100 años en el máximo nivel

Hace 100 años América debutaba en la máxima categoría del fútbol, la Liga Mexicana de Football Amateur Association.

100 años en el máximo nivel
El Club América debutó en la Liga Mexicana de Football Amateur Association el 21 de octubre de 1917 (Foto: Diario El Nacional)

Ha transcurrido más de un siglo de  gloriosa historia americanista. Más de 3400 partidos oficiales en los que han jugado más de 850 jugadores de 26 distintas nacionalidades. Batallas llenas de gloria que han forjado la historia del mejor equipo de México.

5759 gritos de gol ante 150 rivales diferentes. Una pasión sin fronteras.

Casi un año después de su fundación, el 21 de octubre de 1917, los Cremas ingresaron en la máxima categoría del fútbol nacional, la Liga Mexicana de Football Amateur Association. En VAVEL te invitamos a viajar en el tiempo a ese primer momento, ahí donde todo empezó.

Pita Eduardo Castellanos casi cuando el reloj marca las 4 de la tarde. De inmediato presiona Guillermo Gómez que roba la pelota, pero casi con la misma rapidez se pierde por la banda. Agobia nuestra portería el Junior. Tiro de García de León que atrapa Nacho de la Garza, sobrio como de costumbre. La primera de muchas grandiosas atajadas.

Ahí van los nuestros, esta vez vestidos de azul, mucho más jóvenes, mucho más inexpertos. Los 11 que han arrancado la historia futbolera más hermosa jamás vista. Ignacio De la Garza, Leobardo Salido, Rafael Rosales, Fernando Sierra, Adeodato López, Luis Fabré, Francisco Gutiérrez, Guillermo Gómez, Julián Sierra, Luis García Besné, Abel Flores Reyes.

Club América, temporada 1917-1918 (Foto: Diario El Nacional)

A los tumbos los nuestros atacan, pero no inquietan el marco contrario.

Van para adelante los muchachos, sorteando las cargas de los aguerridos hombres del Junior, pero los errores se pagan cargo en este nivel desconocido. Fallo de Leobardo en la salida y penal en contra. Hernández no se tienta el corazón y la clava en la red. El marcador está 1-0 a favor de los blancos. El ánimo no decae, ha costado mucho llegar hasta acá como para dejarse vencer tan pronto. Abel tiene el empate pero el portero rival lo impide, vaya pena.

Tras el descanso los cremas regresan con nuevos bríos. Si alguna ventaja tienen aquellos jugadores con cara de niño es su enorme fuelle, su juventud que les dota de una velocidad extraordinaria. Lo intentan una y otra vez pero topan con pared. Los del Junior aguardan para dar el golpe final en un contra ataque. El que más sobresale es Francisco Gutiérrez, incansable ala derecha que carga con el peso del equipo, pero sin éxito alguno.

Castellanos pita el final, se ha ido la primera de miles de batallas. Se ha perdido, sí, pero también se ha ganado el respeto del público que aplaude el enorme esfuerzo del novel equipo. En unas semanas llegarán los triunfos, y en pocos años los campeonatos. Pronto la gloria del equipo atravesará fronteras y en unas décadas todos hablarán del glorioso cuadro azulcrema. Mientras tanto se retiran los 11 imberbes muchachos. Ellos no lo saben pero acaban de desatar una centenaria pasión.