Arremete Pereyra contra ‘el Chavo’

El argentino quedó inconforme por su poca actividad con el uruguayo y le pidió hombría al menos para una explicación.

Arremete Pereyra contra ‘el Chavo’
(Foto: Ezequiel Gasca - VAVEL México)

Para muchos será irónico, pero Jorge Pereyra salió muy ‘caliente’ del León luego de ser desplazado por Gustavo Díaz a la banca en la última parte del torneo, donde entre lesiones y otras cosas, prácticamente no tuvo actividad. Así lo señaló el argentino, quien se refirió al 'Chavo' como “el tipo este” y a quien le pidió hombría al menos para una explicación del porqué no jugó.

“Me voy caliente por no haber tenido una oportunidad pese a haberme matado en los entrenamientos. Me hubiera gustado un poco de hombría y que me hablen. Era muy difícil destacarse sin jugar o si te ponen los últimos minutos. Yo estoy tranquilo, no sé si él estará”, señaló al portal Súper Deportivo.

Jorge argumentó que su lugar ya se lo había ganado con Javier Torrente, a quien calificó de bien tipo, sin embargo el cambio de entrenador le vino mal y lo resintió, puesto que dejó de tener actividad constante. Su inconformidad mayor, según señala, es el hecho de que Gustavo no se le acercara a decirle la justificación de su inactividad.

“Yo me había ganado un lugar con (Javier) Torrente, que era un muy buen tipo, que me tenía confianza. Con el cambio de entrenador, tuve muy pocas chances. Este tipo no me hablaba, no me explicaba por qué dejé de jugar. Yo venía siendo titular y de repente cambió todo. No soy de pedirlas, y me limito a entrenar y matarme en las prácticas, pero creo que al menos merecía que me digan: “No me gusta tu juego o no te pongo porque no me agrada tu cara”, añadió.

Finalmente Pereyra señaló que incluso hasta varios compañeros le hicieron comentarios mostrándole su descontento por su falta de juego, aunque nadie hizo nada al respecto: “Varios jugadores notaban lo mismo que yo, pero ninguno le dijo nada. En mi caso, era uno de los mejores en las prácticas, me voy caliente porque no me dio la oportunidad de jugar. Había compañeros que me decían: “No entiendo cómo no te pone este tipo, cerró.