Guía VAVEL Clausura 2018: Necaxa

Los Rayos no quieren quedar fuera de la Liguilla por tercer certamen consecutivo, y para ello decidieron darle continuidad al proyecto de Ignacio Ambriz, que, con base a una plantilla joven y dinámica, busca ser uno de los equipos protagonistas de la Liga MX.

Guía VAVEL Clausura 2018: Necaxa
Guía VAVEL Clausura 2018: Necaxa

Para el primer semestre del 2018, el conjunto de Necaxa seguirá bajo el mando de Ignacio Ambriz, estratega mexicano que hace seis meses llegó al equipo de sus amores para reemplazar a Luis Alfonso Sosa, quien, tras ascenderlo a la Primera División, logró que la institución rojiblanca cumpliera su objetivo de mantenerse en el máximo circuito.

Con la llegada de ‘Nacho’ a la dirección técnica, los ‘Electricistas’ buscaron conformar una plantilla joven y dinámica, teniendo como propósito sumar más de 24 puntos, con los que, además de ayudarles en la tabla porcentual, les permitiera aspirar a tener uno de los ocho boletos para la ‘Fiesta Grande’.

A pesar de que su accionar futbolístico no era vistoso, los hidrocálidos se ubicaron 15 jornadas en zona de clasificación, y para ello mucho tuvo que ver el trabajo de Marcelo Barovero, debido a que el argentino volvió a ser uno de los guardametas con más atajadas de la competencia.

Los Rayos llegaron a la última fecha de la Fase Regular del torneo dependiendo de sí mismos para acceder a la Liguilla; con un empate les bastaba. Sin embargo, no aprovecharon dicha oportunidad y terminaron perdiendo en casa ante Monarcas Morelia. El Apertura 2017 fue un “fracaso”, así lo definió el propio Ambriz.

Ahora, para el Clausura 2018, es un hecho que la porcentual no es una tabla en la cual el Necaxa se fije mucho últimamente, ya que ha promediado lo necesario para olvidarse de ello. Promediando 23.6 puntos por torneo, queda claro que tiene que estar sólo por encima de esa media para acceder a la siguiente fase, su meta inmediata. Para lograrlo, no modificó mucho su plantilla; su baja más sensible es la de Manuel Iturra, mientras que, en cuanto a refuerzos, optó por seguir fichando a jugadores jóvenes.

Altas para el Clausura 2018

Gerson Torres: el volante izquierdo ha sido el último refuerzo en anunciarse. El torneo pasado estuvo en América, equipo el que debutó hasta la Liguilla, ya que casi todo el certamen fue utilizado para la Sub-20. Ahora, parece que el costarricense sí tendrá su oportunidad en el máximo circuito, lo que deberá aprovechar para demostrar su calidad, la cual mostró en la liga de su país pese a su muy corta edad.

Marcelo Allende: fue anunciado hace meses y por fin defenderá la camiseta rojiblanca. La promesa chilena, quien ha tenido buenas participaciones en competencias de selecciones inferiores, llega al futbol mexicano, procedente del Deporte Santa Cruz, equipo de la Tercera División de su país.

Rubén González: sus destacadas actuaciones con Zacatepec en el Apertura 2017, le valieron para llegar a Necaxa, y así tener una nueva oportunidad en Primera División. El canterano de Chivas tendrá la muy difícil tarea de suplir el hueco que dejó Manuel Iturra en la contención.

Ventura Alvarado: el defensa estadounidense vuelve a la institución necaxista después de varios años; proviene de Santos, cuadro donde no tuvo la participación deseada. Ahora, encarará una nueva etapa, la cual tampoco será fácil, puesto que competirá por un lugar contra Igor Lichnovsky y Mario de Luna.

Bajas para el Clausura 2018

Edgar Alaffita: cuando se anunció su regreso a Necaxa para una nueva etapa, las expectativas eran buenas para el joven lateral derecho, pero después de un semestre de poca actividad con los Rayos debido a una lesión en el hombro, tendrá que retornar al Ascenso MX con Alebrijes de Oaxaca, para seguir demostrando su calidad. La posición quedará cubierta con Brayan Beckeles como titular y Bryan Colula de recambio.

