América ha olvidado las derrotas

Los números entre ambas instituciones reflejan que América poco se preocupa por una derrota ante Necaxa.

América ha olvidado las derrotas
Foto: AS México

América y Necaxa se enfrentan este sábado por tres puntos que les conseguirían diferentes objetivos. Las águilas son segundo lugar de la tabla con 26 puntos, resultado de 8 victorias, dos empates y  tres derrotas. Están a sólo un punto de Monterrey, el líder general. Necaxa tiene 18 unidades luego de haber ganado 4 veces, empatado 6 y perder otras tres. La victoria los acercaría más a la liguilla.

Durante los más recientes 10 encuentros en el Estadio Azteca, la superioridad americanista está muy marcada ya que cuenta con 9 victorias por un empate y ninguna victoria de los ahora dirigidos por Ignacio Ambríz. A continuación están los ya mencionados partidos: 

Fecha  Partido  Competición 
21/10/17 América 1-0 Necaxa Clausura 2017
4/12/16 América 2-1 Necaxa Apertura 2016
19/02/13 América 3-1 Necaxa Copa Clausura 2013
29/08/10 América 1-1 Necaxa Apertura 2010
10/05/09 América 1-0 Necaxa  Clausura 2009
4/11/07 América 1-0 Necaxa Apertura 2007
8/10/06 América 2-1 Necaxa  Apertura 2006
25/09/05 América 4-1 Necaxa Apertura 2005 
27/02/05 América 2-0 Necaxa Clausura 2005 
9/05/04 América 3-2 Necaxa  Clausura  2004 

Dentro de esos encuentros, uno de los más recordados fue el que se llevó a cabo en la semifinal del Apertura  2016, en el Centenario del América. El primer partido, celebrado en casa de los Rayos fue empate a un gol. Ese resultado le bastaba a las águilas para pasar porque Necaxa debía ganar por cualquier marcador. En casa, los azulcremas derrotaron, a los aún dirigidos por Poncho Sosa, dos goles a cero gracias a las anotaciones de William Da Silva y Oribe Peralta para llegar a la gran final contra Tigres de la UANL.

En el más reciente partido jugado en el Estadio Azteca, América se volvió a llevar la victoria con un gol sobre el final del partido de Oribe Peralta. El número 24 de las águilas metió el balón con un cabezazo gracias a una gran jugada de Michael Arroyo, quien hizo su clásica bicicleta para que el esférico quedara a modo para el mexicano.