América - Chivas: rivalidad de tradición nacional

Una edición más esta por jugarse en la historia de los clásicos nacionales de futbol mexicano, Chivas y América, conjuntos con una rivalidad añeja entre si, que nació en el torneo de 1959 y que año con año ha ido tomando mayor protagonismo.

América - Chivas: rivalidad de tradición nacional
Foto: Club América

América y Chivas, dos equipos de la Liga Mexicana de futbol que, donde se plantan a jugar desatan un festín de emociones. Los azulcremas y los tapatíos, dos añejos conocidos y protagonistas de múltiples hazañas dividen a los aficionados mexicanos del futbol en dos bandos, mismos que representan maneras  diferentes de ver y sentir el futbol.

El primer enfrentamiento que protagonizaron estas dos escuadras data del primero de agosto de 1943, cuando en el torneo de Copa México 1942-1943, el conjunto de las Chivas rayadas de Guadalajara derrotaron por la mínima diferencia de 1-0 a los llamados Cremas. Sin embargo, tuvieron que transcurrir 16 años para que la rivalidad entre estos dos conjutos aumentara y diera origen al llamado "Clásico de Futbol Mexicano".

 

En el año de 1958, el conjunto tapatío obtuvo el campeonato de Liga y repitió la hazaña los tres torneos consecutivos, los buenos resultados llevaron al conjunto a convertirse en el primer Campeonísimo (Campeón de liga, Campeón Copa y Campeón de Campeones).

En  esos mismos años, la situación en el conjunto americanista no marchaba nada bien. En el torneo 1957-1958, la mala temporada de los Cremas los puso al borde del descenso, puesto que se encontraban en el último lugar de la tabla general con sólo 6 puntos obtenidos.  Y fue entonces cuando el legendario futbolista, Fernando Marcos, llegó a ocupar la dirección técnica del equipo. 

Con Fernando Marcos al frente del equipo, América se transformó en una máquina de buen fútbol y guiados por el delantero Eduardo Palmer, quien conquistó esa campaña el liderato de goleo individual, el equipo fue consolidándose como uno de los mejores por el buen futbol que presentaba. 

Para la temporada 1959-1960 se produjo un fenómeno que hasta la fecha prevalece.

Chivas recién había conquistado su segundo título consecutivo y su mejor slogan era que jugaba con únicamente mexicanos la mayoría de condición humilde, en tanto que América reforzado por elementos extranjeros de ser de los peores clubes llegó a ocupar los primeros planos de la clasificación general e incluso se proclamó como el mejor equipo de la capital.

Ambos equipos se disputaban el título de esa temporada. América les tocó jugar tres partidos consecutivos en la ciudad Guadalajara. El primero fue ante el Oro al que derrotó 2-0, posteriormente aniquiló al conjunto del Atlas con marcador de  2-0 y en el partido final enfrentó a Chivas, equipo al que de igual manera venció en el partido de ida. 

Al final del cotejo, la declaración del timonel americanista, Fernando Marcos: “América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia. Así es que ya lo saben mis amigos: cada que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero o el 20-20-20. Cortesía del América”, fue lo que despertó la rivalidad que hasta hoy prevalece entre estas dos escuadras mexicanas. 

Luego de las declaraciones del entrenador, los ánimos se calentaron en ambos planteles. Aún quedaba el juego de vuelta por jugarse, el conjunto tapatío visitó al América en el estadio de la Ciudad Universitaria, y se llevó la victoria por marcador de 2-0. Los tapatíos regresaron así, a casa,  con título de campeón aquella  tarde del 12 de noviembre de 1959.