El adiós de un 'Chavo' rojinegro

Matías Alustiza se va del Atlas, como el mejor goleador que ha tenido en años. Ahora estará un año a préstamo con Pumas.

El adiós de un 'Chavo' rojinegro
(Foto: Omar Villagrana / VAVEL)

Un año bastó para que La Fiel le rindiera tributo al delantero argentino Gustavo Matías Alustiza, el mejor goleador del club en todo el 2017, y el mejor desde la salida de Bruno Marioni, hablamos del hombre diferente, el hombre gol del equipo. Los Rojinegros del Atlas decidieron ceder un año a préstamo a su chavo goleador, que hará intentará gritar goles en CU con los Pumas.

Sin embargo, no todo era bueno con Matías, quien no recuerde su último torneo con los Zorros, desconoce el mal nivel que mostró. Sí en un año mostró dos caras, el goleador y devorador de áreas en la primera parte (Clausura 2017) y el apático y lesionado en la segunda parte (Apertura 2017). ¿A qué se debió ese cambio tan radical, Indisciplina, lesiones o un tema personal? Sólo él nos puede responder.

Lo cierto es que Alustiza nos entregó las dos caras de la moneda, pasó de ser el goleador, por momentos se pensaba en que haría historia, hasta ser en un jugador más, ese que no quería correr, entrenar al parejo del equipo, pelearse con otros jugadores y cuerpo técnico.

El casaca 11 de los Rojinegros comenzó con el pie derecho su paso en Atlas, haciendo varios goles, peleó por el título de goleo, se convirtió en el hombre más importante del equipo, La Fiel coreaba su nombre en el Estadio Jalisco. Se molestó cuando el ‘Profe’ Cruz no lo metió de inicio contra Chivas en la  Vuelta de los Cuartos de Final.

Pero todo cambió, para el segundo semestre, Matías no fue el mismo. Al menos, comenzó igual, haciendo goles en los primeros tres partidos contra León, Pumas y Toluca, y un gol más en la jornada 5 ante Cruz Azul. Luego llegaron sus lesiones justo a su apatía, misma que le ganó la molestia de sus compañeros que se esforzaban más que él.

El ‘Chavo’ no volvió a marcar hasta la jornada 11 contra su exequipo Puebla. Que entró de cambio y marcó en un tiro libre. Sin embargo, más allá de los goles, el delantero argentino no mostraba ese extra, no luchaba, no peleaba, no pasaba bien, simplemente ya no marcaba la diferencia.

Nadie duda de su talento, pero la apatía le ha costado, ahora tiene otro reto en su carrera, con Pumas, tiene un año para luego volver a reportar con Atlas, a menos que ambos clubes digan lo contrario. 

Estos son los números de Matías en un año con Atlas:

Partidos jugados    30

Minutos jugados    2108

Juegos de titular    23

Goles anotados     13

Tarjetas amarillas   4