55 años de intensa pasión

América y Pumas han dado al fútbol mexicano una rivalidad apasionante, 55 años de épicas batallas.

55 años de intensa pasión
América y Pumas han disputado 142 partidos oficiales (Foto: Vavel)

Hace 55 años comenzó una de las rivalidades deportivas más enconadas; América y Pumas. Han sido 142 batallas apasionantes que han dejado en la retina del aficionado golazos antológicos, finales de infarto y memorables partidos que forman parte del álbum de grandes recuerdos del futbol mexicano.

El primer duelo se dio un 1 de julio de 1962, en la jornada 1 de la temporada 1962-1963. En esa ocasión, en la cancha de Ciudad Universitaria, se impusieron los Cremas por 2-0, con goles de Moacyr y Antonio Jasso. Eran los albores de una rivalidad igualada, pues tras los primeros 9 partidos había ya 6 empates. Casi medio siglo después las Águilas han tomado el mando con 52 triunfos por 36 de los felinos en partidos oficiales.

El primer punto de inflexión en esta rivalidad fue el fichaje de Enrique Borja. Tras meses de tensiones y arduas negociaciones, el espigado delantero de la Selección Nacional dejaba los colores auriazules para enfundarse la playera azulcrema. Aquello fue visto como una traición en las filas de los Pumas, mientras que los americanistas se confirmaban como un poderoso equipo. La historia se repetiría años después con jugadores como Luis García, Hugo Sánchez o Braulio Luna.

En el terreno de juego los años ochenta fueron decisivos para la consolidación de un Clásico. Los goles de Daniel Brailovsky en la Corregidora y los desaciertos de Urrea en las áreas provocaron la furia universitaria ante el éxito de los de Coapa. Una nueva final en la temporada 1987-1988 acrecentó el encono, con las Águilas dando la vuelta al marcador de manera increíble en el Estadio Azteca. El ciclo se cerraría con la anhelada venganza de los Universitarios tras el famoso Tucazo en Ciudad Universitaria.

A pesar de ser una rivalidad de escasos goles, apenas 2.4 goles por partido, los aficionados no podrán quejarse por la falta de grandes duelos entre estas escuadras. Del lado azulcrema los más viejos aún recuerdan la mayor goleada, un 5-1 propinado a los Pumas en su primera visita al estadio Azteca, o bien, los goles de Borja en su despedida ante un pletórico Coloso de Santa Úrsula. Los Pumas guardan con especial cariño la tripleta de goles de Jesús Olalde al América o el festejo del título de Copa de la temporada 1974-1975 en su casa ante sus históricos rivales.

Tras un década, la de los noventa, en que ambos equipos acuñaron más tristezas que alegrías, el nuevo siglo ha traído batallas épicas entre América y Pumas. Las Águilas supieron vencer en las semifinales del Verano 2002 y en el Campeón de Campeones de 2005, mientras que los Universitarios tomaron venganza en las semifinales del Apertura 2015.

Una rivalidad a fuego y sangre, casi 5000 minutos de intensas batallas en la cancha y muchos más en acalorados debates entre aficionados. Dos instituciones que han forjado un odio deportivo y un respeto mutuo. Un cara a cara histórico en el sur de la Capital. Dos ideologías que ha engrandecido al futbol mexicano. 

Club América