A 10 años del último título azulgrana

El 9 de diciembre de 2007 el Atlante logró coronarse en su casa ante los Pumas de la UNAM.

A 10 años del último título azulgrana
Foto: Femexfut

Recientemente se ha hablado de los 20 años que el Cruz Azul ha cumplido sin un título de liga, sin embargo, otro equipo de historia y tradición en el fútbol mexicano, como lo es el Atlante, cumple 10 años del último campeonato en la Liga MX. Actualmente, el panorama luce borroso y poco alentador para la institución azulgrana, puesto que se encuentran en la categoría del Ascenso MX, no pudieron clasificar a la liguilla en todo el 2017, en el último torneo se colocaron como el peor del Apertura, cuentan con un adeudo a varios jugadores y elementos que conforman la plantilla atlantista y, con constantes cambios de timonel y directivos en los últimos años, el equipo luce sin un rumbo fijo para el 2018.

Recordar es volver a vivir

Después de meses de planeación, el equipo abandonó la capital mexicana en el 2007 y a sus miles de seguidores para llegar al paradisíaco Cancún. El torneo comenzó para los Potros el 4 de agosto, con empate a un tanto en Tuxtla Gutiérrez contra los desaparecidos Jaguares de Chiapas. En la siguiente jornada, debutaron en el Andrés Quintana Roo con victoria uno por cero a los Pumas, con gol de Alain Nkong.

Para las siguientes nueve jornadas, el equipo se embaló y obtuvo seis triunfos a cambio de tres empates. En esta etapa, el conjunto azulgrana se caracterizó por ir abajo en el marcador por dos anotaciones y sobreponerse para empatar o ganar el duelo, como contra Tigres, San Luis y Cruz Azul, incluyendo en este último juego, un espectacular gol del africano en el último segundo.

En la jornada 12 sufrió su primer descalabro ante el Pachuca (2-1) y en las siguientes dos semanas no pudo conseguir el triunfo; un empate a uno ante el Guadalajara y volvió a perder de local, ahora frente al Necaxa, en el clásico más añejo del fútbol mexicano.

En los últimos enfrentamientos, el Atlante retomó el trote cuando venció al América en jornada doble dos por uno, empató en el Tecnológico a un gol frente a Monterrey y goleó al Puebla contundentemente cuatro por cero en la última fecha.

Los Potros se ubicaron en segundo lugar del grupo dos con 33 unidades y terceros en la posición general, sólo por detrás de Santos y Toluca. Además, pocos equipos tienen la dicha de presumir que consiguieron el título venciendo a tres de los cuatro equipos de los denominados ‘grandes del fútbol mexicano'. En los cuartos de final se impuso en el juego de ida uno por cero al Cruz Azul y de regreso completó la obra volviendo a ganar dos por uno.

En las semifinales con un polémico arbitraje, cayó en Guadalajara uno por cero ante las Chivas, mientras que en el juego de vuelta, sólo le bastó un par de minutos para que Giancarlo Maldonado empatara el marcador y por posición en la tabla general, el Atlante avanzó a la gran final que, en el primer partido con gran actuación de Federico Vilar, los Potros de Hierro lograron sacar el empate sin goles de la capital mexicana contra los Pumas.

Para el juego de vuelta realizado el 9 de diciembre de 2007, el Atlante saltó al terreno de juego con: Vilar, Ovalle, Castillo, Guerrero, Muñoz Mustafá, González, Carevic, Toledo, Bermúdez, Pereyra y Maldonado. Después de 45 minutos sin poder abrir el marcador, un contragolpe bien aprovechado por los azulgranas en el segundo tiempo, Maldonado en mano a mano se quitó a Bernal y caminó con el balón para mandarlo al fondo de las redes y poner el uno por cero. Pumas no se rindió y tras la insistencia Ismael Íñiguez realizó la igualada en el partido. A minutos de llegar a los tiempos extras, una pelota que quedó a la deriva fuera del área, la golpeó Clemente Ovalle al minuto 86, colocándola en el ángulo superior derecho y anotar el segundo para los de Cancún que, a la postre, aguantaron la ventaja en el marcador para coronarse como el monarca del Apertura 2007.

El Atlante cerró un semestre de ensueño, en el que pudo ser campeón en su primera temporada en Cancún. Lamentablemente para el club atlantista no pudo consolidar el proyecto, a pesar de ganar la Liga de Campeones de la Concacaf en el 2009 y disputar en ese mismo año el Mundial de Clubes y enfrentarse al Barcelona de Pep Guardiola, el equipo cayó en los siguientes años, vendiendo futbolistas de renombre, sin grandes refuerzos y con un abandono por parte de la directiva, agudizándose la situación en el 2014 con el descenso del ‘equipo del pueblo’.

Actualmente, la situación luce completamente diferente a comparación de hace 10 años; en una categoría inferior, lejos del apoyo de sus aficionados de la Ciudad de México y con la consigna de mejorar rotundamente lo hecho en la temporada anterior, el Atlante, un equipo histórico y de tradición del fútbol mexicano, buscará regresar a la primera división después de cuatro años de ausencia.