Diego Riolfo: la salida del mediocampista uruguayo es una que no sorprende a nadie, pues se venía anunciando incluso desde la época de Alfonso Sosa. Trascendió que el cuerpo técnico había convencido a Riolfo de quedarse en el plantel, pero, aun así, sus actuaciones se limitaron a la Copa MX y algunos minutos en la última jornada contra Monarcas Morelia, sustitución que pocos o casi nadie entendió, tomando en cuenta su inactividad en todo el torneo.

Facundo Pereya: el volante ofensivo llegó hace seis meses al equipo hidrocálido para ser uno de los principales de juego, sin embargo, tuvo muy pocas oportunidades tanto en Liga, como en Copa. Rescindió su contrato, y todo parece indicar que volverá al balompié uruguayo.

Jesús Isijara: a pesar de que el recién finalizado no fue el torneo de mayor brillo para el Ratón. El mexicano era pretendido desde varios semestres atrás por distintos clubes de la Liga MX, y es que tampoco abundan nacionales con sus condiciones de velocidad y encare. Santos representa, a sus 28 años, la oportunidad de consolidarse como una de las figuras de la Liga e incluso un posible seleccionado nacional; pero antes tendrá que dejar atrás la intermitencia que lo ha caracterizado a lo largo de su carrera.

Luis Omar Hernández: el central mexicano regresó a los Rayos después de varios años y no le fue bien. Una lesión lo alejó de las canchas casi todo el torneo; sólo sumó 90 minutos en Copa. 

(Foto: Twitter)

Manuel Iturra: la baja más sensible para los de Aguascalientes, ya que el chileno se convirtió rápidamente en un líder del equipo, aquel jugador que clavado en el centro del rectángulo de juego daba balance entre defensa y ataque. La Liga Bancomer MX le quedaba como anillo al dedo, pero ahora en el Málaga intentará demostrar que a sus 33 años tiene nivel para una de las ligas más importantes del planeta.

Pablo Velázquez: el atacante paraguayo, que hace años fue campeón de goleo en la Primera División, llegó a los Rayos para ser el referente a la ofensiva, lo cual no logró, puesto que apenas convirtió tres anotaciones. Finalmente, por diferencias con parte del cuerpo técnico, ya no fue tomado en cuenta; regresará a jugar a su país.

Jugador a seguir en el Clausura 2018

Matías Fernández deberá ser el referente del equipo hidrocálido, por obvias razones. Ya pasó su periodo de prueba y adaptación, ahora viene el torneo de consolidación y demostrar que no sólo llegó por nombre, sino por la calidad que emanan sus pies.

El semestre pasado llegó ya iniciado el campeonato, y sólo pudo formar parte de ocho encuentros de Liga, ahora, ya con pretemporada y viviendo por completo en la ciudad, es momento que explote todo su potencial y cargue con el talento y juego ofensivo de Necaxa.

Que sea el referente y hombre importante de los rojiblancos. Si bien la velocidad la ha ido perdiendo por la edad, el toque aún lo conserva, y ni que se diga de su visión y creatividad. Sin duda alguna, si el volante chileno logra explotar sus virtudes, llevará al equipo a otro nivel, y así volver a los Cuartos de Final.

Analizando al estratega

Ignacio Ambriz cumplió con su primer torneo como timonel necaxista, aunque no con los mejores resultados posibles. Falló en superar el sobresaliente primer semestre en primera tras su regreso logrado por el otrora técnico albirrojo. Aunque, también, le devolvió al equipo cierta regularidad que había perdido en el primer semestre del 2017.

Su manera conservadora de plantear los partidos le ha traído más de un problema en los equipos que ha dirigido y el Necaxa no es la excepción. Padeció durante todo el torneo de poca profundidad al frente, y con las contrataciones realizadas, no parece que esa situación vaya a cambiar pronto. Muchas soluciones se intentaron, pero solo evidenciaron el hueco que dejó Puch.

Pero, como gran virtud se puede considerar el parado del equipo atrás, aunque bien puede ser catalogada como heredada por el anterior estratega.  Los Rayos fueron la segunda mejor defensa del campeonato, y se puede considerar fácilmente como su línea más fuerte, y en la que ‘Nacho’ basa su proyecto. Sin embargo, teniendo bajas sensibles en el medio campo y la delantera, se antoja difícil que la situación cambie de forma drástica.

Será un certamen decisivo para Ambriz, que si bien no tiene la presión que llegó a tener en los dos equipos más exigidos del país (Chivas y América), queda claro que su proyecto deberá convencer a la afición necaxista, la cual podría cumplir 20 años sin un título este 2018.