido compartir vestidor con Francesco Totti. Pero está de Rossi, fiel escudero de la estirpe romana.

Préndela así, de volea.

 


Share on Facebook