Causas del descenso: la multipropiedad

Ser 'hermano' del Puebla fue al final un costo caro que tuvo que pagar Jaguares.

Causas del descenso: la multipropiedad
(Foto: Damián Besares | VAVEL)

Muchos fueron los motivos que llevaron a Jaguares a irse a la división de plata en el balompié mexicano. Uno de ellos fue la multipropiedad, factor importante que no permitió una inversión adecuada para el cuadro felino al ser 'hermano' del Puebla.

Desde que Carlos López Chargoy se hizo cargo de estos dos equipos, ambos han padecido durante varios años de deficiencias económicas que han provocado atraso en pagos, cambios radicales en las plantillas torneo a torneo, problemas extracancha y pobres entradas en sus estadios.

En el caso específico de Jaguares, la inestabilidad de la familia Chargoy para manejar dos equipos de futbol provocó en Chiapas la poca regularidad de sus futbolistas a nivel deportivo. Solo 4 jugadores se mantuvieron en el equipo los últimos 3 años, mientras que la mayoría tuvieron un paso corto.

Muchos jugadores pasaron por ambos equipos en los últimos 3 años, aunque fueron más los que pasaron de felinos para los camoteros. El último y más recordado sera Alexis Canelo, que llegó al sureste mexicano para el Clausura 2016 donde tuvo una participación discreta y posteriormente partió a Puebla donde ha destacado haciendo goles. Edgar Dueñas, Christian Bermúdez, Franco Arizala son otros de los más destacados.

Aunque nunca ha sido comprobado, el gobierno de Chiapas habría intervenido económicamente durante mucho tiempo en esta nueva gestión. Sin embargo, eso no fue suficiente para que Chiapas tuviera una plantilla competitiva o que por lo menos se mantuviera en el máximo circuito y no sufriera con el pago de los sueldos a las diferentes áreas del club.

La Liga había obligado a Chargoy a vender uno de sus dos equipos ante los problemas constantes, pero ahora ante el descenso sucitado, buscaría un comprador para el conjunto camotero, recuperar algo del dinero perdido y quedarse solamente con el cuadro chiapaneco.