Causas del descenso: Problemas extracancha

El cuadro chiapaneco vivió un sinfín de problemas fuera de cancha que crearon un entorno conflictivo.

Causas del descenso: Problemas extracancha
(Foto: Damian Besares | VAVEL)

La peor pesadilla para todos los aficionados al fútbol en Chiapas por fin se ha hecho realidad. Jaguares ha descendido de manera dramática a la división de ascenso por primera vez en su historia desde su creación en el 2002.

El pasado reciente del conjunto chiapaneco ha estado envuelto de polémica, de problemas 'extracancha', de malos manejos, etc. Todo un repertorio de conflictos que terminaron mandando al equipo a la división de ascenso, he aquí un listado de dichos problemas que resultaron mortales.

Problemas económicos

Está más que claro que el principal problema que enfrentó Jaguares y la directiva encabezada por el dueño Carlos López Chargoy, fueron los temas económicos que generaron adeudos y atrasos en los pagos de los jugadores, personal del club, categorías inferiores,etc.

Se volvió común y recurrente que se hablaran de estos temas que generaban una imagen negativa del equipo, y que también distraía a los jugadores que no podían enfocarse totalmente en su rendimiento jornada tras jornada.

Incluso hubieron problemas para que el equipo participara en el draft al inicio del torneo. Esta necesidad económica también provocó tener que desmantelar al equipo cuando contaba con grandes jugadores como Silvio Romero, Avilés Hurtado, Francisco Silva entre otros más.

El caso fue tan extremo que se estuvo a punto de que los jugadores amenazaran con no jugar la última fecha del torneo pasado frente a Atlas, situación que no ocurrió pero que sin duda ejemplificaba lo grave del asunto.

Separación de jugadores

Relacionado con el tema anterior probablemente; pues muchos jugadores no tomaron de buena forma los atrasos de pagos, fueron varios los jugadores que fueron separados del primer equipo en el último año. En el Apertura 2016 fueron separados los uruguayos Egidio Arévalo y Carlos Nuñez, además del colombiano Carlos Valencia.

Y ahora en Clausura 2017, la cifra aumentó, ya que fueron separados Enrique Esqueda, William Paredes, Mateus Goncalves, Diego Ferreira, Edwin Sandez y Wilder Guisao.

La separación de un solo de un jugador en un equipo puede ser incluso hasta normal, pero cuando son tantos los jugadores removidos, es que realmente existía un grave problema en la relación entre directiva, cuerpo técnico y jugadores.

La era Cardozo

La etapa de José Saturnino Cardozo en el banquillo de Jaguares fue un completo fracaso. El entrenador paraguayo solo pudo conseguir un triunfo en ocho partidos y fue cesado a mitad de torneo.

Pero su salida no estuvo exenta de controversia, pues cuando todo parecía indicar que estaba afuera del equipo, una reunión entre jugadores y directiva lo hizo quedarse una jornada más, a pesar de que se hablaba de que Sergio Bueno ya estaba arreglado con la directiva para ser el sustituto e incluso ya había preparado las maletas.

Al final Cardozo perdió su última oportunidad ante Cruz Azul, y salió por las puertas de atrás de la institución, para meses después recalar en Puebla, en donde se rumoreaba que llegó por motivos de la directiva de Chargoy que le debía dinero y para que no se hiciese más grande el problema, lo llevaron al cuadro 'camotero' para así saldar cuentas.

Así pues, el desastroso manejo de club ha tenido como resultado final el descenso, un castigo cruel pero justo para una directiva que nunca estuvo a la altura del club y que lo ha llevado hasta al fondo de la oscuridad.